miércoles, 9 de julio de 2014

El mar jamás se deja


- Sigues haciendo cosas extrañas con las fotografías.
- Es que a mí la realidad no me sale enfocada. Será cosa de graduarme la vista. Mira en esta: todas las ciudades de costa con paseo marítimo se parecen en una cosa, quieren abrazar el mar por la noche y este jamás se deja. Es su condición.

13 comentarios:

impersonem dijo...

Se ve mejor la valla que el agua...

Julita Fernández dijo...

Qué poético y creativo texto, amigo Pedro.
Que disfrutes mucho este verano.
Un abrazo.

elisa lichazul dijo...

es que el ojo del fotógrafo se fue pa'la valla, el mar no se va a ir de ahí

bss

José Luis Ríos Gabás dijo...

Cada fotógrafo muestra el mundo como quiere que lo veamos. A mí me gusta esta manera.

Un abrazo

Marina dijo...

Yo nunca quiero abrazar el mar... me dan miedo las olas.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

El círculo no se cierra.

Emilio Manuel dijo...

Pues no será porque los especuladores no lo intentan, estos no solo quieren abrazarlo, desean expropiarlo.

Saludos

Luis Antonio dijo...

Si solo fuese el mar quien no se deja...

DORCA´S LIBRARY dijo...

En eso consiste la grandeza del mar, en que es inalcanzable. Y nosotros seguimos erre que erre intentando dominarlo.
Saludos.

Ele Bergón dijo...

El mar es libre por eso prefiere no dejarse abrazar.
Besos

Ele Bergón dijo...

El mar es libre por eso prefiere no dejarse abrazar.
Besos

mojadopapel dijo...

El mar no se deja abrazar pero besa.

dafd dijo...

Jeje. Menudo. Y si lo abrazas, lo mismo te suelta un golpe de mar que te deja arreglado. Arreglado todo el paseo marítimo, sus edificios, incluso sus muelles. Al océano, respeto. No me extraña que mires desenfocado, cómo vas a mirar a un gigante al que no abarcas, en qué punto enfocarás, si no tiene fin.