miércoles, 23 de julio de 2014

Conocer el mundo por su reflejo


Hay un momento en el que te das cuenta. Quizá estás a tus cosas, planchando, por ejemplo, mientras escuchas las noticias de la tarde. Todo se respira en vértice falso. Habría que desenterrar todos los estratos hasta dar con el que torció el resto. Curioso este mundo que solo por el reflejo puede conocerse.

8 comentarios:

DORCA´S LIBRARY dijo...

Ahora la mayoría de las realidades las recibimos en imágenes enlatadas, previamente manipuladas. Fabrican enemigos, dudas, miedos. Nos machacan con situaciones de caos para convencernos de que les necesitamos para que cuiden de nosotros. Se les olvida decirnos que con ellos, lo que tenemos no son perros guardianes, sino un grupo de zorros cuidando de nosotros, sus gallinitas ciegas.
¿qué dónde está el estrato que torció todo el paisaje? En su egoísmo, en su falta de decencia, en su cinismo. Con esos pilares no hay edificio que se sostenga recto.
Un abrazo, Pedro.

José Núñez de Cela dijo...

Estamos sumidos en la caverna y solo conocemos el mundo por las sombras.

Abejita de la Vega dijo...

Vivimos una realidad virtual, la que ellos quieren que conozcamos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Bueno, la fotografía, en general, es otro nivel de realidad. De su apariencia, más bien, quería decir.

Un abrazo

Omar enletrasarte dijo...

quizás el mundo sea lo que es, pero en uno esté imaginado otro, en el que todo debería ser como debería
.
vaya uno a saber
un abrazo fraterno

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un mundo donde lo cierto sea lo que se ve, lo que se defiende, lo que se respeta. Hermoso mundo!
=)

impersonem dijo...

Habría que desenterrarlos todos sí, hasta dar con él, y buscar la solución para enderezarlo todo sin fracturar lo bien fraguado... pero la historia desanima a cualquiera...

Abrazo.

dafd dijo...

La perspectiva que uno elige da las respuestas. Pero hay que saber encontrarla. Puede que todo radique en ello, en hallar el ángulo adecuado desde el que mirar. Pero acaso cada cual, por una extraña e íntima tendencia arraigada en lo más profundo de su alma, lo encuentre instintivamente en un punto distinto. Cómo hacer coexistir en buena armonía tanta variedad.