domingo, 1 de junio de 2014

Presentación de Echo al fuego los restos del naufragio en La Casa de la Sal (Candelario)


Hay días en la vida que uno recuerda para siempre. El viernes pasado, 30 de mayo, presenté Echo al fuego los restos del naufragio, mi diario poético para tiempos de crisis, en La Casa de la Sal (Candelario, Salamanca). La velada comenzó a las ocho de la tarde y se prolongó durante casi dos horas. Conté con una presentadora de lujo, mi querida amiga Isabel Huete, luchadora infatigable, editora de libros objetos que realzaban los textos, autora de un blog que echamos de menos, activa opinadora en las redes sociales y que tuvo palabras de las que a uno le emocionan para siempre. Demasiado tiempo sin vernos, querida Isabel, pero siempre vuelve la complicidad de tu sonrisa.

Con Isabel Huete

El lugar, el patio de La Casa de la Sal, cedido con tanto cariño y solidaridad por Luis, al que tanto quiero, salva al viajero de todos los maleficios. Entrar en ese espacio es remansarse y hallarse dentro de un sueño en el que todo lo exterior se ha detenido. Allí solo puede haber lugar para los buenos recuerdos. 

Luis, alma de La Casa de la Sal

Después de media hora de recitado -con poemas del libro y algunos inéditos que muestran el borrador del camino que deseo seguir ahora- sucedió algo mágico. María Auxiliadora, María, Laura y Andrea, alumnas de la Escuela Municipal de Música y Danza José Lidón de Béjar, nos regalaron una coreografía especialmente improvisada para ese espacio, ese acto y mis poemas, obra de Eva Blanco Alonso. Fue un intermedio que todavía no sé si ha sucedido o fue algo que soñé que sucedía. Después de un vino español continuamos de forma más distendida la lectura y comentario de alguno de los textos en prosa del libro. Tuve la sensación, en todo momento, de la complicidad del público, de una corriente de emociones entre todos que provocó que se desencadenaran recuerdos porque todos hemos sufrido naufragios personales o colectivos y, de una u otra manera, somos supervivientes. El acto se cerró con unas palabras de Luis Felipe Comendador, alma de SBQ y editor del mi diario poético, recordando la razón solidaria que allí nos reunía porque todo lo recaudado se destina a los fines de esta ONG. De Luis Felipe Comendador son también las fotografías con las que ilustro esta entrada, excepto esta:

Luis Felipe Comendador en el cierre del acto (Raúl Hernández para SalamancaRTV al día)

Pero todo lo que allí sucedió no pudo ocurrir sin Mayca Martínez, que fue la encargada de organizarlo. Mayca es una mujer que hace elegantes las cosas con solo pulsarlas. Trató con tanto cariño la presentación de mi libro que nunca olvidaré las horas que ha dedicado, ni su eficacia ni su clarividencia al querer sorprendernos con el intermedio de danza que ella vio oportunamente desde el primer momento en aquel espacio lleno de misterio y agua. Construyó en su mente un espectáculo que las bailarinas coreografiaron trasformándolo en un sutil juego de ninfas acuáticas. Gracias, Mayca, por tantas cosas.

Mayca, con las bailarinas

Y gracias a todos los que asistieron al acto, que lo hicieron posible y que colaboraron al éxito de la finalidad solidaria que pretendía: en especial al grupo de burgalesas encabezadas por algunas de las integrantes del club de lectura presencial que mantengo para la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de Burgos; también a los que vinieron de Sevilla, de San Sebastián, de Béjar, de Candelario, de Madrid. Sé de muchos que no pudieron asistir pero hubieran querido hacerlo. Sentí su presencia esa tarde. Habrá otras oportunidades, porque la rueda de presentaciones solo ha comenzado.

Recuerdo, como se ve al final de esta entrada, que el libro se distribuye para los fines solidarios de la ONG SBQ.

Reseña del acto por Raúl Hernández en este enlace.
Reseña del acto por Mayca Martínez en este enlace.
Reportaje fotográfico por Luis Felipe Comendador en este enlace.

Marina Hernández, que hizo de eficaz tesorera del acto






Cómo conseguir un ejemplar de 
Echo al fuego los restos del naufragio


Echo al fuego los restos del naufragio, mi diario poético para una crisis ha sido publicado, con fotografías de Javier García Riobó, por SBQ Solidario dentro de la colección El brut de los corazones solidarios. Todo lo recaudado se destinará íntegramente a los proyectos de la ONG SBQ como donación.

Para hacerte con un ejemplar del libro y que te lo remitamos por correo postal debes notificarlo, como hasta ahora, en la página de Facebook (en este enlace) creada para el proyecto, enviarme un mensaje privado en mi perfil de Facebook (en este enlace) o un correo electrónico a la dirección: pedro.ojeda.escudero[arroba]gmail.com

Los ejemplares solicitados hasta ahora ya están siendo distribuidos. Si ya lo has encargado te llegará en los próximos días. Si quieres saber el estado de tu envío, ponte en contacto con nosotros de la forma mencionada en el párrafo anterior.

17 comentarios:

Edurne dijo...

Hermoso, todo hermosísimo, sí, como un sueño...
Tal y como lo cuentas y lo vivíste, y nos lo presentas...
Un momento para guardarlo bien guardado en el arca de los buenos recuerdos!

Un abrazo!
;)

María dijo...

Son instantes guardados para siempre, momentos importantes que no pueden nunca olvidarse, gracias por compartirlos, Pedro, enhorabuena.

Me ha encantado ver las fotografías.

Un beso.

Marina dijo...

Sucedió tal y como lo cuentas y lo vivimos así, de esa manera.

Yo recordaré ir un poco más protegida a la siguiente presentación, que haremos, si es que nos ponemos a ello, al finalizar junio. ¿no?

Un beso Pedro... el abrazo... en París ;)



Rita Turza dijo...

Que bonito Pedro, una pena no poder acompañaros en persona.
Besos.

Abejita de la Vega dijo...

Tu libro lo merecía.

Pamisola dijo...

Debió de ser un día genial. Casi mágico.
Enhorabuena.

Besos.

Luis Antonio dijo...

Te envío mi más cálida y sincera ENHORABUENA, Pedro

Myriam dijo...

Maravillosa, sencillamente maravillosa y emotiva. Besos

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

En la fotografía está la prueba de que las hadas existen. Y andan descalzas cuando se mueven entre poetas.
Dejo una canción, con imágenes.

Abrazos.

elisa lichazul dijo...

Enhorabuena Pedro por este hecho cultural
que sean muchas las veces que se repita

la foto con Isabel me resulta una ternura total

bss

virgi dijo...

Se te ve sereno y feliz. Me alegro. Seguro qua las fotos serán fantásticas, recuerdo cuando Riobó tenía el blog y colgaba sus trabajos muy interesantes.
Y me encanta el título.
Enhorabuena, un abrazo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Pues sí, me hubiera gustado estar, tengo que conformarme con esta entrada. Me alegro de que todo fuera tan bien como lo cuentas.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Felicidades de nuevo.
Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Me alegro contigo de tu felicidad y sabes que soy sincera. Espero tu presentación en Burgos.

Ya lo he leído y hoy pondré mis impresiones en el blog. Espero te gusten.

Un abrazo

Lola Fontecha dijo...

Muy linda la presentación. Enhorabuena a tod@s. Un beso amigo Pedro

Isabel Huete dijo...

Presentar un libro como el tuyo fue un honor, y tener un amigo como tú, es un lujo. Si a eso le añades un acto solidario y comprometido con personas muy necesitadas, se cierra un círculo perfecto. Fuimos felices, fui feliz. :-)

dafd dijo...

Enhorabuena por la publicación y por lo bien que salió esta presentación