jueves, 26 de junio de 2014

La metáfora del río en la novela de José Luis Sampedro y noticias de nuestras lecturas


La metáfora inicial del libro no puede ser más conocida: el río como símbolo de la vida -el río que nos lleva-. Algunos personajes parecen no haber salido de él o lo intentaron, como el Americano, para regresar después con un pesar hondo. Porque este es un matiz interesante: todos los personajes acaban en el río con misterios, con secretos, con dolor del corazón o como la única forma que tienen de poder sobrevivir a su condición. Y solo allí, en la naturaleza y en el grupo, encuentran un hueco en la vida, una forma de seguir adelante y de limar su forma de ser, de atemperar los dolores y de proseguir el trascurso de la corriente de la vida.

Por eso es importante analizar las paradas que hacen en su esforzado trayecto -el trabajo de los gancheros es duro y peligroso-, las pequeñas excursiones a los pueblos vecinos y sus significados, que los dimensionan y calibran como seres humanos. Y cómo esos pueblos parecen estáticos, parados en el tiempo. Reciben con recelo a quien viene del río porque son forasteros pero también porque tienen vida. Los gancheros son individuos pero también son un grupo: esta es otra de las cuestiones básicas de ese río de la vida de Sampedro. Todos somos individuos -cada personaje está muy bien diferenciado del resto- pero solo en el grupo consiguen combatir contra sí mismos, mejorar y seguir adelante. El esfuerzo de asociación que da el trabajo es uno de los valores positivos de esta novela. Un trabajo que se hace aunque se sepa injusto, peligroso y escasamente remunerado. Como la vida misma.

Noticias de nuestras lecturas

Una de las noticias que nos ha conmocionado a todos los miembros de este Club de lectura es el fallecimiento en Chile de nuestro compañero Jan Puerta, que tanto colaboró con nosotros en la lectura del Quijote. Ayer escribí su necrológica y hoy quiero recordarlo, junto a Gelu, que le dedica su entrada enlazada con nuestra lectura actual para luego publicar la correspondiente a esta semana.

Coro Entreaguas se centra en la figura de Paula para escribir una entrada tan sugerente como este personaje de la novela de Sampedro.

Mª Ángeles Merino cuenta la historia desde el irlandés, recuperando su gusto por introducirse en los personajes de nuestras fábulas, e ilustra su entrada de una forma más que certera.

Luz del Olmo enfoca su comentario de la novela desde la metáfora del río y la filosofía vital de Sampedro que empapa toda la narración.

Nota: La próxima semana termino con el comentario de El río que nos lleva y el jueves 10 de julio dedicaré la entrada para hacer un balance del curso que cerramos y anunciar las primeras novedades del próximo.

Ya sabéis que recojo en estas entradas de los jueves los comentarios que los seguidores del Club de lectura hacen en sus blogs hasta el miércoles y aquellos que me dé tiempo del mismo jueves. Si me he olvidado de alguno, os agradecería que me lo hicierais saber.


Próxima lectura


Cerramos el curso del Club de lectura con El río que nos lleva, de José Luis Sampedro, que leemos hasta la segunda semana del mes de julio. Después nos tomamos las merecidas vacaciones de verano. Recordad que, el primer título del próximo curso será la segunda parte del Quijote escrita por Alonso Fernández de Avellaneda tal y como explico en este enlace. A lo largo del verano publicaré la lista de los libros que nos ocuparan en el próximo curso del club de lectura.

El Club de lectura de La Acequia comenzó el jueves 24 de abril de 2008 con la primera lectura colectiva del Quijote realizada con los medios de la web 2.0. Esta iniciativa de lectura de la novela cervantina permanece abierta para aquellos que quieran sumarse a ella en cualquier momento en este enlace y puede usarse como la única guía de lectura completa del Quijote disponible hoy en Internet, con licencia Creative Commons 4.0.

El éxito del proyecto impulsó el lanzamiento de uno de los clubs de lectura más antiguos en Internet en español. Durante el curso académico se propone la lectura de un título al mes, de todos los géneros: narrativa, poesía, teatro y ensayo. Se alternan autores clásicos con autores vivos y por él han pasado nombres como Miguel de Cervantes, Óscar Esquivias, Gustavo Adolfo Bécquer, Eduardo Mendoza, Valle-Inclán, Lope de Vega, Juan Cavestany, Almudena Grandes, Pío Baroja, Lorenzo Silva, Antonio Machado, Miguel Delibes, Jesús Carrasco, Benito Pérez Galdós, Antonio Muñoz Molina, Pablo Neruda y Laura Castañón, Gonzalo Torrente Ballester, María Teresa León, Leandro Fernández de Moratín y José Luis Sampedro, etc.

Desde el año 2011 cuenta con dos formatos:
 
El club de lectura virtual, al que pueden sumarse libremente todos los aficionados a la literatura. En La Acequia se publican todos los jueves entradas correspondientes al libro del mes, más un resumen de las noticias de las lecturas en las que se enlazan los blogs del resto de los participantes. También puede seguirse el club de lectura a través de comentarios en las entradas correspondientes o como meros lectores.  Súmate a la página del Club en Facebook en este enlace.

El club de lectura presencial, sostenido por la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de Burgos, que se reúne una vez al mes para comentar el título correspondiente. Se programan también encuentros con los autores de las obras. Este segundo formato tiene plazas limitadas y hay que inscribirse al comienzo de cada curso. 

ADVERTENCIA: Las entradas de La Acequia enlazadas aquí tienen licencia Creative Commons 4.0 y están registradas como propiedad intelectual de Pedro Ojeda Escudero. Pueden ser usadas y reproducidas sin alterar, sin copias derivadas, citando la referencia y sin ánimo de lucro.

Y si alguien quiere más... Echo al fuego los restos del naufragio, mi diario poético para una crisis


Se ha publicado mi libro Echo al fuego los restos del naufragio, diario poético de una crisis (Valladolid/Béjar, SBQ Solidario, 2014). Los textos, en verso y prosa, recorren el panorama de la crisis por la que atravesamos, individual y colectiva, como una propuesta de depuración de todo lo que de una manera u otra nos ha arrastrado hasta ella.

Se publica en la colección El Brut de los corazones solidarios de la editorial SBQ y lo recaudado contribuirá a las actividades de esta ONG. Para conseguir un ejemplar puedes apuntarte en la página de facebook del libro (en este enlace) o escribirme un correo electrónico a pedro.ojeda.escudero[arroba]gmail.com

Se ha comenzado ya el reparto de los ejemplares solicitados. Si quieres saber el estado de tu envío, escríbeme un correo electrónico.

4 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Los gancheros superan el individualismo, superan el dolor en grupo. Esos pueblos que visitan tienen el reloj parado y sufren la pobreza, la ignorancia, el caciquismo y el consuelo de una religión de rituales estereotipados. Ellos son más pobres todavía, ni los niños los respetan...Pero poseen dignidad.

Siempre termino dentro de un personaje, el irlandés me cautivó.
Llega la primavera al alto Tajo, a ver qué pasa. Porque Paula les gusta a tos.

Besos, Pedro.

São dijo...

O teu diário poético me está agradando muito e aconselho-o vivamente!

Querido amigo, abraço grande

Myriam dijo...

Me gusta especialmente como Sampedro nos hace entrar a Shanon desde la niebla, los ensueños, lo mítico; los pinos, sabinas y enebros; la montaña; el automatismo por un pasado que no quiere evocar, etc, etc a la realidad del Tajo, la maderada y los gancheros.

El irlandés se detiene en su deambular fantasmagórico, frente a un ser humano sufriente y lo ayuda, con loque muestar su carácter solidario. Una mujer hosca y distante en sombras "lo sacude" y hace sin querer, que Shanon despierte de ese sonambulismo y se sienta atraído por ella. El grupo lo acepta por como Shanon ayudó al ganchero herido y acompañó a Paula hacia abajo al campamento, cunado él en realidad tenía otro destino (dirección( pensado. Me gusta como con un tacto pedagógico, diría yo, lo introducen en sus vidas y trabajo. Todo un fluir con el río, con la vida.

¡Cómo me gusta volver a leer esta novela y prestar atención a lo que dices en tus clases y lo que comentan los compañeros!. ¡Gracias!

Abrazos


José Luis Ríos Gabás dijo...

En general me está gustando todo, el tono también. Quizás hay otras maneras menos evidentes, o con otros recursos, de que tus personajes no digan de manera tan evidente lo que tú piensas. Veo a José Luis Sampedro hablar a través de sus personajes, no desaparece en ellos. No sé si es bueno o no, pero ya he dicho que me está gustando.

Un abrazo