domingo, 13 de abril de 2014

No sé dónde estaba el día que regresaste


No sé dónde estaba el día que regresaste. Si hago memoria me recuerdo comprando el pan después de leer la prensa en el Café del Bolís con un cortado y una magdalena, aturullado en el banco o enredado en la conversación con Antonio en su quiosco. En esas cosas andaba, seguro, cuando te alcancé en el espejo del portal de casa, casi sin darme cuenta. Ya estás aquí. Era hora, compadre.

14 comentarios:

elisa lichazul dijo...

es bueno reencontrarse y darse cuenta de ello
el reflejo acusa la sorpresa

bss

Pamisola dijo...

Hay recuerdos rebeldes, que terminan siendo precisos y todo.




impersonem dijo...

A veces sólo somos conscientes de ese yo que se pierde en los afanes de cada día solo cuando lo vemos reflejado en el espejo...

Myriam dijo...

¡Qué viaje más corto!, Pedro, eso es porque no usas escoba o alfombra, te des-atullurarías enseguida, además de expandirte, entre otras cosas :-)
(Sólo la primera vez da un poco de vértigo, prueba, prueba y luego me cuentas)

Besos

Montserrat Sala dijo...

Que gusto reencontrar a un amigo que regresa a nosotros, después de una larga auséncia. Me alegro por ti,a migo. Feliz descanso vecaciona!!!

Edurne dijo...

Pues me alegro muchísimo por ti, porque yo, a mi comadre, todavía no la encuentro por ningún espejo ni recoveco interno... carajo, que ya me está mosqueando!
;)

Besos encontradizos!

Edurne dijo...

Y que Viva la República!
Y un abrazo por el día que es hoy de especial para ti en lo personal...

Más besos y aprovecha estos días para charlar con tu "compadre" y descansar!
;)

José Núñez de Cela dijo...

Y seguir la conversación donde la dejasteis, en aquella mesa de café, frente al quiosco, ...

Salud y república!

Myriam dijo...

Hoy, un abrazo muy, muy fuerte con todo mi cariño.

Abejita de la Vega dijo...

"...que con venir de mí mismo no puedo venir más lejos"

Besos

Esther dijo...

No me quedó claro lo del "compadre" pero parece que regresó a la suite de los espejos, qué envidia!, café con magdalenas y charla! eso es un trampolín que me devuelve a ... casi, pero nooo, mi casa ya no es mi casa.

Saludos

PS: me gustaría un día como hoy poder decir también: viva la República! pero, aunque a mí también me sobran todas las monarquías, tengo mis dudas; la mataron ya hace muchos años y teniendo en cuenta el panorama actual (yo misma, que soy gracias al B.U.P. historicamente una burra, he tenido que echar mano a la enciclopedía para recordarla) no veo muchas espectativas de reanimarla, desgraciadamente.

Luis Antonio dijo...

El final del texto echa por tierra la interpretación que venía haciendo...

III República,ya

Un abrazo y feliz S.S.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

La pista está en el espejo...

São dijo...

É bom reencontrar inesperadamente alguém de quem gostamos!

Mas , sinceramente, não pensei que seria um compadre, rrss

Bons sonhos, querido amigo mio