martes, 29 de abril de 2014

Los viajes más arriesgados


Hay lugares tan lejanos que solo podemos conocer sin movernos del sitio: no hacia fuera, sino adentro, muy adentro, en caída libre y sin red que nos proteja.

23 comentarios:

Myriam dijo...

Difícil no moverse cayendo libre :-)

São dijo...

Em poucas palavras, disseste tudo,amigo mio.

Bem hajas!

Myriam dijo...

Ahora en serio, cierto, Esos viajes son muy necesarios para crecer, no sólo yendo lejos aprendemos y crecemos.

Besos

Rita dijo...

Esos viajes son los mas difíciles.

Besos.

María dijo...

Unos viajes muy duros, a veces.

Un beso.

impersonem dijo...

La introspección es un viaje complicado hacia nuestro universo interior... precisa concentración, reflexión, aceptación... y muchas veces corrección (lo que según las circunstancias de vida no siempre es fácil)... incluso algunas veces una profunda catarsis... más que lejano es profundo, hondo, es ir hasta los tuétanos y rebuscar, analizar y sacar conclusiones... y sobre todo no autoengañarse...

Campurriana Campu dijo...

A veces asustan...

elisa lichazul dijo...

bucearse es un ejercicio absolutamente vital
lo mejor de ello es reencontrarse

bien por el tuyo Pedro
bss

José Núñez de Cela dijo...

En muchos de esos viajes, el paisaje no es tan bello o atractivo como esperamos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Viajar a uno mismo, eso es. Un viaje cotidiano.

Un abrazo

Edurne dijo...

Son los viajes más arriesgados, en los que hay que tener los ojos bien abiertos... y el espíritu!

Besos y buen viaje!
;)

Luis Antonio dijo...

Por eso muchos optamos por la evasión visitando esos mundos de Dios e ignorando el propio...

Emilio Manuel dijo...

Hay quien nunca viaja hacia dentro por lo que nunca llegará a conocerse, otros lo hacemos y encontramos siempre zonas inexploradas.

Un saludo.

Esther dijo...

Pues sí, pero el problema es que el sitio lo tenemos a veces repletico de cosas y no hay manera de caer hacia adentro, aunque puede darse el caso, por bondad de la vida, de tener la gran suerte de poder colarse por algún hueco, pero entonces, en este caso, hay que tener otra vez suerte durante la caída; muchas veces pasa que también, por ironía de la vida, se cuela un maletón de esos metálicos y pesados y antes de aterrizar sanos, salvos y renovados se nos estrella contra la cabeza accidentándonos el viaje...%)

Kety dijo...

Esos viajes suelen dejarnos llenos de dudas. Pero a veces, es necesario emprenderlos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Son esos viajes de los que vuelves "casi siempre" dolorido y con menos equipaje y de los que no te arrepientes "casi nunca"

Omar enletrasarte dijo...

nosotros mismos!
un abrazo, querido Profe

LA ZARZAMORA dijo...

Y son tan necesarios pese a la caída...
Besos, Pedro.

Ele Bergón dijo...

Esos son los mejores lugares y los que todos debemos visitarnos, al menos de vez en cuando. Se aprende mucho de ellos.

Besos

Luz

virgi dijo...

Es que nosotros mismos somos el territorio más lejano.
Besos

Estrella dijo...

Pocas y sabias palabras, Pedro.

Un abrazo.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Esos viajes te pueden sorprender al encontrarte con alguien cuyo rostro te suena, pero que tiene algo que te es totalmente desconocido. Sé de alguien que se encontró con un ser que le aterró tanto, que decidió cambiar drásticamente. Ahora está mucho mejor consigo mismo.

dafd dijo...

Es verdad