miércoles, 16 de abril de 2014

La fuente de todos los males


Conocí el lugar en donde la humedad es color y forma. Tras surcar el río contracorriente hasta el último embarcadero, situado allá en donde ni el más arriesgado de los viajeros quiere llegar sin compañía, en lo más profundo, en donde nace la fuente de todos los males. Puse el pie en las tablas carcomidas y me despedí con un gesto del capitán que me miraba como había mirado a tantos otros a los que no había vuelto a ver. No miré atrás mientras el barco anunciaba con un toque de silbato su partida. Llevaba poca comida y un machete. También un ejemplar del primer canto de la Divina comedia que encontraron junto a mis restos años más tarde.

12 comentarios:

Myriam dijo...

Puro color y forma, la humedad cala mis huesos...

Besos

Clara dijo...

La barca de Caronte surca los ríos, quien sabe cuantos de nosotros lleva adentro.

Saludos, profe.

Antonio Aguilera dijo...

Al Che le encontraron la Biblia y el Canto General.

elisa lichazul dijo...

definitivamente este personaje que presentas no era ED STAFFORD

bss

impersonem dijo...

El río de la vida tiene su propio cauce

Avanzar contracorriente desgasta mucho...

Esther dijo...

Me imagino que todos tenemos nuestra biblia, a mí me encontrarían seguramente, ligera de equipaje también, con un Hyperion bastante amarillento, sin embargo, por alguna razón que no me explico, la música va cambiando, ahora llevo ya bastante tiempo que sufro una cierta fijación por Ravel, La Valse, creo que es por el final, es algo abrupto. Ese barco de la foto me recuerda al de Fitzcarraldo, desde luego buena música y horrible y explédido el escenario. El viaje en sí es ya es una locura.

Paco Cuesta dijo...

Lógico final de una huida meditada.
Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Quizás llegar a la fuente logre superar todos los males.
Querer conocer ha sido desde siempre victoria y condena del espíritu humano.
Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Que nos espere la barca y el barquero.

São dijo...

Diós mio, Pedro, que me fizeste lembrar "O Coração das Travas" de J-Conrad...

Radiosa Páscoa para ti, tua filha e quem mais desejares, meu querido amigo

José Luis Ríos Gabás dijo...

También a mí me recuerda Fizcarraldo. Cuando era joven veía bastante cine, dos y tres veces por semana. Y parecía normal. En fin...

dafd dijo...

Es el inicio de un cuento de terror. Desde cierto punto de vista, el narrador es un nasciturus que, despidiéndose de Caronte, viene de las selvas bendecidas de más allá para nacer a la dura vida. Nunca volverá de aquí.