domingo, 23 de marzo de 2014

La cuestión social en España. Sobre las Marchas de la Dignidad.


Las Marchas de la Dignidad que ayer confluyeron en Madrid son una muestra más de la situación en la que se halla la cuestión social en España. Por una parte, un gobierno que lo basa todo en la reactivación económica y apuesta su futuro a esta única baza puesto que sabe que ha perdido en el resto la batalla por la opinión pública que, tras aceptar un grado alto de sacrificio ha comprobado la deriva conservadora del ejecutivo en materias que no eran prioritarias, su ineficaz lucha contra la corrupción y contra la pésima gestión de lo público, la poca fuerza con la que combate el fraude fiscal y su incapacidad para abordar uno de los temas más graves que se plantean en el horizonte de España, el crecimiento del sentimiento independentista en Cataluña. Todos los indicadores muestran una mejoría en la situación pero, de la misma manera, todos los informes ratifican que esta mejoría tardará muchos meses en llegar a la mayoría de la población, es muy frágil y puede verse alterada por situaciones externas (el enfriamiento de la economía China, las convulsiones en Rusia, etc.) y consolidará durante años un cuadro que deja mucho que desear. En efecto, la salida de la crisis se hará mediante trabajos inseguros y mal pagados en los que no todas las horas se concretarán en el sueldo, un empobrecimiento general de la población y una quiebra de la cohesión social. Todas las estadísticas de los organismos más serios avisan de que España es el país del mundo en el que más rápidamente ha crecido la pobreza y esa fractura social de la población. No es un futuro pronosticable, sino un presente que puede ser medido.

Por otra parte, las convulsiones sociales que comenzaron en el Movimiento del 15 de mayo, han persistido en el tiempo en contra de los que vaticinaron su fracaso y desaparición. Lo que ocurrió en el año 2011 mostró la capacidad de organización de una sociedad que experimentaba nuevas fórmulas de protesta y contestación a lo que sucedía en España. El Movimiento del 15 de mayo se refugió en organizaciones vecinales, plataformas y asociaciones que han actuado en cuestiones concretas. De aquel espíritu surgió la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), una organización eficaz en sus objetivos que ha crecido en prestigio y apoyo. La marcha de los mineros asturianos sobre Madrid conmocionó a toda la opinión pública española. Recientemente, los vecinos de Gamonal (Burgos) dieron otro ejemplo de los cauces por donde se conduce el malestar social España. También las victorias conseguidas por las mareas blancas organizadas contra la privatización de la sanidad en Madrid. La organización de agrupaciones de ciudadanos y la fundación de nuevos partidos que acogen estas inquietudes se probará en las próximas elecciones europeas a las que concurren. Incluso aunque tengan un escaso número de votos serán la gran novedad en el espectro político español, tan previsible en las ultimas décadas.

Diversas acciones en Extremadura, Murcia y Andalucía han dado paso a la organización de estas Marchas por la Dignidad. La parte visible han sido las seis columnas que, andando, se han dirigido desde diferentes zonas de España para confluir ayer en Madrid. A estos miles de activistas se les han unido centenares de miles de personas. Solo unos pocos han protagonizado los condenables altercados que han ocurrido al final de la concentración y que tanto han servido a los medios de comunicación más reaccionarios para descalificar las Marchas.

Estas Marchas por la Dignidad presentan un nuevo paso en la manifestación de este malestar social: la unión de diferentes organizadores. Entre ellos se encuentran sindicatos o partidos políticos con estructuras tradicionales pero también plataformas de nuevo cuño. Y una realidad: sea cual sea ese punto de partida en la organización y sus consignas oficiales -incluidos los manifiestos o sus caras más visibles a veces muy cuestionables-, la mayor parte de los asistentes no procedían de sus filas sino de los millones de españoles que han visto perjudicada su situación no solo por la crisis financiera sino también por las medidas tomadas para salir de ella, los recortes brutales en materias básicas como la sanidad y la educación y la pérdida de derechos sociales consolidados. Grupos sociales de muy diferente procedencia pero que han aprendido a mostrar su malestar en la calle y a movilizarse tanto por cuestiones generales como por motivos concretos.

Hacen mal los medios de opinión pública más reaccionarios en despreciar esta capacidad de movilización de la sociedad -repitiendo una y otra vez los mismos argumentos que ya usaron para atacar el Movimiento del 15 de mayo, los hechos de Gamonal o las mareas blancas- puesto que socavan definitivamente el prestigio de la prensa española. Hace mal el gobierno despreciando estas movilizaciones fiándolo todo a una lenta recuperación económica y a la aprobación de una legislación más dura en materias de orden público. El camino comenzado el 15 de mayo de 2011, como se comienza a ver, no ha dejado de estar presente en la sociedad española y cada vez muestra una mejor articulación en sus fines, objetivos y visibilidad.

14 comentarios:

Myriam dijo...

¿Tan seguro se siente el Gobierno como para desestimar lo que la sociedad está manifestando?

São dijo...

Tudo quanto dizes sobre a má situação de Espanha se pode aplicar por inteiro em Portugal. Com excepção da situação da Catalunha.

A comunicação social portuguesa está com nível de qualidade baixíssimo.

As "corajosas manifestações "(opinião de Merkel) que levaram nazis assumidos directamente da rua para o "Governo" de Kiev foram mostradas até à náusea...mas de todos estes movimentos que aqui focas nada nos chegou.

A Marcha da Dignidade antes nem foi falada e no dia mereceu um leve lembrete.

Vocês lutam e vêm para a rua e mostram que não querem esta situação miserável e eu respeito-vos imenso por essa garra, mas tenho que confessar que também sinto um pouco de inveja , porque
nós aceitamos tudo e em vez de nos unirmos inventámos mais um Partido...de Esquerda, claro Que a Direita esgatanha-se , mas não se divide !

Querido amigo mio, boa semana

DORCA´S LIBRARY dijo...

Los políticos españoles, fieles a su prepotencia, siguen creyendo que pueden actuar y existir paralelamente a las verdaderas necesidades de la sociedad. Se equivocan, y la prueba de ello es que se están quedando sólos. En cuanto a los medios de comunicación, es irónico que por ejemplo,desde las mismas agencias de información, partan quejas de que se lee cada vez menos prensa en España, cuando nos están intentando vender una imagen de la realidad totalmente distorsionada. Han perdido tanta credibilidad que ya, en plan de chufla, hay quien piensa que lo único creíble en los periódicos, son las predicciones del horóscopo.

Heraldo de Madrid dijo...

El 30 de marzo, con una edición única y especial, vuelve el diario más leído de la República hasta su incautación por las tropas falangistas en 1939

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Es admirable que la gente cuente con semejante capacidad de movilización a instancia propia.
Un abrazo.

José Núñez de Cela dijo...

Los políticos miran para otro lado, un lado que coincide sospechosamente con sus ombligos.

El sábado resultaban especialmente llamativas las vallas y la prohibición de pasar cerca del Congreso. Poco más abajo, la gente trataba de expresarse ... y siguen mirando para otro lado y justificando con argumentos banales y pueriles, lo injustificable.

Muy buen análisis!

Saludos!

Juan Luis Garcia dijo...

Buen análisis Pedro. Los políticos tienen los medios de comunicación para bombardearnos diariamente sobre que si las cosas van bien y que la recuperación está ahí. Este fin de semana le tocó a los ciudadanos dar su opinión, decir que a ellos no les va tan bien, ni el panorama indica que la cosa vaya a mejorar. Pues parece que a los políticos y a sus voceros tampoco les gusta que los ciudadanos se expresen.

virgi dijo...

El 15M fue un punto de inflexión, se quiera ver o no. Y no se le puede pedir más, ya fue mucho, ahora hay que seguir.
Un abrazo

Spaghetti dijo...

¿Están preparados los españoles para ser más pobres? Es un grado de optimismo pensar que las aguas volverán al cauce perdido gracias a las movilizaciones que los políticos ningunean, porque están seguros en sus posiciones. El gobierno de hoy pudiera ser que descanse cuatro años tras las elecciones, pero seguirá en la oposición, es decir, legislando desde el parlamento.
Lo que ha demostrado esta crisis es el reventón de la burbuja SOCIAL, sobre-inflada y viviendo en "un mundo feliz", de lo que se debe tomar conciencia, para saber cual es el verdadero lugar que ocupamos en ésta sociedad.

Esther dijo...

Una entrada estupenda. No entiendo muy bien como el gobierno o la prensa puedan despreciar estas movilizaciones populares, cuando las personas no se sienten representadas por sus políticos en el parlamento, son estas formas de protesta pacífica una manera muy buena de hacer oposición, deberían de tomar nota. Los ciudadanos, sobre todo los más deprotegidos, no tienen lobby que los defienda, manifestarse es su derecho, por qué quieren negárselo?

dafd dijo...

La violencia extrema no ayuda a los movimientos de contestación. Eso es algo que ha de tomarse en cuenta por todos, incluidos los propios movimientos de contestación.
No sé si hace tiempo oí que hacía falta casi un 3% para crear empleo. Hoy no hace falta llegar a eso. Claro, esto se consigue a base de empleo muy frágil, precario y parcial. Pero la economía general de un país -perdón, quiero decir, la gente, la gente que es la que realmente contribuye a levantar un país, con su consumo, su trabajo y su contribución al Estado- necesita unas seguridades que ese tipo de empleo no proporciona. Nos quieren así, disputándonos migajas.

Ele Bergón dijo...

Tenía muy claro que debía asistir a esa marcha. Si había tanta policía a lo largo del recorrido, era porque en el fondo al gobierno le inquieta y le molesta, aunque lo disimule y si hubo disturbios al final, que por supuesto condeno, fue porque ya anteriormente se había calentado el ambiente, el presidente de nuestra comunidad nos había llamado nacis en el parlamento. Quién eran los violentos? A qué intereses obedecían? Puede que algún día descubramos la verdad de todo lo que están haciendo con nosotros. De momento me seguiré manifestando, no voy a ponérselo fácil.
Un abrazo

Estrella dijo...

Veremos en las urnas lo que estas marchas han dado de sí. Ahí es donde de verdad hablamos.

Paco Cuesta dijo...

Las buenas intenciones quedan empañadas por la violencia y lo que es peor otorgan "causas" que nada tiene que ver con el origen.
Un abrazo