martes, 11 de marzo de 2014

Cuando la vida se interrumpe por voluntad ajena



Uno va así, en tren, del trabajo a casa o de casa al trabajo. En sus cosas: tiene que salir un momento de la oficina para hacer una gestión en el banco, ha quedado a comer con aquel amigo del que no sabía nada hasta que no le llamó el otro día abrumado por los problemas familiares, se olvidó de sacar la ropa de la lavadora, apurado con el plazo de entrega de una presentación para su jefe, contento por tener la tarde libre para ir a ver aquella exposición, sonriente al notar que aquella mujer le había mirado en el andén. Uno va así, en tren, pasando lista a las cosas que importan. Y de pronto, todo se interrumpe y el mundo entero se desencaja.

20 comentarios:

Juan Luis Garcia dijo...

Paseamos por un florido campo minado.
Un abrazo.

Juan Luis Garcia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Campurriana Campu dijo...

Y de pronto, uno se marcha sin despedirse.

Pamisola dijo...

Y a pesar de todo los almendros florecieron.



Besos.

Sergio DS dijo...

Desenlaces como ese nunca deberían ocurrir.
Un abrazo.

Myriam dijo...

Recuerdo haber estado en Atocha, días después, rindiendo homenaje a las víctimas; recuerdo el estupor y dolor de los familiares, amigos, conocidos y demás compatriotas; lo recuerdo y me duele.

DORCA´S LIBRARY dijo...

La vida te puede cambiar en un segundo. Qué frágiles somos si en ese segundo nos hacen pedazos. Qué fuertes somos si sobrevivimos a ese segundo y seguimos creyendo.

elisa lichazul dijo...

un par de ojos pueden provocar telúricas emociones Pedro

besos

Rita dijo...

Y se para la vida sin poder hacer nada...

Rita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Emilio Manuel dijo...

Además de aquellos, la crisis, los banqueros, algunos empresarios, los corruptos, algunos políticos con sus políticas,algunos curas, están interrumpiendo vidas, a estas le damos menos importancia.

Saludos

Ele Bergón dijo...

Esa es una de las más aplastante verdes que tenemos. De pronto, sin quererlo, sin saberlo, sin intuirlo tan siquiera, todo se interrumpe, se paraliza y ya nunca es igual .

Un abrazo

Luz

Kety dijo...

Lo que sentimos ese día, los que tenemos familiares viajando a esas horas , y en esa linea, no se puede expresar con palabras. ¡¡Inolvidable!!

Un abrazo

José Núñez de Cela dijo...

Puede pasar en cualquier momento, en cualquier lugar, pero así no!

São dijo...

É a incerteza inerente à Vida, tornada ainda maior por quem munca tem nem terá o direito de o fazer...

Querido amigo mio, fuerte abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

La vida da la vuelta y ya no la reconocemos.

mojadopapel dijo...

De vez en cuando todo debe interrumpirse...quizás, para algo más importante.

Anónimo dijo...

Por eso hay que tener siempre ordenado nuestro armario interior. Por si no volvemos o no regresa alguien, un día cualquiera, del tren de la vida.

Paco Cuesta dijo...

Por no se sabe que absurda pretensión
Un abrazo

mojadopapel dijo...

La vida es dura.....pero a pesar de todo, bonita.