martes, 4 de marzo de 2014

Analítica


He recibido los resultados de la analítica de la revisión médica de empresa. El informe dice que todo es normal para mi edad y solo me recomiendan que cambie los cristales de mis gafas para ver de cerca. El informe es muy detallado y me da datos de exploraciones que ni siquiera recuerdo que me hayan hecho. Todo está bien, salvo una pequeña desviación en el colesterol pero como se debe a que tengo el colesterol bueno alto no debo preocuparme. Aunque yo mentí descaradamente al médico y le dije que no bebía nunca alcohol él anotó que bebo ocasionalmente, de forma social (alguna copa de vino en las comidas con amigos y tres o cuatro cervezas a la semana). No debo preocuparme tampoco por mi índice de masa corporal ni por la analítica de orina ni por la saturación de oxígeno capilar ni por mi corazón, que funciona regularmente y sin soplos. Pero el informe no menciona nada de lo que veo con estos ojos de presbicia ni de lo que oigo ni de lo que pienso cuando miro a la gente con la que me cruzo, ni de las arritmias profundas de ese corazón que tan bien funciona. Ni de mis llamadas, todas las noches, a mi madre para ver qué tal se encuentra. Tampoco es concluyente con lo que siento cuando compruebo cómo debemos volver a luchar por lo que pensábamos sólido en las cuestiones sociales. He buscado los asteriscos que marcan desequilibrios al comprobar que todos los espacios de los cajeros automáticos de mi barrio están ocupados por personas sin hogar y las colas en los comedores sociales y no los he encontrado, tampoco los que se refieren a la precariedad laboral que tienen la mayoría de las personas con las que me cruzo en el supermercado. Será que es verdad, que estoy bien, que todo está en perfecto orden, que han terminado de limpiar a fondo y todo reluce aséptico y perfumado.

13 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

No soporto los lugares asépticos ni perfumados y eso ya desde hace tiempo..
Me gusta ensuciarlos con mi sola presencia, frente a tanto informe, grasa, azúcar repartido, o tanta bilis, ya no sé.
Y ver mi propia radiografía y aplicarme mi propio diagnóstico.
Besos, Pedro.

Alicia Montero dijo...

Querido amigo, y permiso para que ya te sienta de esta manera, pero es que a estas alturas de comunicación te sienta como tal... gracias!

Tu entrada, siento yo, es un fuerte llamado social y que has descrito de forma magistral (como generalmente sueles hacer).
Comprendo el paralelismo y la sutileza al que me sumo solidariamente....

Un abrazo maestro Pedro,

Ali

Alicia Montero dijo...

...corrijo: "al que me sumo"..por a la que me sumo....;-)

Beso,
Ali

Paco Cuesta dijo...

Realmente tenemos dos organismos, por lo que necesitaremos dos analíticas y en caso necesario dos tratamientos. Creo.
Un abrazo

Edurne dijo...

Analítica convalidada!
Nada más que añadir.

Besos!
;)

Ele Bergón dijo...

Físicamente parece que te encuentras muy bien y me alegro y te felicito por ello, pero ¡ay! los análisis no miden ni la parte psicológica ni la social y según la definición de salud de la OMS, estamos sanos si hay un equilibrio entre lo físico, lo psíquico y lo social. Deberían hacernos una revisión de todo, en especial a algunos que anda por ahí, haciendo leyes que oprimen y están llenos de orgullo, narcisismo y avaricia

Besos

Luz

José Núñez de Cela dijo...

Hay análisis que tiene que hacerse uno mismo.
Por lo demás, enhorabuena, estás perfectamente médica y socialmente.

Saludos!

Luis Antonio dijo...

La salud personal no es completa si no es extensible al entorno más próximo. Eso es normal en personas sensibles y solidarias como es tu caso...

Un abrazo

Myriam dijo...

Ojalá que la analítica social fuera tan buena como la tuya física y mental.

Besos

DORCA´S LIBRARY dijo...

Hola Pedro:
¿No deberías estar celebrando que te han dicho que estás bueno?, eso no se lo dicen a uno todos los días. Aunque, pensándolo bien, lo que a ti te pone malo, lo que nos pone malos en general a las personas que tenemos un poco de conciencia, no sale reflejado ni en los análisis, ni en las radiografias. Por eso nunca te dan un remedio.
Si la falta de conciencia se midiera por el índice de colesterol, alguno que yo me sé, lo tendría a la altura de la luna.
Saludos.

elisa lichazul dijo...

buen símil Pedro
bss

Abejita de la Vega dijo...

Tienes cuerda para rato. Felicidades.
El sufrimiento ante el sufrimiento ajeno es señal de que tu salud es completa. Salud moral, también.

Besos

dafd dijo...

Es todo tan complejo, tan resbaladizo. Y los años no resuelven nada, más bien lo complican más.