martes, 21 de enero de 2014

La verdadera patria


El sabor de la flor de la acacia. La verdadera patria es aquella noche que todos guardamos. Aquel paseo junto a la playa en verano, con el mar de fondo. Quizá ni siquiera nos dimos cuenta al caminar mientras comíamos, entre risas, una panocha a la plancha con sal comprada en un puesto callejero. La verdadera patria es una noche de verano en la que todo trascurría con la suavidad de una caricia, la brisa que desordena el cabello, un beso, el gesto de la madre componiéndote el cuello de la camisa antes de salir de casa. La verdadera patria es el sabor de la flor de la acacia que habías cogido camino del colegio. La verdadera patria se teje, además, con las noches de verano que nos esperan para acogernos y pasear junto al mar y decidir, de pronto, quitarnos los zapatos y los calcetines y pisar la arena y acercanos a la orilla, en donde las olas nos presentan el misterio del agua, que nos interroga constante, sin urgencia de encontrar respuestas. Porque no hace falta.

16 comentarios:

Pamisola dijo...

El sabor de la flor de la acacia,
y el olor, un recuerdo grato.
Maravillosas patrias las tuyas.


Besos.



mojadopapel dijo...

Tiene fuerza llamar patria a los afectos ligados con la naturaleza..a veces, descontextualizamos las palabras con el uso.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Esas sensaciones que penetran en nuestra piel y se quedan para siempre. Emprenden el vuelo, pero regresan -a ocupar su lugar privilegiado en la memoria- como las golondrinas a sus nidos.

Un abrazo

Emilio Manuel dijo...

Tu hablas de una patria bucólica; la que nos enseñan otros es una patria chillona dando mandobles a diestro y siniestro, es su patria.

Saludos

Myriam dijo...

Así es, la verdadera patria se teje con el hilo de los afectos, no importa donde estemos físicamente.

Besos

Anabel Rodríguez dijo...

Es la mejor patria que existe y cada uno la tenemos en nuestra memoria.

Natàlia Tàrraco dijo...

Una patria auténtica, sin banderas ni fronteras.

Paco Cuesta dijo...

Descalzarse: ceremonia previa a la caricia cadenciosa de las olas.
Un abrazo

elisa lichazul dijo...

lo que tu llamas patria para si mi se llama MATRIA
la patria la hacen los hombres para y por los hombres
en cambio la Matria, es y será para todos los seres vivos

besitos

Alicia Montero dijo...

Sabes, coloquialmente, como llegar al corazón...qué belleza!

Esa patria, que describes tan bien, es la patria de todos, "la matria" como dice mi compatriota tan poéticamente.

Saludos guapo!!

Ali

elisa lichazul dijo...

gracias por "la" huella en mi poema
sin duda es preferible estar sola que mal acompañada jajajjaa

buena jornada Pedro
besos

São dijo...

Ah, Pedro, que maravilhosa definição de Pátria a tua!

Sim, pátria é aquilo que nos fica no coração e nos faz querer continuar a ter ali, naquele solo, as nossas raízes...contra tudo e contra quem vende o país a retalho.

Abraço apertado, querido amigo mio.

Campurriana Campu dijo...

La verdadera patria es la mano sobre la frente mientras vomitas, el beso cuando algo nos duele, el abrazo cálido cuando lo necesitamos más que nunca, el olor a caldo, a café recién hecho, las caricias, una llamada inesperada de alguien a quien queremos...
El apoyo. En definitiva, el apoyo que todos precisamos en algún momento de la vida, en muchos momentos.

Esther dijo...

Señor Ojeda , muy buena patria la suya, la del devenir y los recuerdos, la patria de los caminantes. Su "patria andante" me ha hecho recordar un poema de Hilde Domin que me gusta mucho, aquí lo dejo:

Paisaje andante

Uno tiene que poder irse
sí, pero ser como un árbol:
como si se quedase la raíz en el suelo,
como si anduviese el paisaje y nosotros nos quedásemos fijos.
Uno tendría que poder aguantar el aliento,
hasta que el viento amaine
y el aire extraño empiece a girar sobre nosotros,
de verde y azul,
mostrando las muestras antiguas
y haciéndonos sentir en casa,
en donde sea,
y nos podamos asentar y recostar,
como si se tratase de la tumba
de nuestra madre.

impersonem dijo...

La patria está donde sienten el corazón y el alma y son felices...

Me gusta el término que apunta lichazul: MATRIA.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Donde me encuentre bien, creo que esa es mi patria.

Un abrazo