sábado, 21 de diciembre de 2013

La Navidad es un género literario


La Navidad es un género literario que no admite posturas intermedias. O lo odias o lo amas, pero no podrá dejarte indiferente. Hoy no se lleva la Navidad triste pero si se repasan los cuentos tradicionales y los mejores textos literarios sobre la Navidad destacan en seguida aquellos que contienen la tristeza como materia moral para enfrentar al lector con su propia hipocresía. Incluso la primera narración navideña, toda la historia del nacimiento de Cristo contenida en los evangelios canónicos y en los apócrifos, tiene ese contenido: el nacimiento en un pesebre, la degollación de los inocentes y la huida a Egipto; es decir, la pobreza humilde pero digna, la injusta ira del poderoso atemorizado por el hijo de un carpintero y el sentimiento del desterrado. La felicidad que no depende del otro, el miedo del gobernante y no del gobernado, la huida como forma de resistencia.

La pequeña cerillera, de H. C. Andersen quizá sea el más triste de todos los cuentos tristes: una niña que para calentarse en una noche de fin de año enciende los fósforos que pueden darle de comer. Hoy, que no está de moda el cuento triste, nadie parece querer enfrentarse a ese momento en el que la niña, descalza y acurrucada en una calle llena de nieve, enciende, una a una, las cerillas. No hay más salida para ella que la que le da Andersen: la muerte y la esperanza en una vida eterna más justa porque en esta parece que no es posible la justicia para los marginados de la sociedad. Ni siquiera Charles Dickens llegó a tanto en su Canción de Navidad, puesto que permite al viejo y avaro Scrooge cambiar de vida. 

La tristeza, en estos días, se condensa también en el temor a que la felicidad se rompa en cualquier momento y se convierta en amago de tragedia, como en La gran familia, cuando Chencho se pierde. No hay mayor soledad que la del que está solo cuando hace frío y el resto del mundo se divierte. En esos casos el frío se palpa y quizá por eso no nos gusta sentirlo si no sabemos que todo terminará bien, que Cristo es el Hijo de Dios, que la cerillera vivirá en un cielo sin frío ni hambre junto a su abuela, que Scrooge aprenderá a sonreír y amar, que Chencho será encontrado. Quizá sea así, que necesitamos que alguien nos cuente en Navidad el cuento más triste del mundo pero solo si termina bien porque ya está la vida para darnos otros finales.

Me gustaría contaros un cuento alegre de invierno que no oculte la realidad ni la disfrace de tonos pasteles, en el que la felicidad no nazca de la compasión del poderoso ni de su limosna, ni de las cifras de la tarjeta de crédito, una felicidad que sea la mejor forma de resistir a la injusticia y a las medidas que aumentan la desigualdad, una felicidad que sea la espoleta de la resistencia y el cambio y no la dormidera que nos ciega. Porque de tristeza tenemos ya la saca de los regalos llena, de una tristeza impuesta, gris y pegajosa, que nos han echado encima para que caminemos de forma lenta y no veamos ni oigamos ni gritemos ni riamos. Pero ese cuento debe comenzar siempre con la sensación del frío que hace en las casas o en las calles cuando uno está solo y debe quemar, uno a uno, los fósforos para calentarse.

27 comentarios:

de GRIEGOS dijo...

Nada que ver con NAVIDAD

elisa lichazul dijo...

pues yo amo mi navidad, esa que desde nena he percibido y he tratado de mantener
mi casa es la más fea de la calle, no cuenta con adornos ni luces , dentro de ella solo un pesebre en el centro y un árbol con muchos recuerdos (es el mismo árbol con el que esperé todas las navidades desde que tengo uso de razón)
es el árbol de mis padres

besos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Las navidades son las fiestas de los niños.
Muy bonito el villancico que le dejaron ayer en la voz de Joaquín Díaz.
Dejo otro.

Abrazos.

Bertha dijo...

A mí, no me deja indiferente:)

Felices Fiestas Pedro!

Abejita de la Vega dijo...

"La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va y nosotros nos iremos y no volveremos más".

Feliz Navidad, a pesar de la tristeza que trae encima.

Neogéminis dijo...

Es cierto, el tema de navidad es un ´genero literario...y qué bien lo analizas enhebrándolo con la realidad...eso sí, en cuanto a enlazar la tristeza navideña con la desolación de quien está solo y padeciendo frío...no sé da por aquí!...que padecemos terribles temperaturas cercanas a los 40!
Un abrazo y mi más sincero deseo de felicidad para estas fiestas!.

Pamisola dijo...

Los cuentos tristes ya no se lleva. Se sustituyen con las noticias.
Feliz navidad.

Tesa dijo...

La Navidad forma parte integrante en nuestra vida, en el presente y en los recuerdos. La ames o la odies.
Estamos para pocos cuentos de cerilleras, no hay ánimo para lágrimas innecesarias. Aun así, intentemos ser felices y conservar las ilusiones.
Felices Fiestas, que todo lo que venga sea bueno.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Es cierto que si miras alrededor, encuentras tanta miseria como en cualquiera de los cuentos de Dickens. Pero si vuelves a mirar, esta vez con más atención, frente a esa miseria, te encuentras con personas que día a día y anónimamente, están intentando evitar que esa miseria se apodere de todos y de todo. Esas personas y la enorme labor que hacen, no salen en los telediarios, pero están ahí de una manera anónima, siempre que se les necesita. Así que aunque sólo sea por ellos, por lo que poco a poco van consiguiendo, yo sí creo, no en la magia de la navidad, sino en la magia de la bondad.
En cuanto a aquellos que desde su puesto de poder, intentan ponernos las cosas cada vez más difíciles, a esos, ni carbón.

Campurriana Campu dijo...

Nostálgicas fechas y, supongo, cada vez más nostálgicas. Precioso post, Pedro. Me ha gustado leerte.

Antonio Aguilera dijo...

Les he dicho a los mios que me regalen los dias que no marca el consumismo. Creo que no me harán caso. Ya no hay autoridad

Myriam dijo...

En realidad, lo que cuenta, es el Espíritu de la Fiesta, que es el amor (Incondicional) y eso se encuentra en lo más sencillo, en lo más humilde, en lo más sincero.

Los cuentos de Dickens y Andersen, nos quieren recordar justamente esto, algo esencial (que además es inherente el ser humano) lejos de la parafernalia consumista, la banalidad y la hipocresía.

Besos

Anónimo dijo...

A veces hay que conocer la tristeza para poder saborear la alegría.
Preciosa entrada, Pedro.

Besos.

Rita.

elisa lichazul dijo...

feliz navidad PEDRO
besos y buenas vibras siempre

pd... acá siempre las navidades han sido de short y polera

La abuela frescotona dijo...

Pedro por estos lares siempre son calurosas navidades, pero este año a pesar de los cuarenta grados, se siente el frío de la necesidad y la inseguridad ciudadana en el espíritu...
deseo a ti y tus seres queridos una buena y santa Navidad, abrazo

villa dijo...

Feliz Navidad para ti, tu familia y amigos. Que tus buenos deseos se cumplan.

Saludos desde Salamanca.

Omar enletrasarte dijo...

hola Profe, si se puede ser feliz un instante
.
te cuento y te propongo que hagas lo siguiente:
mírate las manos y pregunta
han acariciado?
han levantado al caído?
han pasado hoja tras hoja el libro?
han escrito?
han ocultado mi cara ante la verguenza ajena?
han enjugado lágrimas?
han traido pan a la mesa?
han lavado mis arrebatos?
han remontado una pandorga?
han dicho alto al villano?
han sido altavoces para llamar al amor?
han parecido dos palomas?
han jugado con sombras?
han hecho lo que yo quería?
y mucho más, amigo Profe, si contestas varias de estas preguntas realizadas a tus propias manos, eres feliz, sí feliz
porque de eso se trata del cuento que nos hace creer en felicidad
.
con mis deseos, el gran abrazo de siempre

Isabel Rodriguez Noarruga dijo...

Que las luces falsas no nos obnubilen. Mis mejores deseos para Ud. y flia

Abrazos

de Griegos dijo...

Aunque Griegos, un pueblo que no alcanza los 150 habitantes de la provincia de Teruel, se suele hacer hueco en la prensa nacional por las temperaturas extremadamente frías del invierno, estos días es noticia porque su Ayuntamiento ha publicado dos ofertas de trabajo y alquiler gratis para familias con niños

Estrella dijo...

Vengo en el último momento para desearte una feliz navidad, Pedro, una navidad arropado por el calor familiar y el de los amigos. A mí me sigue gustando la navidad a pesar de los pesares.

Un abrazo, profesor :-)

elisa lichazul dijo...

otro beso adportas de NAvidad
:D

pancho dijo...

Esta entrada es un género literario, de las mejores que te hemos leído después de tantos años. Triste y personal como esta
canción

LA ZARZAMORA dijo...

Estas Navidades, y por múltiples razones, tampoco puedo sonreír...
Tal vez el mejor regalo sea aprender a ver esta realidad que nos circunda, cruda y con las lágrimas que brotan sin superficialidad y empezar a encontrarle soluciones al presente encenciendo esa caja de cerillas...

Felices Fiestas, Pedro.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Creo que lo he leído hoy: lo peor del hambre es el frío.
Las Navidades, tal como, al parecer, las conocimos los de mi generación hace más de treinta años, creo que no existen. Las que vemos en la televisión, son tópicos y prejuicios. Realmente vivimos una simulación de Navidades, con la excepción, quizás, de los que tienen fe cristiana, para los que estos días adquieren gran significado. En eso,los envidio.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Aunque solo sea en la brevedad de un brindis levantemos juntos la copa de vino de la tierra, de esta tierra nuestra. Bien merecemos un instante de felicidad
¡A tu salud y la de los tuyos!

dafd dijo...

Aunque no es exactamente de Navidad, intuitivamente lo asocio a ella. Se trata de El gigante egoísta de Wilde, que no es exactamente alegre, pero sí bonito. El amor y la generosidad son sus protagonistas, que no son moco de pavo para endulzar las fechas navideñas.

novela policiaca dijo...

No quiero parecer demasiado condescendiente pero me ha encantado el blog. Enhorabuena.