viernes, 29 de noviembre de 2013

Cuarenta años de la Librería Sandoval


Hace cuarenta años se fundó la Librería Sandoval, una de las más importantes de Valladolid y quizá la única que tenga un fondo verdaderamente interesante en esa ciudad y no solo un mostrador de novedades condicionado por las grandes editoriales y distribuidoras. Con ese motivo, hoy viernes se ha presentado en su local El paso de los días, carpeta del artista leonés afincado en Valladolid Manuel Sierra. No es casualidad que Sierra, tras el servicio militar y su estancia en la cárcel debida a sus actividades políticas en la lucha conra el franquismo, encontrara su primer trabajo en Sandoval. Valladolid debe mucho más de lo que pueda parecer a Amparo y Miguel, que la han llevado con tanta entrega en estas cuatro décadas.


Además, hoy se celebra, en España, el Día de las librerías, con actividades diversas y un horario de apertura más amplio que el normal.

En las estanterías de Sandoval pueden encontrarse ejemplares de hace años que Miguel no retira aunque tarde en venderlos. Y libros que siempre procura tener aunque no sean novedades ni figuren en las páginas de los suplementos de la prensa. Poco después de su inauguración, entró esta librería en mi vida. Ya lo he contado muchas veces. Yo era un adolescente. Mi padre, por motivos de trabajo, tenía que parar todos los días laborales cerca del primer local de Sandoval, en la Plaza de Santa Cruz. Y de vez en cuando, quitándose del escaso dinero que mi madre le asignaba para sus gastos semanales, me traía un libro que le había llamado la atención o que Miguel le había recomendado.Y, sobre todo, me hablaba de aquella librería y de su librero.

En Sandoval entré por primera vez cuando tenía diecisiete años. Desde el primer momento me di cuenta de varias cosas: de que me gustaba cómo olía a libro, de la música clásica que siempre ha tenido de fondo y, sobre todo, de la conversación que podía mantenerse con Miguel y con muchos de los clientes que alli estaban. Sandoval no es una librería en la que estar unos minutos, sino una librería para quedarse un buen rato. Me ha ocurrido ir con prisas para recoger un encargo y quedarme un par de horas hablando con él y enganchando conversación con otros clientes que entraban. Y todavía conservo los primeros libros que compré allí: ejemplares de la elogiable colección de Libro de Bolsillo de Alianza Editorial.

Cuando trasladó el negocio principal a la actual sede, en la Plaza del Salvador, lo seguí. El local de esta recoleta plaza vallisoletana es señorial y acogedor. Predomina la madera de sus grandes estanterías y las fotografías de autores célebres. Es una librería eficaz y cómoda, siempre regida por Miguel, que ha decidido que su vida son eso, los libros en papel y una línea como librero en la que no entran todos los libros que se empeñan en vender las grandes editoriales. Especializada en el campo de las humanidades, con un amplio sector dedicado a la literatura y a la filología pero con hueco amplio para la historia, el arte y el pensamiento.

En los tiempos que corren no puede asegurarse el futuro que les espera a las librerías tradicionales, pero sí sé que mientras Sandoval tenga abierta sus puertas yo seré su cliente. De los cincuenta años de mi vida, casi cuarenta se relacionan con Sandoval. El año pasado presenté allí Esguevas. En estos momentos tan extraños para la cultura -precisamente por eso más necesaria que nunca- y, en especial, para el libro en papel, puedo confesar que me ha emocionado el acto que se ha celebrado hoy y que he pensado mucho en mi padre y cómo le hubiera gustado estar hoy sentado entre el numeroso público que ha acudido.

11 comentarios:

São dijo...

Parabéns e que a Livraria Sandoval possa celebrar muitos e bons anos de vida.

Aqui em Portugal, temos a infelicidade de ver livrarias importantíssimas a cerrar portas e /ou a transformar-se em pastelarias...

Bom fim de semana, querido Pedro

Myriam dijo...

¡¡Mil felicitaciones a Miguel y a la Librería Sandoval....!! ¡40 ya!

Y mi enhorabuena a Manuel Sierra por su carpeta.

Abrazos

DORCA´S LIBRARY dijo...

Hay que tener mucha vocación para mantenerse 40 años al pie del cañón. Miguel, como otros muchos libreros, son casi héroes. Felicidades a él y a todos los que han aguantado y están aguantando el tirón.
Según un artículo en El País del sábado pasado, se aprecia una cierta vuelta a la librería tradicional. A ver si es verdad porque digan lo que digan, el tener una librería con el ambiente que tú, Pedro, nos has descrito, es todo un lujo.
Hecho muchísimo de menos ratos de tertulia, intercambiar pareceres, crear debate de forma espontánea al hilo de una conversación, y si encima eso se hace rodeado de libros, es como estar en el cielo.

María dijo...

No sabía que se celebraba hoy el día de las librerías.

Felicitaciones a la librería Sandoval por esos cuarenta años, que no son pocos.

Un beso.

elisa lichazul dijo...

acá también existen algunas así, en la calle San Diego en Stgo, hay que darse tiempo para recorrerlas
otras en cambio son como las que tu reseñas, sometidas a las editoriales y al boom de los superventas

me alegro por ti y por ese rincón tan especial de tu ciudad

besitos

pancho dijo...

Cada vez quedan menos de aquellos libreros que no solo se dedicaban a vender libros. Libreros de saber y memoria enciclopédica, que parecía que habían leído todos los libros de su librería. Cosa imposible, pero que siempre sabían aconsejarte.
Entre el monstruo insaciable de internet que todo lo asola y los supermercados que venden libros que no huelen a nada a la entrada, ya no es tan fácil encontrar el aroma característico de las librerías antiguas y de las estanterías repletas de libros de papel ordenados por temas y autores.
Deberíamos concienciarnos de la importancia que la supervivencia de estos espacios tradicionales tiene para la difusión de la cultura. De los lectores depende que sobrevivan a los males que les acechan, de todos conocidos, porque ya le pasó a las tiendas de música, de cine y vídeo...

Alicia Montero dijo...

hola querido Pedro, tiempo sin comentarte, aunque te sigo..;-)
Aqui, como dice mi compatriota, existe un sector parecido, aunque yo, por otro sector, que es el cuando vivo, he logrado esos instantes placenteros de conversación y compartir ...
Ahora comprendo de dónde proviene el placer por las letras....y no pudo dejarte mejor legado..
Por tí y por tu padre, salud!!

besos mi querido!

Ali

Paco Cuesta dijo...

Contar con una librería amiga es como tener otro hermano, cuando entramos en "la nuestra" es como entrar en casa y eso es impagable. Cuando pase por Valladolid saludaré a Amparo y Manuel utilizando tu nombre como credencial, en tanto,da a ambos un abrazo de mi parte.
Gracias

José Luis Ríos Gabás dijo...

Cuando vaya por Valladolid, que un día u otro iré, o iremos, veré la librería Sandoval, sin duda.

Asun dijo...

Esos referentes que han significado tanto en nuestra vida, por mucho tiempo que pase nunca se olvidan.
Besos

dafd dijo...

Me alegro mucho de este aniversario. Muchos clientes ya no quieren cambiar de librería una vez entran allí.