lunes, 7 de octubre de 2013

Si te comiera a besos


Si te comiera a besos
esta noche se haría corta,
no tendrían sentido los relojes
y tus ojos serían mi alimento.

No lo sé.
               No lo sé
pero el amanecer
sería luz cuchillo,
verdad
entre tus dientes.

© Pedro Ojeda Escudero, 2013

21 comentarios:

elisa lichazul dijo...

el hambre no cesa , de seguro seguiría por la madrugada y todo el día...

besos

mojadopapel dijo...

Una chispa(la frase)....ha provocado el fuego.

Spaghetti dijo...

La más dulce forma de canibalismo!

Myriam dijo...

Si ella es una hiena, eso es seguro....y quizás ni quede rastro de ti al amanecer...

São dijo...

Comer com beijos é uma boa e doce forma de alimentar o amor...

Querido amigo, sonhos bons

Paco Cuesta dijo...

Amor graffitero.
Un abrazo

virgi dijo...

Y el día muuuuuuuuy largo.
Muak!

Ele Bergón dijo...

Verdad que me apasiona,
y me revuelve
y me enciende
porque yo no lo sé.


Besos poéticos

Luz

(Me he permitido continuar con el "cadáver exquisito")

carmensabes dijo...

Precioso Pedro.

Anabel Rodríguez dijo...

Mucha fuerza en tus palabras, tantas como las que lleva ese beso que devora. Ahora mismo no sé si enviarte uno o guardármelo... te lo envío, aunque quede disminuído ante tus palabras.

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

"...el vicio de escribir por las paredes
pareados de amor,..."
Me ha venido a la cabeza esta canción-poema

Saludos.

MIMOSA dijo...

Y que se puede hacer contra la fuerza de esos besos más que rendirse a ellos...

Besos...

Natàlia Tàrraco dijo...

Hazlo...

Omar enletrasarte dijo...

cuando las canta el pueblo,
nadie sabe el autor
.
el abrazo de siempre

elisa lichazul dijo...

Besos Pedro

Pamisola dijo...

La noche más corta y una indigestión larga, es posible.

Abrazos.

amelche dijo...

Siempre se hacen más cortas las noches con besos que sin besos.

Isabel dijo...

Si es bonita la canción "Laura no está" de Nek. Tu le has dado un toque personal.

Abejita de la Vega dijo...

Amor caníbal pero amor.

pancho dijo...

Si volvieran los dragones, si llena siempre la luna fuera, saldría de mi guerra ciega para fumar la pipa de la paz y verte a la claridad del día.

Paredes que nos hablan, que abandonan la tristeza de las piedras.

Aldabra dijo...

¡que poema tan enooorme!

biquiños,