sábado, 19 de octubre de 2013

Hay que seguir aunque a nadie le importe


Hay que seguir aunque a nadie le importe. No me gustan las consignas que pretenden que uno debe aceptar esta sociedad que tiende a la reducción de derechos y al aumento de las distancias entre clases porque no hay otra opción. No me gusta que en España haya aumentado la pobreza hasta el punto de que suenen todas las alarmas sin que nadie parezca escucharlas y, a la vez, crezca el número de millonarios; no me gusta que una familia con dos trabajos tenga problemas para llegar al final del mes y deban sentirse privilegiados; no me gusta que se haya expulsado de toda esperanza a cientos de miles de familias enteras que viven debajo del umbral de la pobreza; no me gusta que nos hayan arrebatado el tiempo libre que dedicábamos a estar con los seres queridos porque tenemos que trabajar más horas por menos o por nada; no me gusta que se haya dejado de invertir en cultura; no me gusta que la investigación científica española se haya convertido en un páramo desierto; no me gusta que la sanidad pública, gratuita y universal se esté desmoronando; no me gusta que todas las semanas siga siendo noticia que cierran empresas medianas y que las pequeñas estén paralizadas  y un banquero diga que llega dinero de todas las partes a España; no me gusta que los fondos buitres extranjeros compren el país a precio de saldo. No me gusta. No me gusta que me digan que no me importe, que vaya a lo mío y me salve. No me gusta que me digan que mire para otro lado o me conforme con donativos. No me gusta que la administración que se paga con nuestros impuestos siga siendo opaca en su gestión y a nadie le importe, que nuestros políticos se dediquen al toreo de salón y no den la cara. No me gusta que cualquiera que ocupa un cargo en España piense que no tiene que dar explicaciones. No me gusta. No me gusta que de pronto las únicas normas de juego sean las que marcan un tipo de sociedad que agranda las diferencias, que destruye las redes familiares, que mide las distancias no por pasos sino por horas de avión, que mide lo que valgo en mi potencial de consumo. No me gusta la cara de resignación que se les ha puesto a la mayoría de mis compatriotas. Porque hay que seguir adelante aunque a nadie le importe, porque las fracturas sociales, si se agrandan, solo nos llevan a una sociedad injusta y a un remedo de democracia. Porque de nada sirve salvarte tú si llegas a una isla desierta. Porque no podemos dejar nuestra vida en manos de quienes nos han traido hasta aquí y eran culpables por ello y ahora se han puesto la chaqueta de socorristas.

24 comentarios:

elisa lichazul dijo...

bien por quienes NO gustan de quedarse en la periferia del conflicto y velar por su propio ombligo (que los hay y muchos)y no solo dicen sino que Hacen ´por el menos afortunado puente y voz

besos Pedro
buen domingo

María dijo...

Pedro, ratifico cada una de tus palabras, estoy totalmente de acuerdo, no me gusta que la sociedad esté empobreciendo y que nos recorten nuestros derechos, y tampoco me gusta que siga este gobierno, no me gusta que les hayan dado votos para arreglar España y la estén "j.....o" más de lo que estaba, privatizando la sanidad, la educación y empobreciendo a los más débiles: pensionistas, clase media, sacrificando a los jóvenes universitarios, a los trabajadores, con sueldos míseros mientras que ellos cada vez ganan más.

No me gusta que sigan, que se vayan ya.

Un beso.

María dijo...

Pedro, ratifico cada una de tus palabras, estoy totalmente de acuerdo, no me gusta que la sociedad esté empobreciendo y que nos recorten nuestros derechos, y tampoco me gusta que siga este gobierno, no me gusta que les hayan dado votos para arreglar España y la estén "j.....o" más de lo que estaba, privatizando la sanidad, la educación y empobreciendo a los más débiles: pensionistas, clase media, sacrificando a los jóvenes universitarios, a los trabajadores, con sueldos míseros mientras que ellos cada vez ganan más.

No me gusta que sigan, que se vayan ya.

Un beso.

Grandolina Alaluzdetumirada dijo...

A mí tampoco me gustan estos políticos como tampoco me gustaron los anteriores. Mi tristeza y desesperanza es que no veo un alternativa digna.

¡Muy buen artículo, Pedro!
Estoy totalmente de acuerdo.
Un saludo.

Myriam dijo...

No me gusta tener que leer esta declaración cuando en pleno Siglo XXI debiéramos estar escribiendo algo así "Qué bueno el mundo que hemos creado para todos, cómo ha evolucionado de bien la humanidad"

Besos, tristes

Alicia Montero dijo...

Hola Pedro, me recuerdo de palabras de aulas donde aprendía que el Ser evolucionaba constantemente, lo que pasa que el hombre no le sigue... es ciego, sordo y mudo....y el Ser está desesperado por hacerlo reaccionar...y los que miramos la vida con un sentido de trascendencia nos aflige ver hermanos tan angustiados, sin poder hacer nada por ellos ni por nosotros mismos.
Por ello que veo que en las pmas. presidenciables de mi pais veo que TODO ES LO MISMO....son "los mismos de siempre",los de izquierda y los de derecha...que han hecho lo mismo "de siempre"....dónde está el cambio?? en nuevas generaciones...donde todo esto sea suplantado por un sistema justo y equitativo... y ante esto, esas personas se están formando... esa es mi confianza.


uuuffff, un gran abrazo Pedro, mi querido y respetado Maestro,

Ali

mojadopapel dijo...

Es bueno tenerte como referente para luchar contra nuestro conformismo.Genial Pedro.

Antonio Aguilera dijo...

No me gustan tantas cosas como a ti. Mi indignacion ya no cabe dentro de mi y me rezuma por todos los poros.

Antonio Aguilera dijo...

No me gustan tantas cosas como a ti. Mi indignacion ya no cabe dentro de mi y me rezuma por todos los poros.

Antonio Aguilera dijo...

No me gustan tantas cosas como a ti. Mi indignacion ya no cabe dentro de mi y me rezuma por todos los poros.

Spaghetti dijo...

En Italia y en Portugal ya se han lanzado a las calles para decir "No me gusta" miles de manifestantes reprimidos por la policía al servicio de gobiernos que recortan los derechos...Pero los medios de comunicación silencian las protestas de países que aún están mejor que España.
La policía debiera preguntarse si está al servicio del ciudadano o de la minoría que ejerce el poder.

Kety dijo...

De acuerdo totalmente contigo.
Qué impotencia ante tanta
desigualdad.

Abejita de la Vega dijo...

No me gusta NADA.

Campurriana Campu dijo...

Hay que seguir luchando, Pedro.
Empecemos por mejorar nosotros mismos.
Soy de las que pienso que en España existe corrupción a tantas escalas.
Analicémoslo.

Natàlia Tàrraco dijo...

!No me gusta! pero hay que seguir diciéndolo y que se sepa y que lo sepamos, los otros, ya se sabe, sordos, cínicos, pegones.
Un beso poco resignado ¿ingenuo?

São dijo...

De pé, te aplaudo!

Escreveste sobre toda a Ibéria, não só sobre Espanha.Porque em Portugal, a situação é absolutamente a mesma.

Ontem estive sob chuva intensa, assim como milhares de pessoas, numa manifestação em Lisboa contra tudo o que aqui denuncias.

Foi convocada pela CGTP (dirigida por um militante do Partido Comunista Português), mas ultrapassou muito largamente o âmbito partidário.

Parece-me, porém, que nem o Governo, nem o Partido Socialista, nem Cavaco ( único Presidente da República em exercício vaiado durante a Democracia), nem a UGT ( a outra central sindical) se apercebem de quanto estão a desesperar as pessoas e de que quem já nada tem a perder pode tomar decisões drásticas.

No caso português , piora tudo porque Durão Barroso (antigo militante da extrema-esquerda)abandonou a meio o cargo de Primeiro-Ministro e um dos pretextos foi de que, para além da honra de ser um português a ocupar tão alto cargo ( cá para nós, como prenda por ter servido de mordomo à vergonhosa cimeira dos Açores entre Bush, Aznar e Blair), seria óptimo para o país...afinal , é pior ainda do que o FMI!!

Perdoa a extensão , meu querido amigo, e que tenhas óptimo domingo

LA ZARZAMORA dijo...

Sí, Pedro.
Aunque a nadie le importe...
Besos.

Bertha dijo...

No puede gustarle a nadie este recenso y es que después de habernos engañado con tantos despistes nos han dejado completamente desarmados y eso NO puede ser :un pais sin voz(políticos) es un país sometido por eso importamos tan poco.

Un abrazo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

De acuerdo contigo, Pedro. Puedo añadir que no me gusta tener que esperar cuatro años para cambiar, quizás, algunas cosas.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Que el disgusto no nos prive de la serenidad necesaria para continuar en la lucha dentro de las posibilidades que nos permita nuestro entorno social y familiar (que esa es otra). Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Este " no me gusta" que has dejado aquí, deberíamos repetirlo como un mantra, todas las mañanas al levantarnos para así no olvidarnos de todo lo que nos están haciendo y actuar en consecuencia, saliendo a la calle en tropel, dejando constancia en todos los lugares para que se oigan nuestros gritos y se les estrelle en sus oídos.

No me gusta, no me gusta lo poco que nos estamos defendiendo de estos atropellos constantes.

Un abrazo

Luz

MIMOSA dijo...

No, a mi tampoco me gusta, ni me gusta que parezca que a nadie le importe, porque a mi me importa, como a tantos otros...

Hay que seguir, desde el lugar que ocupamos y hasta donde podamos alcanzar, hay que seguir haciendo que se oiga nuestra voz, que se vean nuestros hechos, que se palpe nuestra indignación...

Besos, Pedro

Luis Fernando del Olmo dijo...

"Enhoras-Buenas"
Siempre pensé que de esta crisis, sólo se podrá salir con el "agujero negro" que cren los intelesctuales.

Será la única manera de fagocitar tanta poca vergüenza y de plantar cara a los que siembran el miedo para sacar tajada.
Siento que se haya ido Jose Luis San Pedro dando un buen portazo.
Siento que no se unan los que piensan en ideas nobles.
Siento no poder confiar en los políticos, Aristóteles sabrá perdonarme.
Hoy había casi 11000 marchates en la lucha contra el cancer, luego si hay un fin justo, hay seguidores.
Sigue en la brecha y que siga fluyendo esa acequia de pensamiento libre.
Lwisfer

dafd dijo...

Pues creo que es tarde. El país está cambiando, se está adaptando a una nueva época. Aquel discurso del anterior presidente del gobierno va camino de convertirse en verdad. Ya no será como antes.
De las épocas de crisis dicen que son una oportunidad para los que saben aprovechar. Pero no es para los que saben aprovechar sino para los que han visto el futuro. Y el futuro es distinto. Es como en esas películas americanas de efectos especiales, cuando alguien dice con voz profunda y amenazante: el futuro ha llegado, o el futuro soy yo, y cosas así.
Estamos siendo adquiridos, comidos literalmente por capitales extranjeros que solo se mueven por rentabilidad. Nos adaptan el país para mover menos recursos públicos. Estamos al principio de un camino, un camino que empieza en el siglo XIX. Y vamos a tener que volver a andar lo que ya conocimos por los libros de historia.