martes, 3 de septiembre de 2013

Un bolero


Me preguntaste si se puede enamorar alguien dos veces de la misma persona. Quise escribirte un bolero, desde este puerto, que lo explicara como solo pueden explicar estas cosas los boleros, para susurrártelo al oído mientras bailábamos en un anochecer de verbena de pueblo al final del verano -esa verbena a la que nunca fuimos- cuando ya refresca y se siente más fuerte la necesidad de estrechar a tu pareja para dejarse llevar por la música de la orquesta. Buscaría entonces la forma de decirte que hay que querer mucho para vencer la distancia y el tiempo, que quizá ya la otra persona no sea la misma y lo sea, en una madeja que la vida ha ido enredando con decisiones afortunadas y desafortunadas que nos llevaron tan lejos, incluso hasta la posibilidad de cruzarnos sin saludarnos aunque a ambos nos quemaran las palabras en la boca del estómago. Quise escribirte un bolero que cantara lento todo esto en ese punto en el que los boleros hablan de las cosas más dolorosas sin dejarse caer en la tragedia aunque la pérdida del amor cuando se ha sentido con intensidad sea una de la mas dolorosas. Porque el bolero es exactamente la sabiduría de la oportunidad abierta después de que parecieran apagarse todas las velas. Porque se susurra justo en ese momento en el que alguien ha apagado todas las luces y ya no importan las conversaciones de los que no se han sumado al baile. Tantas veces te abracé para buscar el sabor del punto exacto en el que tu cuello hacía estremecer todo tu cuerpo. No importa si han pasado tres años o más de veinte. Tampoco importa que el bolero haya pasado de moda.

22 comentarios:

elisa lichazul dijo...

el amor no pasa de moda
la memoria se lleva en la sangre ...

besos

Pamisola dijo...

La vida es puro bolero...

José Luis Ríos Gabás dijo...

Creo que sí, que se puede enamorar uno dos y muchas más veces de la misma persona, o más bien se puede enamorar de lo que permanece en esa persona al cabo de los años. Esa es mi experiencia.
Tú lo dices de manera poética pero te contesto de manera... prosaica, creo.

Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

El tiempo y la distancia son malas compañías aunque se presten para las más desgarradas letras de un bolero.
No sé quien dijo que El bolero es hacer el amor de manera vertical.
Es un rito del amor, una suerte de provocación.
Y es cierto que poco importa ese instante en el que la música se abandona al compás del cuerpo, en un puerto, y en esas ciudades de nadie, abrazados a la incertidumbre de esos amores, que de tan nuestros, ya son sin dueño.

Besos, Pedro.

P.S. Las fotografías son preciosas.
;-) En cuanto lo vi, lo supe...



Myriam dijo...

Un bolero que debe escribirse, sin duda.

Besos

Aldabra dijo...

¡que bonito escribes de amor!
¡y como me gustan los boleros!

mi adolescencia la pasé escuchando a los Panchos y Eidy Gormé, también a Rocío Durcal con sus rancheras tan arrebatas (que digo yo)... después Luís Miguel...

y también escuché muchos tangos... Gardel, incluso cantados por Plácido Domingo...

hoy te dejo éste... me parece que tiene una letra tremenda:

"Uno, busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha es cruel
y es mucha, pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina...

Uno va arrastrándose entre espinas
y en su afán de dar su amor,
sufre y se destroza hasta entender:
que uno se ha quedao sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no llega
a un amor que lo engañó...
¡Vacío ya de amar y de llorar
tanta traición!

Si yo tuviera el corazón...
(¡El corazón que di!...)
Si yo pudiera como ayer
querer sin presentir...
Es posible que a tus ojos
que me gritan tu cariño
los cerrara con mis besos...
Sin pensar que eran como esos
otros ojos, los perversos,
los que hundieron mi vivir.

Si yo tuviera el corazón...
(¡El mismo que perdí!...)
Si olvidara a la que ayer
lo destrozó y... pudiera amarte..
me abrazaría a tu ilusión
para llorar tu amor...

Pero, Dios, te trajo a mi destino
sin pensar que ya es muy tarde
y no sabré cómo quererte...
Déjame que llore
como aquel que sufre en vida
la tortura de llorar su propia muerte...
Pura como sos, habrías salvado
mi esperanza con tu amor...
Uno está tan solo en su dolor...
Uno está tan ciego en su penar....
Pero un frío cruel
que es peor que el odio
-punto muerto de las almas-
tumba horrenda de mi amor,
¡maldijo para siempre y me robó...
toda ilusión!…"

biquiños,






São dijo...

Que possas sempre dançar o bolero com a tua amada, meu querido amigo.

Besos.

Spaghetti dijo...

Tiene que ser un sentimiento exagerado para ser un bolero. cuanto más exagerado, más bolero.
Un Abrazo profesor.

Merche Pallarés dijo...

¡Ay, los boleros y los tangos...! ¡Qué tragedias más románticas...! Besotes bailarines, M.

elisa lichazul dijo...

gracias por tu pasada silenciosa por mi espacio ayer Pedro, ojalá te de el tiempo para dejar una palabra
besitos y energías para la jornada



te vi en el recuento que me deja el sitio
Valladolid, Castilla y Leon arrived from laacequia.blogspot.com.es on "SELECCIONES: s39".
19:49:08 -- 13 hours 16 mins ago

dafd dijo...

"... que quizá ya la otra persona no sea la misma y lo sea..."
A veces nos confundimos con nuestro interlocutor. Lo creemos uno que conocimos, y resulta que ya no lo es. De modo que enamorarse dos veces de la misma persona es como hacerlo de otra: una aventura nueva. Pero no es tan fácil, porque la memoria monta sobre la nueva, la imagen que conservamos de la antigua persona y todo se distorsiona. Vano, pues, recuperar.

Abejita de la Vega dijo...

¿Enamorarse dos veces de la misma persona? Y tres, y cuatro...
Besos

amelche dijo...

¡Uff! El bolero nunca pasa de moda.

Un abrazo:

Ana

Isabel Barceló Chico dijo...

La música es capaz de provocar las evocaciones más hermosas - incluso ilusorias - e incluso hacernos sentir melancolía por aquello que jamás conocimos. Un abrazo muy fuerte, querido amigo.

Estrella dijo...

¿¡Cómo que el bolero pasado de moda!? Mientras quede un enamorado habrá bolero :-)

Tu foto y tu texto son preciosos.

Anónimo dijo...

Tengo que decir que me ha enamorado este post que es pura poesía.
Creo que uno se puede enamorar mil veces de la misma persona y no cansarse jamás de enamorarse.
Preciosa entrada.
Besos.

Rita.

Tomás Martinez dijo...

¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!
Lo dejaría todo,
todo lo tiraría:
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú, que no eres mi amor,
¡si me llamaras!
Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
Desde el prodigio, siempre.
Porque si tú me llamas
«¡si me llamaras, sí, si me llamaras!»
será desde un milagro,
incógnito, sin verlo.
Nunca desde los labios que te beso,
nunca
desde la voz que dice: «No te vayas».
Como bien dice nuestro poeta Salinas lo dejaria todo si me llamaras. saludos Pedro.

Ele Bergón dijo...

Reconozco que me gustan los boleros y los siento de una forma especial cuando ando más enamorada de lo habitual.

Bonita foto para acompañar este texto con letra de bolero

Un abrazo

Luz

María dijo...

Hoy ha tatuado un bolero con cada una de tus letras, preciosa entrada, Pedro.

Un beso.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

¡Qué precioso texto! ¡y vaya comentarios!
Si no ha habido ocasión para el desamor el amor sigue dentro. En los sentimientos, los ciclos de floración suelen ser diferentes a los corrientes, pero siempre pueden darse, e inesperadamente renovarse de forma maravillosa y sorprendente.
Es inevitable dejar música.

Saludos.

Campurriana Campu dijo...

Yo creo que uno se puede enamorar solo una vez de una persona. Esa vez, eso sí, puede ser muy larga...

Anónimo dijo...

Una y otra vez. Cada día podemos y debemos enamorarnos de la misma persona, menos cuando nos defraudan, si eso ocurre se acaba el amor y el bolero