lunes, 30 de septiembre de 2013

ROMANORUM VITA. Una historia de Roma

 
Del desastre provocado por la incompetencia de los gestores de las Cajas de Ahorro en España, la interesada actuación de los políticos que entraron en sus Consejos y la mala cabeza de los ciudadanos que se lanzaron a participar en la fiesta sin prever las consecuencias cada vez que votaban a esos mismos políticos, vino la caída de un sistema financiero que había rendido unos beneficios sociales evidente. Una de las consecuencias ha sido la práctica desaparición -por extinción o parálisis- de la mayoría de las obras sociales de estas instituciones. Convertidas en fundaciones con un presente y un futuro nada halagüeño mientras no se promulgue una Ley de Mecenea, muchas han desaparecido en la práctica, pocas apoyan las actividades culturales y casi ninguna se lanza a actividades con cierta profundidad. Es de elogiar que algunas -que las hay- sigan sosteniendo una programación digna. La realidad es que la mayoría de los artistas que comienzan tienen dificultades para encontrar un circuito en el que poder exponer sus obras, aunque todavía existan las salas. De hecho, en España hay decenas de salas cerradas que pertenecen a estas instituciones. Y que estén cerradas tiene que poco que ver con la situación económica puesto que hay dinero para otras cosas. Son decisiones que se toman y lo más fácil es cortar siempre por el mismo lugar.

Por eso hay que elogiar la Obra Social de La Caixa. Su fortaleza la ha convertido en una de las instituciones de mecenazgo más importantes de España en las cuestiones culturales. Y esto se hace extensivo también a la programación de actividades culturales con un marcado didactismo y amplitud de mira. Más allá de las barreras localistas que suelen marcar estas Obras sociales, su programación tiene un interesante corte nacional que algunos deberían valorar antes de otros razonamientos más viscerales.

En concreto, las exposiciones itinerantes que esta Obra Social ha programado en los últimos años, montadas en carpas, han crecido en calidad constantemente. Esta que pude ver ayer en Valladolid, ROMANORUM VITA. Una historia de Roma, es un ejemplo de cómo acercar a un público familiar la agitada vida de una calle romana. Completada con una excelente información en su página virtual, cumple con creces su finalidad: acercar la historia, hacerla amena y atractiva y provocar en los visitantes las ganas de visitar los muchos y excelentes restos arqueológicos de tiempos de la romanización que existen en la Península. Aquellos que hemos paseado por las calles de una antigua ciudad romana o recorrido las dependencias de una villa -a pocos quilómetros del lugar en el que vi esta exposición se encuentran dos lugares que hay que visitar, La Olmeda y Almenara- Puras-, sabemos cómo impresiona imaginarse la historia en los mismos lugares en los que tuvo lugar. Por eso, cuando una exposición de este tipo se acerque a su ciudad, no deje de visitarla. Y de apoyar iniciativas como ésta en las que la cultura y la divulgación de la historia son las protagonistas. En esto sí merece la pena invertir el dinero de nuestros bancos.

11 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

La vi hace dos años en Burgos. Me paseé por una calle romana, hasta mí llegaba el olor del mercado y...de las letrinas, increíble.
Las de la Caixa son todas muy buenas. Recuerdo una acerca del lenguaje humano, la del año pasado fue de magia con sus trucos. En noviembre está anunciada una sobre los bosques, algo más que madera.

Dinero bien gastado.

Besos, Pedro.

Myriam dijo...

¡Maravilloso!

Y me apunto esos dos lugares para visitar en el futuro, pues estoy recorriendo todos los de la península Ibérica. Arqueología, historia y Roma, todo un lujo. Bravo por o. S. de la Caixa y su mecenazgo.

Voy para abajo a comentarte la otra entrada, es que ayer cuando la leí y te quise comentar, no tenía casi señal de wifi.

Besos

elisa lichazul dijo...

tan lejos que queda Roma pero todos los caminos llegan a ella

besos

Anabel Rodríguez dijo...

Si de Roma se trata, vas a permitirme que tire para casa y recomiende que tus lectores visiten Mérida. Es cierto que las exposiciones de la obra social de "La Caixa" son muy buenas y didácticas (he tenido la oportunidad de ver unas cuantas en familia), pero si se trata de ambientarse en la historia, nada, nada como visitar Mérida (para conocer Roma), Cáceres (para sumergirse en la Edad Media) o Badajoz (porque se están haciendo unos esfuerzos ingentes en recuperar nuestra Alcazaba árabe). Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Roma siempre viva, en Olmeda en Pompeya !ave!

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

Bienvenido todo lo que nos aporte saber. Interesante lo que nos hable de la cultura de la Antigua Roma.

Por cierto, leí que los Montes de Piedad y las Cajas de Ahorro, “no nacen en Italia, como se creía hasta el siglo pasado, sino en España, y concretamente en “ Briviesca “".


Saludos.

dafd dijo...

Pues sí. Ya no hay actividades de la obra social. No nos olvidaremos fácilmente de esta generación de políticos, sindicalistas, y otros jerarcas provinciales.
Es una buena idea la de esta exposición. Al fin y al cabo cuánto debemos a Roma en lo que era la vieja Hispania.

São dijo...

Estou a ler-te e a sensação é de que estou lendo sobre Portugal.

Durante a ditadura a Fundação Gulbenkian era quem se ocupava verdadeiramente da cultura no país.

Agora , estamos entregues a não sei muito bem quem..

Abrazos, querido amigo

Bertha dijo...

Tienes razón son exposiciones muy buenas.La última que ví en Barcelona fué acerca de la Cultura de los Nubios (los faraones negros).Que bien que haya este entusiasmo: a ver si se contagian algunos instituciones más...!

Un abrazo.

virgi dijo...

Estuve en La Olmeda el verano pasado y me quede´atónita de la maravilla que viví. Mosaicos, estancias, esplendor recuperado para el placer de quien gusta de la historia y la vida.
Lo he recomendado varias veces y todos coinciden en su belleza.

MIMOSA dijo...

Ciertamente es una pena que siempre las decisiones de recorte terminen todas en un mismo lado.
Aunque también la Obra Social de La Caixa se ha visto afectada por estos recortes (lo digo en referencia a las actividades que mantenían abiertas para el sector de la tercera edad, que han visto francamente mermadas las opciones que para ellos tenían), sigue manteniendo estas exposiciones itinerantes que son bastante acertadas, a las que suelo asistir.

Esperaré a ver esta también.

Un beso