domingo, 15 de septiembre de 2013

En clave de calle 2013.


Como saben los más antiguos seguidores de La Acequia, no es la primera vez que me ocupo en este espacio del teatro de calle (aunque ahora se lleva más ampliar el concepto al de las artes de calle).Considero que es una de las manifestaciones más necesarias en todo tiempo, pero sobre todo en los que nos han tocado vivir en los últimos años. Si alguna vez sucediera una catástrofe que terminara con todos los edificios dedicados al teatro, este podría nacer de nuevo a partir de la calle. Ya ha sucedido. No hay espectáculo como éste en el que todo la maravilla se cree a partir de la ilusión que genera un pacto así entre quien actúa y el público. Un minuto antes no había nada allí y un minuto después no habrá nada. En estos espectáculos no hay más red que la complicidad.

Se ha clausurado hoy la XIV edición del Fesival En Clave de Calle 2013 en Burgos. El tiempo, además, ha acompañado. Ayer sábado, daba gusto salir a pasear y encontrarse estos espectáculos que, por excesiva burocratización, han perdido la espontaneidad del hallazgo por sorpresa y tienen horario prefijado. Esto y la pérdida de ser molestos al poder -quizá por temor a no ser convocados en la siguiente edición- es lo que más echo de menos del teatro de calle que a mí me gusta y que se ha reducido, lamentablemente, en los festivales que se celebran en España. Un fin de semana en el que la ciudad ha podido descubrir un ritmo diferente. Me ha sorprendido que algunos espectáculos, a pesar del buen tiempo y de la calidad, no consiguieran reunir demasiada gente, como si a los ciudadanos la tristeza de la crisis les hubiera quitado las ganas de ilusionarse.

9 comentarios:

mojadopapel dijo...

También en Sevilla existe el Arte de acción o Performance en la calle, creo que se ha celebrado ya el decimotercer Festival, yo pude presenciar dos, y son sumamente interesantes por el carácter interactivo que tienen...hay que reconocer que las temperaturas en Andalucía son fantásticas para ello.

Gisa dijo...

Arte en la calle! Una actitude maravillosa!
Besitos

elisa lichazul dijo...

acá estamos en la semana donde se festeja el aniversario patrio
las calles pintan escenarios típicos y no sé si culturales, pero de seguro habrá muchos bailando y empinando el codo jajaja y después de seguro harán su show en la vía pública
más de uno saldrá en la portada de los diarios y hasta en el recuento dieciochesco del youyube

feliz semana PEDRO

Spaghetti dijo...

Tienes razón, cuando se institucionaliza el teatro de calle pierde la espontaneidad, tan necesaria y las críticas se disuelven en halagos...comprando al actor, se acabaron las molestias que en otro tiempo causaron los cómicos de la legua o la comedia del arte...Antes de los comienzos de "en clave de calle" trabajábamos en Burgos con la "compañía Pim, Pam, Pum" y "el carro de los cómicos" sin apenas financiación, lo que nos daba más libertad en nuestras reivindicaciones...pero ya es agua pasada...aunque está documentado.

Merche Pallarés dijo...

Lástima que hasta estos grupos teatrales callejeros tienen que pasar por el aro (gubernamental) para mantener su modus vivendi. ¡Qué pena! Besotes tristes, M.

Montserrat Sala dijo...

A ti que te gusta tanto el teatro en la calle, supongo que estarás enterado de que en Tàrrega,(Lleida) se hace una feria de teatro. Allí acuden los empreserioss para contratar a las figuras ya consagradas y a los actores noveles en los espectáculos que más
les han gustado. alli se descubre tambien nuevas formas de expresión, nuevos artistas, y novedosas por puestas en escena No hay rincón en el pueblo que no tenga montado su escenario, i se represetan obras a todas las horas del dia y de la noche. Puedes encontrar más información en Internet.
Muy recomendable. Es todo un acontecimiento internacional, y de gran interés.
Un saludo.

Myriam dijo...

A por muchos más fines de semana como éste, en cada localidad.

Besos

Paco Cuesta dijo...

El espectador del teatro de calle es el pueblo no la aristocracia y eso quita público.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Creo que fue Albert Boadella el que dijo que, al paso que vamos, habrá que colocar un reactor nuclear debajo de cada escenario de los teatros para poder mover lo que ocurre encima. El teatro de calle es, en este aspecto, todo lo contrario, o debería serlo, o lo fue.

Un abrazo