domingo, 1 de septiembre de 2013

Definir un verano



Si alguien me pidera definir un verano, recurriría a las tardes lentas que se hacen noche sin que uno sepa cuándo. Si alguien me pidiera definir un verano, hablaría del murmullo de las conversaciones subrayadas por risas o por besos. Si alguien me pidiera definir un verano intentaría reproducir las caricias y los silencios, la presencia de los amigos y esa sensación de que todo puede esperar al otoño. Si alguien me pidera definir un verano, le contaría los paseos sin rumbo y las miradas cómplices. Si alguien me pidiera definir un verano le traería al borde mismo del muelle de las cosas, donde la olas acarician la sólida superficie de los espejismos al mismo tiempo que difuminan lo que creíamos real como si no hubiera otros caminos.

29 comentarios:

Edurne dijo...

Bienvenido y bien hallado, don Pedro!
Una suerte de sensaciones veraniegas las que nos traes...
A mí también me llevan a veranos felices.

Ánimo y fuerzas para el nuevo curso, que ya estamos en capilla!
Suerte, maestro!

Un besote!
;)

elisa lichazul dijo...

bienvenido PEDRO
el verano es la postal más incendiada de la vida
aunque para incendiarse cualquier estación sirve
;)

besitos y mil gracias por tus huellas

LA ZARZAMORA dijo...

Conozco bien ese puerto... y ese tiempo detenido en su malecón en cada estación, aunque en verano, tenga esa capacidad de acariciar los sentidos, la vida y los silencios.

Y otro de beso va de vuelta por tu regreso.

XuanRata dijo...

Una definición que no limita sino que abre perspectivas para que el verano no acabe todavía, para fijarnos en esa imagen maravillosa de la noche suspendida.

Un abrazo de nuevo, Pedro.

Abejita de la Vega dijo...

¡Bienvenido, Pedro!
Un buen verano prepara un buen otoño. Y un buen curso. Que así sea.
Besos

Alicia Montero dijo...

Hola, bienvenido!!! te esperaba...
qué bella entrada mi querido Pedro, que buen regreso.
Te siento tranquilo, como con nuevos aires, reposado, re-querido, tiempos bellos compartidos, es lo importante!!

Un gran abrazo y te beso Maestro!

Ali

María dijo...

Bienvenido, Pedro, me alegra mucho tu regreso, echaba de menos a "La Acequia".

Me ha encantado cómo has descrito la perspectiva que le has dado a tu verano, si me pidieras definir mi verano lo hubiera dado otro enfoque totalmente distinto a cómo le has dado tú, porque yo sólo noté que hacía calor de ambiente, lo demás, sigue estando igual de frío o más.

Un beso, Pedro, y gracias, por volver.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda: Seguimos en verano. Aun quedan dias para poder ver este del 2013 al completo y con la perspectiva suficiente. Bien bonita su definicion. Se ha echado en falta su ausencia en los blogs en el mes de agosto. Saludos

Antón de Muros dijo...

Benvido, Pedro :-)
(¿me permites el gallego?)

Me acerco para desearte un buen curso.

Abrazo.

Antón (aún desde el invierno)

Anónimo dijo...

Bienvenido Pedro, que alegría volver a leerte y que post tan bonito.
Buen comienzo de otoño.

Besos.

Rita.

Merche Pallarés dijo...

Me ha gustado tu descripción veraniega... Bienvenido de vuelta querido profe. Besotes otoñales, M.

Juan Luis Garcia dijo...

Hola Pedro.

Me alegra que hayas pasado un buen verano!!!

Un abrazo

Aldabra dijo...

que bonito lo has contado Pedro... creo que tú verano ha tenido todos los ingredientes necesarios para que hayas recuperado fuerzas para volver a empezar.

biquiños,

Anabel Rodríguez dijo...

Cuando me pidan una definición de verano les daré la tuya y lo haré con el mayor de los descaros. Me gusta ese verano (aunque no haya sido el mío) Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Me gusta ese ritmo pausado y lento que es el verano y que tan bien describes.

Feliz vuelta ¿ al ajetreo?

Besos

Luz

Pamisola dijo...

Un verano bien aprovechado y bien definido, ¡ay!, los detalles, siempre los detalles.

Preparados, listos, ya. A por el curso nuevo.

Besos.

Isabel Huete dijo...

Bienvenido, amigo!

dafd dijo...

No se me había ocurrido mirar el verano así, buscando su definición. Pero es verdad. No somos los mismos que en el resto del año. Quizá incluso seamos más diferentes que en las demás estaciones. Entramos en un paréntesis vital. Algunos viven una especie de vida alternativa (amigos, lugares, familias, actividades, etc.). Vivimos una alteridad que se refracta en múltiples facetas como las que enuncias en la anotación. Me llama la atención la de que todo puede esperar al otoño, como si el ansia por hacer eterno el estío quisiera borrar todo lo demás, de modo tal que lo anuláramos, como si el otoño no existiera. Estado de gracia, entonces.

Montserrat Sala dijo...

Holaaaa! que gusto leerte de nuevo profesor. Con el susto que me habias dado al despedirte...! Celebro que hayas tenido un buen verano y celebro por encima de todo que hayas vuelto a "la acequia".
Un abrazo grande.

Mariluz G H dijo...

Y lo mejor de todo es que somos nosotros quienes propiciamos todos esos sentires que nos desgranas... la actitud :)

un abrazo Maese Pedro

Isabel dijo...

Yo lo definiría como la estación que pasa más rápida que ninguna. Entre las cosas que pensaba hacer y no he hecho y los nervios de pensar que hay que empezar un nuevo curso otra vez, la verdad es que no me he relajado mucho. Me alegro que tu lo hayas conseguido. Besos Isabel.

Antonio Aguilera dijo...

Bienvenido de ese feliz verano. Un abrazo apretao

Antonio Aguilera dijo...

Bienvenido de ese feliz verano. Un abrazo apretao

Omar enletrasarte dijo...

en fin, se ve que andabas flojito de ropas y de quimeras
.
eso es verano
.
va un abrazo amigo

Myriam dijo...

Una hermosa definición. Bienvenido de regreso y muy buen inicio de año lectivo.

Un beso

virgi dijo...

No hace falta que te lo pidan, ya lo has hecho y consigues resumirnos a todos.
Besos y buen regreso, te esperaba.

pancho dijo...

El calor espeso y persistente de los días largos del verano confunde el buen entendimiento de las gentes, lo deslumbra con el espejismo gaseoso que de repente rompe la fragilidad del suelo, tuerce la percepción de la fría realidad de invierno oscuro que nos acecha.
Como siempre, fiel a la cita de renovada esperanza del comienzo del nuevo curso.

Estrella dijo...

¡Vaya! Pues si el otro texto boleriano me ha gustado, este me ha encantado. Has pintado al oleo un verano auténtico, perfecto en esas seis líneas y media.

Has vuelto cargado de inspiración.

Bienvenido :-)

Campurriana Campu dijo...

Adoro esas tardes lentas del verano...