martes, 16 de julio de 2013

El crujido


Cuando se llega a ese momento justo se oye un crujido: del hueso que se rompe, de la conciencia traicionada o del sistema social que revienta. La consecuencia es el dolor: el hueso se astilla, la conciencia muerde o decenas de miles -quizá millones- de seres humanos sufren. Las fracturas sanan con el tiempo pero cuánto se padece mientras tanto. Pero que nadie se engañe: nunca se vuelve al punto de partida y la cura depende de la voluntad que pongamos.

12 comentarios:

elisa lichazul dijo...

ya nada importa Pedro
que crujan todos los huesos y se quiebren todos los sistemas
total al final todos tiene pifias y nunca dejan contento al conjunto solo a una parte interesada

al final cualquier cosa que haga el hombre siempre será ineficiente e imperfecta

besitos

Marina dijo...

Parece como si estuvieras contando un episodio de mi vida. Podrían ser dos, pero no, sólo es uno.

Besos.

Myriam dijo...

Por doloroso que sea, sin esas fracturas, la Humanidad no avanza y la Historia, es mi testigo.

Un beso con sabor a yeso, cal y un abrazo de Esperanza.

Abejita de la Vega dijo...

No sé si habrá escayola para tanto hueso roto.

São dijo...

Estamos, meu querido Pedro, em momento de transição.

Dependerá de nós o futuro!

Forte abraço, amigo mio.

María dijo...

Muchas fracturas, demasiadas, diría yo, mucho dolor y desesperación.

Un beso.

Paco Cuesta dijo...

Al menos yo no conozco el sistema social perfecto, quizá el que tenemos sea el menos malo.
Un abrazo

virgi dijo...

No sé yo si hay casos que por mucha voluntad nunca llegan a curar. A la realidad me remito.
Muak muak muak

Edurne dijo...

Todo es un puro crujido, Pedro, una pura fractura...

Te leo, sigo todo lo que vas publicando, y con El Hereje he recordado lo que disfruté de su lectura años ha...

Ando inmersa en marejadas un tanto revueltas, que por otra parte es lo que nos toca cuando estamos en esta edad de medianía, la cincuentena y algo más o algo menos... (A todo esto, felicidades para tu medio siglo, que creo recordar es, ha sido o va a ser en esta época de estío), y por eso estoy hiper activa en unos sitios, donde tengo que estar ahora, y completamente ralentizada en otros.

Feliz verano!
Besos.
;)

Anónimo dijo...

Los huesos rotos, como muchas cosas en esta vida, solo necesitan de tiempo para ser curados, esperemos que no curen en falso.

Un placer leerte.

Un abrazo.

Rita.

Luis Antonio dijo...

Me parece que ya nos quedan pocos huesos y órganos sanos. Un día, sí, y otro también, algunos desaprensivos nos provocan rechinar de dientes, crujidos físicos y emocionales y cabreos generalizados.

A lo mejor tu texto no iba por ahí, pero es la lectura que yo hago...¿Por qué será?

Saludos, Pedro

Ele Bergón dijo...

Cuando el hueso se rompe, no queda otra solución que arreglarlo y curarlo. Podíamos no haber llegado a esto, pero al ser ya inevitable, solo queda buscar la mejor salida.

Un abrazo

Luz