domingo, 30 de junio de 2013

Con el corazón en las manos



Justo en estos momentos hay que llevar el corazón en las manos. Más que nunca. Es imposible que puedan comerse el de todos nosotros por mucha que sea su hambre. No importa que la especie se haya dado al canibalismo, yo sé lo que quiero hacer con mi corazón. Todo menos llevarlo negro de amargura o encerrarlo bajo el acero.

17 comentarios:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Dices bien, Pedro, nada de amarguras ni ocultamientos. Que se amarguen los causantes de este despropósito en el que nos hacen vivir

Myriam dijo...

Estos son los corazones que se salvan a si mismos y al prójimo.

Besos, Caminante. Cerca de la montaña de tu foto, se respira el aire puro y renovador.

Abejita de la Vega dijo...

No, no, no nos comerán.
No, no, no nos amargarán.

Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Tú no podrías tener el corazón negro. Eres pura luz.
Y no lograrán quemarnos por dentro... eso no.

Besos, Pedro.

São dijo...

Dizes bem, amigo mio, dizes mesmo muito bem.

Não podemos endurecer nem amargurar o coração. Muito menos permitir que nos obriguem a fazê-lo!

Bem hajas!

pancho dijo...

La emboscada acecha en cualquier revuelta del camino. Habrá que usar la astucia para que se queden con más hambre: huir por los tejados o enfrentarse a ellos.

Anabel Rodríguez dijo...

Negro no, pero a veces se oscurece. Un poquito... de todas formas será mejor seguir tu consejo. Besos

elisa lichazul dijo...

el corazón lleva muchas llagas y cicatrices aunque intentemos llevarlo en luz y enamorado siempre, somos humanos y aunque no lo busquemos, el corazón igual se ensombrece
imposible llevar un corazón solo en un punto, pues hasta él mismo es oscilación continua junto con nosotros mismos

besitos y echar pa'lante no más con lo que somos y con lo que tenemos

Isabel dijo...

Hay que llevarlo visible, con la cabeza erguida y la suerte de frente. Besos Isabel.

Isabel dijo...

Hay que llevarlo visible, con la cabeza erguida y la suerte de frente. Besos Isabel.

XuanRata dijo...

Anchura de miras, lejanías al alcance del camino.

Un abrazo.

María dijo...

Como sigan así nos van a comer hasta el aire que respiramos para quedarnos sin oxígeno.

Un beso, Pedro.

Campurriana Campu dijo...

Intentar hacer lo que a uno le gusta y ya se verá. Mal empezamos si en el punto de partida ya no nos sentimos bien...

Pamisola dijo...

Pero el corazón de tanto llevarlo en las manos corre el riesgo de endurecerse como una piedra.

Abrazos.

Isabel Huete dijo...

El mío se les atragantaría, sin duda. :)

virgi dijo...

Eso es lo primero. Saber lo que se quiere.
Besos

Aldabra dijo...

me llevo mi corazóna las manos, porque coincido plenamente contigo.

biquiños,