lunes, 22 de abril de 2013

Castilla y León (I). Villalar

Mañana 23 de abril, la Comunidad autónoma española de Castilla y León celebra su festividad en conmemoración y homenaje de los comuneros ajusticiados por orden del emperador Carlos V tras ser derrotados en la batalla de Villalar, que tuvo lugar el 23 de abril de 1521 en las proximades de este pueblo vallisoletano.La decapitación de los principales cabecillas de la revuelta de las comunidades se produjo al día siguiente pero no supuso el final definitivo de la revolución, que aún duró varios meses más y no se zanjó hasta el Perdón que el emperador decretó en 1522.

La revolución dejó una profunda huella en las generaciones siguientes y no se puede explicar la historia de mediados del siglo XVI español sin sus efectos. Por una parte, una capa de silencio y temor cayó sobre las principales localidades y familias sumadas al movimiento, entre las que se encontraban algunas de las más significadas tanto en la nobleza como en la fuerte burguesía urbana castellana -este espeso ambiente es palpable incluso en el Lazarillo de Tormes, esa novelita en la que se crea la narración moderna y que trascurre por tierras comuneras y uno de cuyos posibles autores, Diego Hurtado de Mendoza -amigo íntimo de una de las más profundas reformadoras del espíritu religioso católico oficial de aquellos tiempos, Santa Teresa de Jesús, cuyo legado fue luego amansado por siglos de ortodoxia-, es hermano de María de Pacheco, mujer de uno de los cabecillas comuneros, Juan de Padilla, y rebelde ella misma al ponerse al frente del movimiento en Toledo tras la muerte de su esposo.

Por otra, el emperador hubo de recapacitar sobre su forma de actuar en Castilla. La revuelta de los comuneros se extendió gravemente y amenazó seriamente su reinado, cargada de reivindicaciones razonables en un contexto histórico en el que se ponía en juego la forma en la que se construiría el futuro de la modernidad y, como todo, muy compleja. Aunque hay opiniones contradictorias, no se puede negar que en las reivindicaciones comuneras se encuentran ya principios constitucionalistas propios de una reforma estructural del sistema de gobierno que lo avanzan hacia una carta otorgada al estilo de las que se darán muchos años después. Es algo lógico: el nivel intelectual de Castilla desde mediados del siglo XV hasta mediados del siglo XVI es algo que aún debemos revalorizar. Sea comos sea, el emperador cambió radicalmente su forma de enfrentar el gobierno de Castilla, corrigiendo gran parte de las circunstancias que sublevaron a los comuneros y aceptando un puñado de sus reivindicaciones.

Castilla y León, entidad que cuenta con la suficiente historia detrás como para no necesitar justificación alguna, ha sido siempre una región cuestionada dentro y fuera de sus límites. Casi más dentro que fuera. Es parte de la forma de ser de esta tierra, tan dada a la división y bandería, que se hizo en la frontera y en la frontera se deshizo. Quizá por eso sea lógico que celebremos más una derrota que una victoria: nos da excusa para seguir practicando el victimismo, deporte nacional del territorio.

17 comentarios:

Esther E dijo...

Gran entrada y muy bien explicado...
Clarito y ameno.

A disfrutar de un dia de fiesta.

Pamisola dijo...

La historia nos persigue.
Buen día de Castilla-León, desde la distancia.

Caroline Godtbil dijo...

Bom conhecer um pouco da história de seu país onde já estive e pelo qual me encantei.
Aqui se comemora o descobrimento do Brasil a 22 de abril de 1500.
O dia 21 de abril é feriado nacional. Trata-se de uma homenagem que o Brasil presta ao sacrifício de Joaquim José da Silva Xavier, que foi enforcado e esquartejado, a 21 de abril de 1792, devido a seu envolvimento com a Inconfidência Mineira - um dos primeiros movimentos organizados pelos habitantes do território brasileiro, para conseguir a independência do país em relação a Portugal.
Um pouco da nossa história como curiosidade pra vc.
Beijos.

elisa lichazul dijo...

pues de este lado del mapa las conmemoraciones de cada país y sus regiones se ven como algo formal
pero no son algo relevante
los noticieros y sus editoriales tienen otros intereses

en todo caso tu reseña es muy completa y pone de manifiesto con base histórica el motivo de esta conmemoración

besitos

Marijose dijo...




Pedro, el victimismo es uno de los males de España, no solo de Castilla.
El día de Cataluña es el 11 de septiembre,que tampoco se celebra una victoria precisamente.
De cualquier forma los comuneros pusieron al rey un poco"nervioso".
Aunque los jefes lo pagaron caro. Sin duda fueron unos valientes.No?
Feliz día de fiesta.

María dijo...

Hoy, festivo en nuestra comunidad.

Interesante entrada, Pedro.

Que pases un feliz día del libro.

Un beso.

Pedro Carcedo dijo...

Ya te decía el otro día que cuando quiero saber algo no tengo más que acudir a tu blog. Hoy, a mis años, me entero, puntualmente, de lo que recuerda la festividad de nuestra Comunidad.
Gracias y un abrazo

Spaghetti dijo...

Se ve tu espíritu comunero al nombrar a Carlos I de España de la casa de los Austrias como "emperador Carlos V -que lo era de Alemania"...aunque los comuneros (señores acomodados)reivindicaban la corona para la reina madre, Juana.

Spaghetti dijo...

Tampoco es de extrañar que se celebre una derrota. Porque el ejército español, desde entonces, nunca ha obtenido una victoria. Si exceptuamos las veces que se ha ganado a si mismo en guerras civiles y luchas intestinas...y claro, la victoria del presidente Aznar por la recuperación del islote "Peregil" en 2002

Paco Cuesta dijo...

Oportunísimo. Seguimos celebrando la falta de victorias, empleando léxico actual "es lo que hay"

Merche Pallarés dijo...

Muy interesante pero prefiero la celebración catalana del libro y la rosa y dejar las batallas para otros tiempos. Me ha gustado la información sobre el posible escritor del Lazarillo. Besotes anti-bélicos, M.

Abejita de la Vega dijo...

Carlos I era un adolescente extranjero que no hablaba español. Y , recién llegado aquí, convoca Cortes para pedir dinero...Provoca la normal irritación. Los Comuneros no eran revolucionarios sino burgueses que defendían sus intereses. Pero la fiesta de Villalar fue, en la transición, una fiesta reivindicativa. Creo que ahora queda muy poco de aquello.

Celebramos una derrota. ¿Por qué no? Las derrotas pueden devenir en victorias.

"Si los pinares ardieron, aún nos queda el encinar"

Feliz día de Castilla y León, de San Jorge y del libro. Esto último lo primero.

Omar enletrasarte dijo...

quien recuerda su origen, sabe donde va
.
Un saludo a vuestra tierra
.
un abrazo para vos

virgi dijo...

Lo que sé es que mi paseo por tierras de Castilla y León fue extraordinaria. Y volveré...¡ah, el Duero, y Zamora y San Juan de Baños y los olivos y las nubes y La Olmeda...!
Besos
(me olvidé de tu texto, sorry)
Besos

elisa lichazul dijo...

feliz día del libro y del derecho de autor

besitos

Myriam dijo...

Me ha gustado mucho tu lección de historia, Pedro. Ignoraba mucho de lo que aquí nos explicas con tanta claridad. Veo que inicias una serie, me alegro por ello.

Besos

dafd dijo...

Qué llevaría a una mujer como María a perseverar, más allá de toda esperanza, en la revuelta.
Sandoval es una buena casa. Que se dé bien.