viernes, 29 de marzo de 2013

Llueve


Llueve estos días como si no hubiera de volver a hacerlo. Como si hiciera falta -condena, expiación o gracia- lavar algo muy profundo. Un secreto que el limo guarda hacia la primavera.

18 comentarios:

Lichazul dijo...

que rico!!!, así resucitan con la mirada más cristalina y ojalá con la consigna: todo para todos
:D

besitos y date una vuelta por el blog, no seas tacaño con tus visitas

María dijo...

Llueve mucho, demasiado, tal vez para limpiar lo que está sucio.

Un beso.

Manolo dijo...

Tiene que llover, tiene que llover, tiene que llover a cántaros...

http://youtu.be/3F1Ppnj4LdQ

Un abrazo

Isabel Huete dijo...

Ojalá fuese así y llegara una riada que los arrastrara a todos hasta el mar y allí se perdieran en su inmensidad. No sé si así quedaríamos limpios pero mucho barro ya se iría con ellos. No necesito decirte a quiénes me refiero... :)

São dijo...

Ay, querido amigo mio, que hasta la naturaleza es contra nosostros...

Felices Pasquas, Pedro.

Myriam dijo...

Y bien que necesitamos de esa lluvia profundamente regeneradora, transmutadora,limpiadora...

Merche Pallarés dijo...

Ja,ja,ja, me apunto al comentario de ISABEL HUETE... Besotes lluviosos, M.

Anónimo dijo...

Llueve tanto que el agua del río se desbordara dejándonos toda la porquería en las orillas. ¡Es inevitable cuando hay tanta! Por estas márgenes tendremos que caminar hasta que decidamos limpiarlas, sin espera que la porquería se limpie por si misma o por la acción del agua.

Teresa

virgi dijo...

Pues que llueva para bien de los que lo necesitan.
A los otros,la lluvia ni les importa.
Besos

Abejita de la Vega dijo...

El Arlanzón está que se sale, allá va camino del Arlanza y del Pisuerga.

pancho dijo...

Pararse estos días a ver cómo los ríos, más caudalosos que de costumbre, se apresuran rumbo a la desembocadura es como reflexionar sobre la propia vida, que como decía con acierto el poeta: "Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar..."

Spaghetti dijo...

La Primavera sera verde y perfumada.
La lluvia no se inventó para la ciudad, sino para los campos y las flores. La lluvia no limpia los despachos ni los sobres, solo ensucia más la ciudad. La respuesta está en la decisión de dónde vivir.

Paco Cuesta dijo...

No construimos suficientes pantanos para que el lavado pudiera hacerse con mesura.
Un abrazo

José Luis Ríos Gabás dijo...

Mi memoria meteorológica suele ser mala, como la de muchos. Probablemente lo de este año no es nada anormal.

Un abrazo

Pamisola dijo...

La naturaleza siempre tan oportuna quiere colaborar, "nuestro Pisuerga" se lo está tomando en serio, y lo mismo nos arrasa la ciudad, pero como siempre ahogará a los que no tienen barca.

Besos.

Aldabra dijo...

y sigue lloviendo.

biquiños,

dafd dijo...

Lavar bien, porque cada vez hay más suciedad. No solo, a lo que se ve, a escala local (nacional). Afortunadamente, la prensa internacional está haciendo su trabajo.

Ele Bergón dijo...

Parece como si aquella canción de los años 70 "tiene que llover, tiene que llover" la hubiera escuchado la lluvia en este mes de marzo. Tiene que llover para lavar todo lo nauseabundo.¡Ojalá sea así! que el agua no caiga en vano.

Un abrazo
Luz