sábado, 9 de febrero de 2013

La noche más oscura (Zero dark thirty)


La noche más oscura (Zero dark thirty) aborda la década de investigaciones que concluyeron con la muerte de Osama Bin Laden el 2 de mayo de 2011 y que había comenzado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 cometidos por la organización Al Qaeda. El guion de Mark Boal opta por centrar todo el interés narrativo en la evolución del personaje protagonista -y, de paso, regala un personaje de alta tensión a la actriz Jessica Chastain, que lo encarna excelentemente-, Maya, una agente de la CIA. Bin Laden queda como el fantasma que pareció ser: alguien a quien no vemos ni siquiera el día de su muerte, puesto que es Maya quien se nos muestra. Desde su llegada al terreno y toma de contacto con los métodos iniciales de investigación hasta que consigue el objetivo tras chocar con la burocracia pasa por varios estados de ánimo que le llevan a convertir la captura de Bin Laden en algo personal puesto que, finalmente, no solo trata de cumplir su labor como miembro de la CIA sino el final de una obsesión personal, como revela la última escena en la que su vida parece haberse quedado sin meta.

Kathryn Bigelow ha dirigido una película que voluntariamente se instala en la corriente de la no ficción, es decir, un tipo de arte que busca la proximidad del documento. No es algo nuevo. Desde el llamado Nuevo periodismo se ha ensayado esta frontera tanto de un lado como de otro de la línea. En los últimos años, la llamada literatura de no ficción ha cobrado un auge inusitado gracias a varias obras maestras del género (sin lugar a dudas, en español, La fiesta del chivo de Vargas Llosa, pero también varias obras de Javier Cercas como Soldados de Salamina o Anatomía de un instante) y ahora parece que le ha llegado el turno al cine. Esta modalidad no es tan nueva como parece pero sí llama la atención su crecimiento en los últimos tiempos, quizá porque se parte de la idea de que todos estamos ya tan saturados de información que somos capaces de extraer nuestras propias conclusiones, quizá también porque exista la idea de que el autor deba esconderse como opinante para convertirse tan solo en un experto que muestra lo que pasó para no interferir en la opinión del receptor. Un nuevo retorno al objetivismo realista.

Es interesante analizar cómo se resuelve en cada caso la contradicción que esconde la naturaleza del género de la no ficción y cómo oscila la balanza entre lo ficcional y lo documental en cada obra y si la idea del autor parte de uno o de otro lado.

En el guion de La noche más oscura se busca dar continuidad a todas las investigaciones que condujeron a la muerte de Bin Laden en la mirada de la agente Maya, desde su inexperiencia inicial hasta la obsesión final. Siguiéndola, se documentan las torturas que se usaron durante los primeros años y los medios tecnológicos y de investigación deductiva que predominaron al final, además de la exposición detalada de la forma en la que se llevó a cabo la misión con la que todo terminaba. Uno de los problemas de la pretendida objetividad documental es que la película puede entenderse bien como una defensa de las torturas iniciales bien como una crítica: ¿fueron o no necesarias para conducir al desenlace? Otro es que ignora todo lo anterior al 11 de septiembre de 2011, desde los contactos de Bin Laden con los EE.UU. o la protección que deparó la Casa Blanca a los talibanes en su guerra con la Unión Soviética, hasta el caldo de cultivo que supone mantener la situación social de Afganistán o las tensiones en el mundo árabe. Para una película que se pretende documental, dejar fuera del análisis una buena parte de lo que sostiene todo el conflicto, es una carencia notable.

La noche más oscura es una excelente película rodada con todos los medios necesarios que contribuyen a dar la impresión de estar en los lugares en lo que todo ocurrió y que documenta técnicamente muy bien la caza de Bin Laden por la inteligencia norteamericana. Consigue mantener el interés sobre unos hechos gracias, precisamente, a enfocarlo todo desde el personaje de la protagonista y un guion excelente y bien estructurado. Mantiene el ritmo en su largo metraje, aunque hubiera ganado si fuera algo más corta. Sin embargo, a mí me dejó la sensación de que jugaba demasiado con los trucos de guion: no tanto en lo que mostraba y que más ha llamado la atención del público y de la crítica -las torturas- sino en lo que no mostraba -las razones del conflicto-. Reduce así su interés documental: no es más que el retrato de un método de investigación y de acción de la inteligencia norteamericana a lo largo de diez años para conseguir cazar a su enemigo número uno del momento. Un derroche tecnico que, sin embargo, no contribuye a explicarnos la historia, como si para comprenderla nos bastara con mostrarnos la metodología de trabajo de los agentes de la CIA.

10 comentarios:

Lichazul dijo...

buena reseña Pedro, de seguro llegará por acá como película de acción en los cines de mall





la no ficción... que cosas (me sonrío)
una vez escuche decir que todo era ficción , incluyendo los libros de historia

buen fin de semana

José Núñez de Cela dijo...

la tengo pendiente. Tu excelente reseña lo hace más perentorio.

Spaghetti dijo...

Lo siento maestro, no me gusta el arte como entretenimiento, Ya tengo mis hobbies para eso. Pero gracias por el excelente comentario y por tu tiempo.
bssoss

Anónimo dijo...

Este tipo de cine me gusta poco, es la realidad contada desde un punto de vista muy poco real. Se introducen las torturas para hacernos creer que la historia es objetiva y que nos cuentan toda la verdad….
No, definitivamente, no me gustó esta película y más habiendo en cartel algunas otras opciones buenísimas, como, por ejemplo, Amor de Michael Haneke.

Paco Cuesta dijo...

Un buen profesor en clase de Literatura y Cine, me enseñó que salvo en contadísimas ocasiones el cine es a fin de cuentas un objeto de negocio. Al leer en la reseña "una película que se pretende documental", vuelvo a la imagen de la productora como S.A.
Tienes mucha razón. estamos saturados, y somos capaces de formar nuestra propia opinión.
Gracias

Ele Bergón dijo...

En principio no me atraía para nada esta película, pero después de leer tu reseña, me lo pensaré.

Un abrazo
Luz

Joselu dijo...

La noche más oscura es un filme documental pero también forma parte del género de aventuras, y eso tiene unos códigos claros de elementos que debe contener y los que no deben estar presentes. Sostienes que le falta desarrollar el pasado del conflicto (la guerra de Afganistán, los talibanes y el apoyo que recibieron de la administración americana en la guerra contra la URSS…) y explicar más el contexto en que tienen lugar los hechos… Pero, Pedro, ¿qué filme hubiera salido de esto si se hubiera convertido en un documental puro y duro, con información que por muy bien intencionada no dejaría de ser sesgada, porque también habría que hablar de Israel, la política en relación a Pakistán, la política de Bush y la Tormenta del desierto… Demasiado para una película cuyo principal código no es establecer la verdad sino reconstruirla de modo atractivo en forma de género de acción y aventuras, mezclado con el cine documental. Tal vez lo que propones es una serie que indague seriamente el los hechos, abordando los antecedentes y los contextos… pero eso no es una película que debe utilizar trucos para mantener la suspensión y no son los menores de ellos, la elipsis y la simplificación de los hechos para crear una película mínimamente digerible. Aun así, es un película, como bien dices, excelente, pero que no deja de expresar una perspectiva norteamericana. ¿Te imaginas la misma película realizada por el mundo musulmán si es que tuvieran industria para realizarla? ¿Nos habrían contado lo mismo? En todo caso, nosotros nos sentimos afectivamente más cercanos a la visión de Bigelow que a la de una productora de Qatar que la realizara. ¿O no?

m.p.moreno dijo...

Muy buena crítica para cuando tenga la oportunidad de verla.
Un abrazo:)

Abejita de la Vega dijo...

"Machiavelli is here"






























Aldabra dijo...

pues todavía no la vimos.

biquiños,