lunes, 11 de febrero de 2013

Fruta podrida


La condición de la fruta que se pudre es humus fértil. Si la tierra logra depurar los contaminantes, claro.

18 comentarios:

Pamisola dijo...

Por seguir con el tono Cine-Oscar

Esto es buscar "El lado bueno de las cosas"


Abrazos.

impersonem dijo...

Pues habemus humus pa' dar y tomar en estos momentos en los que nos hemos dado cuenta, tarde ya, que su almacenaje ha sido muy descuidado... Y la Tierra ya no admite más contaminantes, su mecanismo de defensa natural está bajo mínimos.

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

¡Estoy harta de tanta podredumbre moral! Respaldo la opinión de IMPERSONEM. Besotes lozanos, M.

Abejita de la Vega dijo...

Si desaparecen, algo bueno se sacará. Todo lo que no mata fortalece.

Paco Cuesta dijo...

En momentos difíciles se desecha la parte podrida utilizando la no contaminada.

Kety dijo...

No os preocupéis, la naturaleza es sabia.
Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Lograremos, lograremos depurar los contaminantes. Es cuestión de insistir.

Un abrazo

Luz

José María Souza Costa dijo...

Hola.

Mucho interesante la sua postage. Para la Tierra, puede ser muy buena. Más, para la moral, la prodredumbre, es muy triste.
Un abrazo, desde Brazil

dafd dijo...

Una crisis, sin duda, además de un mal, también es una oportunidad para cambiar las cosas. Lo que pasa es que parece que siempre cambian a peor.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,

Es frecuente en estos días, aunque siempre lo ha sido, escuchar a la cavernícola derecha, referirse a España como tierra de pícaros, como si fuese esa buena razón para explicar lo que nos ocurre en la ética-social y por ende en lo económico.

Ser pícaros quizás fuese símil de fruta más pobre, de la fruta picada, fea por fuera e incluso con herida profunda, que sin embargo, una vez retirada con navaja, permitía comer la sabrosa pulpa, e invitaba a seguir probando.

Y al ver su entrada, pensé en la teoría de la fruta podrida.

Esa teoría explica que si nos venden fruta que en apariencia es buena, pero al abrirla está podrida, no solo nos sentimos engañados, sino que además tendremos un rechazo a abrir y a comer el resto de la compra.

En estos días, según se abre el cesto del Estado español (PPeras, REYnetas, Ccocoo, Mango, PaPaya, Mangarina, DamAsco, FreSoenes e Icacos enfresarios, Plata-nos y Melones como guinda), se descubre que todos son gusanos, que aquello que la transición democrática nos vendió como de calidad suprema, aunque encerada y brillante fuera, al verla por dentro nos genera vómito.

Y toda la fruta política y referentes económicos, nos generan rechazo e imaginamos todo igual de corrupto y pútrido.

Necesitaremos no solo compostarla y eliminar los tóxicos, necesitaremos tiempo, mucho tiempo para superar el trauma y volver a morder sin miedo aquello que nos ofrezcan.

Suyo, Z+-----

impersonem dijo...

El comentario del Señor de la Vega es brillante, me uno a él.

María dijo...

Habría que sanear la fruta que esté podrida para que no se ponga mala la que está bien, ya es hora de hacer limpieza en el mundo de la política.

Un beso.

Anónimo dijo...

Si hay algo peor que la sensación de abrir una fruta fresca y lozana por fuera y comprobar que esta podrida, es que por dentro parezca también sana y le hinques el diente. Ese sabor a podrido queda un tu boca, te recuerda que no todo es como aparenta, que nos dejamos engañar por la envoltura, que seguramente escogimos la fruta perfecta por su color, su forma y textura, y nos traiciono nuestra forma de mirar.
Una impresión terrible darte cuenta que no te puedes fiar de tus sentidos, te engañaste, el olor a podrido que no percibiste te deja sin poder seguir confiando en tu forma de elegir. Se te quitan las ganas de probar otra fruta durante un largo periodo de tiempo.

XuanRata dijo...

Ya se echaba de menos una entrada optimista como esta, Pedro.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

No sé podría haber expresado mejor que como lo hace Pamisola. Exactamente es buscar "lo positivo".

Claro que vista así la fruta podrida, no dan ganas de salvar nada, más bien lo que dan ganas es de tirar todo directamente a la basura y partir de cero.

biquiños.

pancho dijo...

No somos nadie, somos nada: Ya lo dejo dicho Góngora para siempre:
no sólo en plata o viola troncada/
se vuelva, mas tú y ello juntamente/
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

Lichazul dijo...

cuando la fruta se pudre y está dentro de un cajón cerrado, pudre al resto
pero si la fruta se pudre en tierra es abono y humus fértil para fortalecer la vida

besitos ;)

Lola dijo...

Es lo que tiene...