jueves, 31 de enero de 2013

No basta con los buenos propósitos y noticias de nuestras lecturas


El inicio de Mala hierba, la continuación de La Busca, deja claro que no basta con tener buen fondo, acumular experiencias o sentir la inclinación hacia el cambio de vida. Manuel nos aparece como en la primera entrega: sin la voluntad ni energía suficiente para cambiar. En la primera conversación con Roberto, al que reencuentra y se convierte en su protector, queda claro que Manuel no sabe cómo mejorar su vida y que confía en quienes se encuentra para ello. En definitiva, es una persona sin voluntad, clave temática de esta obra y una de las reflexiones filosóficas más importantes de aquellos tiempos. En un monólogo interior, breve, pero significativo, Manuel reflexiona sobre esto mismo ante la insistencia de Roberto: "Es como si me dijesen que tuviera un palmo más de estatura". Esta conciencia de su propio problema no le lleva a poner las bases para salir de él sino a constatar su propia impotencia y coger rabia a su protector por no facilitarle directamente el trabajo que busca.

La fortuna y una especie de simpatía que despierta en aquellos con los que se va topando, le deparan que ahora su situación mejore. Gracias a la intervención de Roberto se instala en un peldaño más alto de la sociedad y puede escapar del mundo de los golfos al que parecía destinado: ya no está en los márgenes de la sociedad. Pero Baroja ha sabido despertar inquietud en el lector, que ya aprecia a este muchacho como si debiera protegerlo él mismo: corre el riesgo, en cualquier momento, de caer de nuevo en su anterior vida puesto que no es él quien domina sus pasos y se deja llevar por unos y otros.

El que haya ascendido un peldaño en la escala social y que las calles que frecuenta ahora no sean las mismas de la primera novela, no significa que Manuel que se libre de incurrir en delitos. Lo que sucede es que ahora son de guante blanco. La sociedad madrileña que frecuenta ahora sigue evidenciando los mismos males que los barrios obreros y marginales anteriores: suciedad, fealdad y falsedad, sobre todo. Manuel va de uno en otro amo, desempeñando trabajos o participando en estafas. En todo ello se acomoda y aprende pronto, pero nada le impulsa a tomar decididamente uno u otro camino en su vida, el suyo propio.


Noticias de nuestras lecturas

Merche Pallarés vuelve al blog para contarnos su visita a la casona de los Baroja, en Vera del Bidasoa.

Gelu selecciona los pasajes que más le han interesado de La Busca y, a la vez, da cuenta de la música que se cita en la novela.

Pancho recorre -con excelentes ilustraciones-  la vida de Manuel desde la muerte de su madre hasta que es recogido por el Sr. Custodio, quizá la etapa más brutal de su vida. Pasa después a comentar la vida de Manuel en casa del trapero, con clave narratológica incluida.

Luz del Olmo recrea su Madrid y busca en él el retratado por Baroja en La Busca. Una excelente entrada. Antes había publicado otra imprescindible: cómo Ramón Gómez de la Serna retrata a Baroja y nos facilita la entrada a su obra.

Paco Cuesta vuelve con fuerza: amplía la mirada a la trilogía, desde la mala transición hacia el mundo urbano... Después, presta atención al retrato de la vida bohemia con la que comienza Mala hierba.

Mª Ángeles Merino nos cuenta cómo la aparición de la hija del trapero conmociona y cambia la vida de Manuel, que no sabe reconocerse lo que le pasa y tomar cartas en ello, por mucho que el lector lo tenga claro...


12 comentarios:

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

De guante blanco y cubas-libres, porque esa cubana-baronesa-coronela es todo un personaje y Manuel trabajando de hijo, hasta cómico...

Besos

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Tengo propósito de hacer esta semana una entrada –última- de 'La Busca' y la primera de 'Mala hierba'.
En la primera parte de la trilogía de ‘La lucha por la vida’ me llamó mucho la atención el personaje Roberto.
Me gusta volver a encontrarlo en este segundo libro.
Las ayudas que recibe Manuel siempre se quedan cortas. Sus protectores están en el escalón un poco más elevado del suyo, y así no hay manera. Se entienden las quejas en sus reflexiones.
Veremos lo que ocurre en el transcurso de la lectura.

Abrazos.

São dijo...

Infelizmente, não posso acompanhar : não possuo os livros.

Deixo-te um forte abraço. amigo mio.

Merche Pallarés dijo...

Veo que Don Pío era un visionario si, como dices, Manuel se convierte en ladrón de guante blanco... Besotes incorruptos, M.

Paco Cuesta dijo...

Queda la certeza de que a Manuel le falta la base inicial,criarse en el arroyo sin apostar por salir no es la mejor de las formaciones.
Un abrazo

enletrasarte (omar) dijo...

me llevas al trote, no puedo leer tanto uuufff
pero ya estaré a la altura o necesario para un comentario
.
mi abrazo de siempre

Abejita de la Vega dijo...

Ladrones de guante blanco, qué actual suena eso hoy. Desde ayer, actualísimo, pena de país.

A ver si sienta la cabeza Manuel, culo de mal asiento. Y, como dices,a ver si se reconoce a sí mismo. Y se toma una buena ración de voluntad.

Esta segunda novela es más pausada, menos hormigueante, más clásica, a juzgar por lo que llevo leído.

Como dicen las compas comentaristas, Manuel con Justa es Baroja con las mujeres, no las entiende. Alguna mala experiencia debió tener, que hay cada una por ahí.

Gracias por tu comentario y pasa buen fin de semana.

Besos



Lichazul dijo...

buen fin de semana PEDRO
abrazos

pancho dijo...

Manuel se queda indefenso en el mundo, huérfano del todo al morir su madre. Tiene suerte al toparse con el señor Custodio, en su casa se siente valorado y útil, sobre todo cuando confían en él y le dejan solo al cuidado de la casa y hacienda, que no era poca para un trapero. Al abandonar la protección del trapero que ponía pucheros en los mástiles en lugar de banderas (bien sabía qué le convenía) por culpa de la hija que le lleva a mal traer, se vuelve a quedar huérfano.
Se defiende bien de los mordiscos de la intemperie cuando decide ir en busca de Roberto. No se adapta a dormir al raso, ni tampoco al sobresalto continuo del mundo de la delincuencia. Algo hay en su interior que le ayuda a tomar la decisión correcta que le salva cuando todo le señala como carne de presidio.

Manuel es aún muy joven y tiene todo por hacer, pero cuenta con el tiempo intacto. Veremos en qué lo emplea.

Luis Antonio dijo...

Cuántos y gratos recuerdos me trae la lectura de la trilogía "La lucha por la vida"...

m.p.moreno dijo...

Como un muérdago voy disfrutando de vuestras lecturas y recordando lo que un día leí, pero que tenía en el olvido, de todas formas me espera la trilogía encima de la mesa.
Un abrazo a todos que seguís esta aventura de leer.