viernes, 26 de octubre de 2012

Malos tiempos para la lírica


El 25 por ciento de la población española está en el paro, más del 50 por ciento de los jóvenes no encuentran trabajo, los comedores sociales están desbordados, las redes familiares no soportan más, la emigración por motivos económicos ha crecido por encima de todas las previsiones, los que tienen trabajo se ven sometidos a un aumento de la jornada laboral sin retribución económica y a unas condiciones en las que pierden derechos adquiridos, sube el porcentaje de suicidios por la desesperación que implica la ruina económica o los desahucios al no poder pagar la hipoteca, la enseñanza y la sanidad se ven afectadas por los recortes presupuestarios, resurgen soluciones radicales a las que acogerse por el temor a perderlo todo y que sirven para aumentar la inestabilidad, los políticos torean de salón para salvar los muebles mientras llega el tiempo del rescate.

Malos tiempos estos para la lírica. Malos, como siempre han sido porque la riqueza es prosaica. Como es prosaica la actitud de quien desprecia la solidaridad y la preocupación por los otros. Como es prosaica la opción de aquel que piensa que no es problema suyo lo que ocurre a su alrededor y construye endebles muros de adobe con la ilusión de que resistan la tormenta.

Una amiga me pide que busque una noticia positiva en los periódicos de hoy y la hallo precisamente en esto: son los mejores tiempos para la lírica estos tiempos que son tan malos. Ojalá regresen los poetas a cantar el amor que abre las grandes alamedas, a jurar a la sombra de una encina porque en cada esquina haya un amigo, una mirada cómplice, la mano que estrechar, el brazo del que pasear cara al viento. Dame la mano y paseemos. Yo solo sé caminar entre la gente.

De aquí se sale solo pero qué tristeza de soledad salvada si no tenemos a quien abrazar después de llegar al otro lado.

19 comentarios:

Manolo dijo...

El afecto de la familia y de los amigos es lo que nos va salvando. Qué no nos falte.
Un abrazo, Pedro.

Edurne dijo...

Estoy rabiosa, indignada, preocupada, acongojada...
Y cada vez que te leo, con esta lírica social tan tuya, Pedro, me hag como más pequeñita, me asusto de todo lo que nos ronda y que se va manifestando de a pocos pero brutalmente.

Sí, son malos tiempos para la Lírica!

Un beso!
;)

hincando el callo dijo...

Tu crees que llegaremos a esto?

El lugar de la foto, está muy cerca de la Facultad de Humanidades.

Lichazul dijo...

en tiempos turbulentos hay que acurrucarse entre los afectos que nos quedan, no dejarse abandonar
la unión hace la fuerza

besos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

El dinero, ¡qué necesario, cuando se siente y se ve la ruina, comprobando impotentes y con dolor que la lírica sola no alimenta!

Abrazos.

P.D.: Estupenda canción y tremenda la foto de Vivanco.

São dijo...

Se não for a afectividade a dar-nos força nestes tempos de angústia, nada nos salvará!

Mas Rajoy ainda fala nas dificuldades de Espanha no Conselho Europeu, mas Passos Coelho limita-se a seguir caninamente Merkel e em vez de defender Portugal vai para lá das exigências da troika!!

Querido Pedro, fuerte abrazo.

virgi dijo...

Recursos elementales como la ternura tienen su efecto...pero ¿hasta cuándo?
Un abrazo

Anónimo dijo...

Los poetas siempre están ahí, hay que saber escucharlos y tú tienes mucho de poeta.


Rita.

Bertha dijo...

Es una sensación de vacío. Pero :nosotros somos los únicos por muchos palos que nos pongan entre las ruedas que tenemos que empujar este carro.Que cada vez lo llenan con más injusticias.

Nunca mejor dicho que la riqueza es prosaica.Y que podemos esperar de estos prosaicos...

Un abrazo.

Isabel dijo...

Tender una mano al prójimo siempre es necesario, por los demás, pero sobre todo por uno mísmo. Besos Isabel.

Marina dijo...

Si del hambre y la penuria sale la mejor lírica...tendremos en estos tiempos a nuestros mejores poetas.
Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Tiempos malos para todo.

Lichazul dijo...

pues te dejo no solo uno sino todos los abrazos que me nacen

besitos

mj dijo...

Seamos derviches pues de estos tiempos revueltos.Por nosotros que no quede nunca...
Saludos

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
Una lira y la quema de Roma, inspirando los más íntimos versos de un déspota césar o un sin techo desahuciado en el incendio; palabras exaltadas con ritmo breve y vivaz, capaces de conmover cualquier espíritu sensible.
Léase por quema de Roma un fuego al gusto y súmese talento a los personajes y dramatismo al hecho; la magia de la música, la musical palabra, receptor y momento.
La lírica nunca gozó de malos tiempos, jamás se conoció felicidad global para relegarla y dedicarse a mejor cosa, ni fatalidad tan completa que la matase o nos matase a todas.
Suyo, Z+-----

Montserrat Sala dijo...

En épocas de vacas flacas suelen florecer los nuevos talentos.

Tendremos que confiar que la historia se repita una vez más.
Un abrazo, profesor.

Aldabra dijo...

¿y qué me dices del encarecimiento de los costes judiciales?

es para llorar sin parar.

biquiños,

Anónimo dijo...

Pues yo estoy empezando a pensar k mejor solo k mal acompañao!

dafd dijo...

Oigo, a menudo, que de esta situación se saldrá. Pero no es así. De esta situación no saldremos. Pues el final del túnel no se parecerá a lo que había a su entrada.
Esto es como esas películas de extremadas escenas finales. Crees que todavía el protagonista tiene alguna posibilidad, pero no, no la tenía.