lunes, 16 de julio de 2012

Nos perseguirán y llamarán culpables


Nos perseguirán y llamarán culpables: querrán aislarnos, arrancarnos de nuestra vida, querrán matarnos. Que caminemos por las calles con sensación de ahogo y culpa, que vivamos tristes y resignados. Nos dirán que ha sido nuestra la responsabilidad de todo lo que ha sucedido y tomarán medidas para que no podamos replicarlos, nos cortarán los afectos y la voz y recortarán todo lo que habíamos conseguido. Llegaremos a dudar de todo y de todos e incluso de nosotros mismos. Habrá un momento en el que no sepamos quiénes somos ni quiénes son los nuestros. Entonces deberemos recurrir a lo que nos salva para ser más nosotros y nos encontraremos: no te diré que soy inocente porque lo sabrás nada más verme de la misma manera que yo sabré que no me negarás el abrazo y los besos. Ni tu piel. Querrán reducirnos a la mera condición de perseguidos sin decirnos la verdadera causa de nuestra culpa porque la causa son ellos mismos, que piensan que ya no nos necesitan más que como peones. Pero no saben que aun queda un tren -quizá tan solo uno- en donde encontrarse y ampararse en un beso largo. Te voy a besar como nunca te han besado porque el próximo beso será de verdad y no tendrá tiempo ni urgencia de relojes. Te voy a besar de labios y mis manos recorrerán tu espalda pero primero te habré mirado hacia dentro de ti para hallarte. Y en ese momento sabré que quizá consigan vencernos pero no nos habrán derrotado porque la lucha estará ya iniciada desde el sabor de tu boca y de tu piel y de tu cuello. No conseguiré vencer porque el inocente nunca gana, pero qué más da ya si he bajado en la estación correcta tras el probar el sabor de tus labios. Y subirán otros a otros trenes para besarse. Quizá, entonces, seamos los suficientes para saber que aun hay esperanza.

25 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Hola profesor:
Ultimamente estas de un romantico-poético-cinematográgfico, muy subido. Has hallado una nueva forma de expresión que no te habia conocido antes, y me gusta.
Recibe un abrazo, amigo mio.

Jan Puerta dijo...

Sin el beso la culpabilidad seria demasiado asfixiante.
Solo por pensar uno termina siendo objeto de juicio, de condena y de sentencia.
Al menos, queda el beso que si es correspondido nunca se vuelve rancio.
Un abrazo

Lola dijo...

La esperanza es nuestra y el sabor de los besos la mantendrà fresca y dulce a diario... buenas noches Pedri. Un beso mantenido....

Lichazul dijo...

Que nos apunten y nos persigan
con la miopía de sus afectos
no pueden con el fuego que por dentro nos arde
somos la constante y la vehemencia
la revolución y la consciencia
plenos viviendo a todo pulmón.
En los besos pulsaremos por siempre
y en ellos la esperanza no morirá.


BESOS

JOSÉ IGNACIO RESTREPO dijo...

El poema tiene el rostro que le demos, nos confiesa su majestad por ocultos designios, cuando brota estrepitosamente, sin hacer justo el fondo ni la forma...Majestades que rondan nuestra alma, que elevamos en cíclicos conjuros, hasta el relieve de la pálida palabra...que entonces brilla, cual diáspora benigna...Muchas gracias por el envío, muy buen pulso, amigo...

Marina dijo...

Si tú lo dices yo me creo que de verdad hay esperanza...pero sólo porque tú lo dices.

Un beso

Bertha dijo...

Por supuesto la esperanza es lo último que se pierde pero no hay que bajar la guardia nunca.

Un beso por los menos suaviza las tensiones.

Un abrazo Pedro.

mj dijo...

Besarte, aunque sea lo último que quede por hacer, antes de que nos quiten hasta la luz del día y el aire que respiramos...

Merche Pallarés dijo...

Mientras los polis y los militares nos besen, habrá esperanza. Besotes rebeldes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Somos el cordero de la fábula, el que enturbió el agua al lobo.

Besos

Myriam dijo...

Tienes mucha razón: bajarse en la estación correcta... y de ahí
echarse a la mar y perderse en una isla

José Núñez de Cela dijo...

Nos empujarán hasta ensuciar nuestros trajes en los trigales, pero nos levantaremos de nuevo, nos tenemos que levantar.

Asun dijo...

Por mucho que nos lo digan, bien sabemos que la responsabilidad no ha sido nuestra.
Aunque nos persigan y nos acosen subiremos a ese tren que dices sin perder la esperanza.

Un beso

Edurne dijo...

Yo también beso, a diestro y siniestro...
Necesito sentirme viva, y ahuyentar los miedos con mis besos, saber que mis labios y otros labios se besan y mantienen intacta la esperanza.

Juntos, podremos.
Todos.
Besémonos!

Ando leyendo tus entradas, magníficas entradas, romántica-poética-cinematográficas, como apuntaba Montserrat, deleitándome casi sin tiempo y sin poder comentarlas.
Tu gusto es exquisito, te aplaudo.

Y gracias por suavizar nuestras amarguras con estos besos...

Más besos!
;)

virgi dijo...

Y que la esperanza sea lo cotidiano, no vengan los héroes a insuflárnosla.
Besos

PiliMªPILAR dijo...

'Bienaventurados los que padecen persecución por causas justas, que de ellos será otro reino, y no éste'.
Nos amputarán manos, pies, bocas y estructuras: Jamás pondrán freno a la esperanza. Ni al juicio de valor, ni al código de ética.
Convertirán en lodo la tierra que nos sustenta. Mas no sucumbirá a su capricho el polvo celeste.
Jamás sabrán de la existencia de un tren en que todos nos cobijamos dándonos los mejores besos largos. Ni conseguirán detener tiempos los que no saben de relojes sin urgencia.
También daré besos hasta la saciedad.

El Gaucho Santillán dijo...

"..los inocentes no vencen..."


Estoy de acuerdo. Paa ser un "winner", se necesita ser un malnacido, generalmente.



Yo me conformo con dispararle a alguno antes de que me arruinen la vida.


Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querrán hacerlo, pero este sentimiento profundamente rebelde del antirromántico al que asistimos en un poema íntimo en prosa nos va a salvar a muchos del espanto.

Redimirse y encontrar el sentido de la vida y del universo en la mirada hacia dentro a la persona amada es algo reservado a poetas y místicos. Ciertamente la mística lejos de estar reñida con el amor, sea el humano, viene a estar alimentada por este.

"Te voy a besar de labios y mis manos recorrerán tu espalda pero primero te habré mirado hacia dentro de ti para hallarte". ¿Se puede decir algo ante la comprensión? Se me ocurre ponerme algo esotérica: "según es abajo es arriba", de la mano de Hermes Trismegisto.

Y desde la vivificadora película de Hitchcock, con la mujer más turbadora del cine, según Maurice Mességué, la inquietante Eva Marie Saint, vuelo hasta un poema de "El collar de la paloma" de Ibn Hazm:

"Te amo con un amor inalterable,
mientras tantos amores humanos no son más que espejismos.
Te consagro un amor puro y sin mácula:
en mis entrañas está visiblemente grabado y escrito tu cariño.
Si en mi espíritu hubiese otra cosa que tú,
la arrancaría y desgarraría con mis propias manos.
No quiero de ti otra cosa que amor;
fuera de él no te pido nada.
Si lo consigo, la Tierra entera y la Humanidad
serán para mí como motas de polvo y los habitantes del país, insectos."

Entre los escombros surgen las rosas, gracias a ti y a tu empeño por frenar septiembre, querido Pedro, estamos haciéndonos cada vez más fuertes.

Gracias. Un gran abrazo, poeta.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Subidos al tren,
los encuentros amigos,
nos darán fuerza.

Abrazos.

LA ZARZAMORA dijo...

Estos besos reivindicativos tienen el resabio de la rebeldía, el gusto de la esperanza y las ganas de seguir luchando.

Poco importa la condena si esos labios deseados reconocen nuestra boca y nuestra inocencia.

Besos, Pedro.

María dijo...

Nosotros no somos culpables de sus errores y en cambio nos hacen pagar por ellos, nosotros somos quiénes levantamos al pueblo pagando religiosamente los impuestos y cumpliendo con nuestro deber, y ellos, los del Gobierno, son los que hunden el país, apoyando a los que roban, a los ricos, a los poderosos, sin imponerles ningún impuesto especial, y en cambio, es más fácil dar hachazos a los de abajo, no es justo que se aprovechen de la clase trabajadora, de los jóvenes, de los enfermos, de los jubilados, de los parados...

Si quieren pueden hacer otros recortes: fuera autonomías, senado, pensiones vitalicias, que cobren solo un sueldo como los demás y que sea más equitativo al de los ciudadanos, fuera tanto coche blindado, dietas, y fuera la mitad de los políticos que sobran.

Debemos estar unidos... unidos por mantener nuestra educación y sanidad que sigan siendo PÚBLICAS, y que no nos quiten de un plumazo los derechos construidos en tantos años. NO DEBEMOS CONSENTIRLO. TODOS UNIDOS Y PROTESTANDO POR LO QUE ES JUSTO: NUESTROS DERECHOS.

Gracias por dejarme desahogar en tu blog, lo necesitaba en estos momentos, me he quedado tan agusto.

Como también, con tu permiso, lo haré en versos...

Besos que pintan su espalda
que saborean sus labios
que delinean su cuerpo.

Besos que beben su boca
tejiendo sonrisas
saciando el amor.

Un beso.

Neogéminis dijo...

No sé si el inocente nunca gana...yo no pierdo aún la fe, más sabiendo cómo son las estratagemas que usan los que nos manipulan nuestros miedos e inseguridades. Se valen de nuestro desencanto.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

siempre hay esperanza... tiene que haberla.

biquiños.

p.d.: son unos textos muy hermosos sin dobles lecturas, y con ellas... rebosan dignidad, y energía y espíritu combativo.

dafd dijo...

Que el destino que nos impongan dependa de una casualidad no parece extraño, hasta ese extremo estamos llegando de irracionalidad en la secuencia de hechos que vivimos. Un tipo en Australia se levanta y nota un poco fría la zapatilla, y eso provoca un vendaval en la bolsa de medio mundo. Nos dirán que habrá que culpar al australiano de la zapatilla. Es todo tan sinsentido que no hay por dónde empezar.

Paco Cuesta dijo...

Quizá en el beso resida nuestra única esperanza