viernes, 1 de junio de 2012

Volveré a escribir cartas


Volveré a escribir cartas. Las escribiré como antes, con pasión de pluma estilográfica y tiempo, como si la vida no fuera más que una cuartilla y en ella alentara la realidad de las cosas. Para qué las prisas si al final hemos corrido en círculos. Escribiré por la noche, para que nada me distraiga y en ellas te hablaré de todas las cosas que ya no puedes ver pero suceden. Elegiré cada palabra como si puliera una piedra preciosa. Volveré a narrar la vida porque merece ser contada en cada angustia y cada alegría. Haré sobres que sean aviones o barcos de papel para que el viaje hasta tus manos tenga la alegría de un descubrimiento. Volveré a escribir cartas para que te lleguen, una a una, las noticias que no debes ignorar: los nietos bien, la primavera ha sido revuelta, las cosas del mundo igual que siempre porque tú sabes que nunca nos dejarán en paz, hoy ha hecho calor y el verano se anuncia tormentoso.

34 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

Entrañable iniciativa Pedro, que feliz estará la persona a la cual le hagas llegar tus misivas llenas de vida , pasión, y rutinas.
qué buen hacer hay en tomarse el tiempo de abrirse a un otro que nos leerá y hará cercana la distancia

un abrazo

Myriam dijo...

Las recibirá, como el mio las que yo le envíe -coincidencias, que en esas andaba- justo hoy se cumple 1 año y de mi tío André, 10 este mismo mes...

Myriam dijo...

Bueno, hoy aquí ya es 2 de Junio...

Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Que bonita decisión el mensaje para tu padre. Estoy segura que las estará esperando, como las almas el perdón. haras muy bien en expliacarle todas las cosas que van sucediendo per este país de pandereta. Pero por favor, no dramatices demasiado, para no se disguste. Busca bien las palabras, que tú ya sabes mucho de esto, y si te queda un pequeño espacio, le das recuerdos de esta amiga tuya catalana, que es tan pesada,pero que te comprende cuando hablas de amor tan grande que te profesa.

Sin más se despide hasta la próxima
MONTSERAT SALA.

María dijo...

¿Dónde estarán aquellas cartas de papel? ¿se habrán quedado olvidadas en el tiempo?

Tu entrada me ha hecho retroceder en el tiempo y sentir nostalgia, cuando tan ilusionaba abría el buzón esperando encontrarme aquellas cartas, me encantaba escribir y recibir cartas... la tecnología está destruyendo el papel, me ha encantado tu entrada en la que me has hecho retroceder en el tiempo donde en el folio se dejaba la esencia manuscrita de la tinta escrita por el propio puño.

Un beso.

Pamisola dijo...

¡Volver a escribir cartas!, que sabia y bonita decisión.
Me gusta escribir cartas cómo las de antes, precisamente hoy escribí una.

Saludos.

Chencho dijo...

Con la carta sabes a quien escribes.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

¡Qué maravilla! ¿Nos dejará leer alguna?
Son mis lecturas preferidas.
Cómo lamento la desaparición de algunas cartas que debía haber cuidado más. También estaban escritas con pluma, y sus palabras conservaban las voces. ¡Qué contenidos tan importantes en esas pequeñas noticias, esperadas y valiosas!

Abrazos.

Jan Puerta dijo...

Sin estos pequeños matices que unos llamaban correspondencia y otros misivas, la literatura aun estaría en fase embrionaria.
No dudo ni un momento lo que le gustara que recobres esa vieja y sana costumbre de hacer viajar plácidamente las letras que uno dedica al destinatario elegido.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Volver a escribir cartas... ¡Qué maravilla! Es lo que deberíamos hacer: volver a las raices en todos los sentidos. Besotes de correspondencia, M.

Abejita de la Vega dijo...

Escribir cartas en barquitos de papel que viajan en correo urgente hacia nuestro corazón. Ahí están hasta que alguien, tal vez, nos las envíe a nosotros. Y así...
Buena idea, oigo el ruido de tu pluma sobre el papel.

Un abrazo muy grande.

Joselu dijo...

He escrito tiempo atrás docenas, tal vez centenares de cartas, pero ya me resulta anacrónico, tal como la fotografía analógica (que he intentado retomar). Y lo siento porque disfruté muchísimo (y sufrí) con aquel tipo de comunicación epistolar que me encantaba frecuentar.

Hay cosas que mueren, igual que las canciones que cantaban las mujeres en el río cuando iban a lavar. Y son irrecuperables si no es como texto poético eficaz como éste, escrito, paradójicamente, en un medio digital.

Escribir una carta es tan alucinante que ya uno no deja de asombrarse de que alguien recurra a ello. Tal vea haya un tiempo no sé si muy lejano o no en que hacer el amor físicamente se convertirá en lo mismo que escribir una carta hoy: en un hermoso empeño poético pero absolutamente extraño.

dafd dijo...

Esas cartas dobladas en barquitos atraviesan la laguna llevando su carga de pensamientos. Somos puertos de palabras antes y después.

pancho dijo...

El abandono de la escritura sobre papel y a mano ya es definitivo. Su sustituto es un bulto que como un tumor hace de prolongación de la mano. El papel ya sólo sirve para hacer pajaritas como gesto de rebeldía. Ni siquiera son capaces de volar para llevar cartas como las palomas mensajeras.

Marina dijo...

Yo escribo cartas, pero en mi memoria, nunca ven el papel, seguramente porque solo tengo tinta invisible.
Besos en el aire.

Isabel dijo...

Pedro, hoy me has emocionado. Tu padre debía estar muy orgulloso de tí, seguro. Muchoa besos para ti. Isabel.

Isabel Huete dijo...

Le llegarán seguro, Pedro, porque habrá mucho amor en ellas. Y es que el amor no entiende de espacio ni de tiempo.

Asun dijo...

Hubo un tiempo, cuando estaba en el extranjero y no existían tantos avances tecnológicos, en que recibía muchas cartas. Era para mí una gran alegría abrir el buzón y ver que en alguno de los sobres estaba escrito mi nombre.
Ahora ya, casi lo único que encuentro en el buzón es lo que a nadie hace ilusión recibir.

Besos

virgi dijo...

Las cartas le llegarán, bien en barcos de papel, en avión o por mail. Y aunque no lo hicieras, le llegarían igual, porque la línea con él está siempre abierta, querido Pedro.
Me has emocionado.

Edurne dijo...

Epístolas!
Ni sé las que habré escrito en mi vida!
Escribir y recibir, qué sensación tan gratificante, tan especial...

Ahora es todo tan rápido, como nosotros que no nos alcanza el tiempo, y la tecnología viene a salvarnos, sí, pero ala vez a volvernos más como de "plástico"...

Recibira us cartas con inmensa alegría, seguro, porque aunque allá donde esté no llegue el servicio de Correos, sí llegará la carta que tú le mandarás!

Un abrazo!
;)

antonio aguilera dijo...

Qué pena no poder informarle que el Mundo es mucho más Solidario; que ya apenas hay gente que pasa hambre, que no existe la tortura; que el Hombre ha conseguido ser consciente de lo que verdaderamente es y se dirige a pasos agigantados hacia su prójimo para besarle a cada instante. No te olvido Pedro. Aquí seguimos luchando contra unos nuevos Gigantes, muchos de ellos no tienen ni cuerpo.

Neogeminis dijo...

¡Pero qué MARAVILLOSO texto!...me ha emocionado hasta las lágrimas. Se siente que ha sido escrito desde el corazón...

Un abrazo.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Esos son barcos que siempre atracan en puerto seguro, una vez botados al mar...

Txema dijo...

¡Escribamos todos, inundemos el mundo de cartas! Seguro que esos aviones o barcos de papel llegan a un destinatario, aunque sea anónimo para muchos.

un abrazo

Delgado dijo...

Amigo Pedro ya somos dos los que hemos vuelto a escribir cartas, estas son recibidas, ahora solo falta que nos contesten.

Un abrazo.

Campurriana dijo...

Pedro, ¡qué entrañable!. Claro que llegarán...quizá llegaron en un pasado en el que todavía andaban por estos lares...Ahora, creo, están tan cerca como antes. O más...

mojadopapel dijo...

Me gusta le descripción cotidiana y emotiva que haces, es puro sentimiento y esto siempre llega a su destino por lejos que se encuentre....aunque no sean en formato papel y con sello.

mojadopapel dijo...

Ah!...y que no falten.

Estrella dijo...

Qué emotivo lo que dices, Pedro, y que implacable es el Tiempo. Es un rodillo que todo lo arrastra y se lo lleva hasta hacerlo desaparecer. Aquellas cartas de papel, siempre una promesa de descubrimiento, de esperanza de algo bueno, ya nadie las escribe hoy. Es buena tu idea. Seguramente serán tus nietos quienes las lean, ellos serán ese bisabuelo al que iban dirigidas, ahí se cerrará, seguramente, un pequeño, grandioso, círculo mágico; de amor y de sabiduría.

Un abrazo, Pedro.

MIMOSA dijo...

Es hermoso leerte cuando sacas de esta forma a pasear el corazón, hoy, de alguna manera rozas el mío.
Aún sigo escribiendo cartas,pero hay unas tan importantes que espero no se pierdan en el olvido,si no hubiese sido por ellas, no tendría recuerdos tangibles de las conversaciones con mi hermana, de su amor incondicional y de los consejos que sabiamente me ayudaron a crecer.
Un beso, Pedro

Paco Cuesta dijo...

No te olvides del comienzo: ESPERO QUE AL RECIBO DE LA PRESENTE TE ENCUENTRES BIEN, YO BIEN G.a D.
Un abrazo

Lola dijo...

Las madres serán felices al recibirlas.... Besos

Aldabra dijo...

volverás y las escribirás porque lo haces bien, porque te hacen bien... y porque no sé cómo, ni de qué modo pero sé que llegarán.

hermosa foto.

biquiños,