viernes, 8 de junio de 2012

Luz y agua


Iba yo a mis cosas y me reclamó una pequeña fuente. El misterio se encuentra en esas cosas sencillas que parecemos comprender: luz, agua, movimiento. Si no comprendemos la luz sobre el agua es porque hubo un momento en el que tomamos la decisión de equivocar el camino.

31 comentarios:

Myriam dijo...

quien fuera sirerna para nadar en esas aguas...

Myriam dijo...

Besos,

Esther Williams

Manolo dijo...

La luz y el agua: la vida...

Myriam dijo...

La foto es bellísima

Rebecca dijo...

hola Pedro,
una reflexión muy interesante!

Un abrazo bien fuerte^^

lichazul dijo...

y como nos duele cuando ello ocurre, cuando tarde nos damos cuenta de que en ese reflejo estaba la respuesta

precioso es quien repara en la pequeña fuente y en las cosas sencillas, precioso y sabio es su propio manantial que le guía

besos

significativa foto, el agua , la luz, el reflejo, todo te hace cercano

feliz fin de semana Pedro

Asun dijo...

Porque has dicho que era una fuente, que si no yo habría pensado que eran aguas marinas. Y es que a veces en las cosas más sencillas podemos encontrar la grandeza.

Feliz fin de semana, Pedro.
Sigue disfrutando de esas pequeñas cosas.

Un beso.

MIMOSA dijo...

¿Sabes, Pedro? Pienso que no hay caminos equivocados, fueron los necesarios para aprender aquello que teníamos que aprender pues de otra forma igual no lo hubiéramos aprendido. Siempre fue nuestra elección y en su momento nos pareció la mejor o...hay tantos porqués como caminos e historias.
Lo importante es tener la capacidad de admirar a detenernos para apreciar cada cosa sencilla.

Besos y un placentero fin de semana, Pedro.

São dijo...

A foto é muito bonita e , sim, são as ditas coisas simples que mais misteriosas são.

Querido amigo, fica bem.

María dijo...

Es curioso y coincidente, vengo de otro blog y también hablaba de la luz y del agua.

Son fuente de vida.

Un beso.

Pamisola dijo...

Y "equivocar el camino
es llegar a la nieve"...

Lo dice Lorca, en UN PEQUEÑO POEMA INFINITO.

Saludos.

Isabel Huete dijo...

Y bajo un agua transparente y limpia se percibe un fondo sinuoso y abrupto... Da que pensar.

Montserrat Sala dijo...

Suscribo las palabras, de Isabel Huete, y añado, que este fondo sinuoso y abrupto, no se nos muestra, a simple vista, ni todos lo pueden ver
De todas maneras, los manantiales, se escapan de esta apreciación. Saludos calurosos, profesor

pluvisca dijo...

Hermosa foto

No se si vemos la luz sobre el agua, si la comprendemos o si estamos tan confusos que confundimos la luz con la oscuridad...

Abejita de la Vega dijo...

Tu amiga la fuente.

Isabel dijo...

Si no comprendemos la luz sobre el agua, es porque fuimos a por lo complicado, oscuro, enmarañado y dificil lado de las cosas. Besitos de fin de semana. Isabel.

Bertha dijo...

Nunca mejor dicho, que en las pequeñas cosas se descubren cosas preciosas si nos paramos a contemplarlas con detenimiento.

Un abrazo Pedro.

Merche Pallarés dijo...

Curiosa, curiosa foto... Besotes pasados por agua, M.

Joselu dijo...

Siento esto cuando salgo de caminata, cada vez con más frecuencia, y veo las flores, las nubes, los árboles… El caminante tiene oportunidad de pararse y remansarse en la luz y el movimiento del agua.

Edurne dijo...

La foto es una maravilla. Sugiere infinidad de cosas.
Y esas cosas mínimas, las pequeñitas de apariencia... efectivamente, son inmensas en lo que nos reportan.
Lástima que a veces estemos tan ciegos!
Habrá que prestar más tención al camino...

Un abrazo!
;)

(Me has traído a Baroja de nuevo a la mente, y andaba yo una temporada dando vueltas a la idea de volver a leer algo de él... ya tengo la disculpa! Ya tengo "La busca" localizado en su estantería... Gracias!)

virgi dijo...

Afortunadamente, casi siempre hay alguien que no ayuda a recuperar la senda correcta.
Besos, Pedro

elena clásica dijo...

En la esperanza de que bajo las aguas turbulentas en las que un día nos sumimos, algún día vislumbremos la luz del exterior. Quizás haya sido fortificante nuestro viaje a los Infiernos.
Besazos.

Ana María dijo...

si tomamos la decisión de equivocar el camino siempre habrá más fuentes con las que saciar nuestra sed
un abrazo

mojadopapel dijo...

Parece un tronco de árbol sumergido acariciado por el agua ondulante y la luz.Preciosa foto.

LA ZARZAMORA dijo...

Pero por suerte, todos conducen a Roma...
Besos, Pedro.

Aldabra dijo...

¡con que claridad meridiana puede verse la vida cuando se aprecian las cosas sencillas!

biquiños,

XuanRata dijo...

Qué alto vuela esta foto, nubes bajas sobre el océano cristalino, y tal vez el sonido de un viejo cuatrimotor que nos transporta a un continente nuevo.

Ele Bergón dijo...

Estoy contigo, cuando más disfruto es cuando voy descubriendo las cosas pequeñas que siempre estuvieron y están ahí. ¡Ojalá no equivoquemos el camino! O al menos que volvamos a su senda de nuevo.

Besos

Luz

Lola dijo...

Abramos la mente y dejemos salir a la imaginación para que se moje en esa fuente....

dafd dijo...

Tiene gracia porque, efectivamente, cuando vi la foto la tomé por un paisaje montañoso surcado por nubes (las manchas blancas que son, en realidad, los reflejos sobre el agua). Por tanto hube de equivocar el camino desde el primer instante. ¿Me quise complicar? Las cosas son, a menudo, mucho más sencillas de lo que parecen (esa navaja de Ockham). Y algunos nos extraviamos en la apariencia, y no vemos el fondo.

Paco Cuesta dijo...

Ninguna compañía mejor para la lectura que la de una fuente solitaria