jueves, 21 de junio de 2012

La medida de la pasión


Toda pasión se mide en el preciso momento de rodear la cintura de una mujer con los brazos y hundir el rostro en su cabello para buscar el sabor del cuello. Impulso, temblor y cielo.

28 comentarios:

Myriam dijo...

y un buen mordisco :-)

Juan Navarro Fernández-Pacheco dijo...

Y el olvido de uno mismo.

Montserrat Sala dijo...

Conozco una frase que se perece un poco a tu enunciado:
"la medida del amor, es amar sin medida"
Pero creo que tu solo hablas de pasión. I no estoy segura de que sean la misma cosa.
Un beso.

lichazul dijo...

felices los que se comparten ese instante
sin duda habrá de ser así

besos

Bertha dijo...

Y... te domina la razón :la "pasión".

Que dure, que dure, jejeje.

Un abrazo Pedro.

pancho dijo...

Emocionante duelo de mordiscos y azucenas. Flirteo con las sombras, la vida que mira de cerca la muerte en una cintura donde no se pone el sol.

Merche Pallarés dijo...

¡Podías haber sacado la foto de una mujer de carne y hueso, no ese maniquí! En fin... Y, sí, la pasión es lo más excitante del amor. Besotes temblorosos, M.

Anónimo dijo...

La pasión empieza, Pedro, en el preciso instante que deseas rodear a la persona con tus brazos...

São dijo...

Mas espero, meu querido Pedro, que te não estejas apaixonado por um "manequim"...mereces muito mais, rrss

Abraço enorme, com votos de excelente final de semana.

Natàlia Tàrraco dijo...

Rodear su torso, el temblor, los cielos.

BLOGOSFERIA dijo...

Aláá...cómo está el patioo...ja,ja,ja...Pues sí...buena definición de pasionómetro...Saludos!

Pamisola dijo...

¡Menos mal!, esta entrada es como soltar el nudo del estómago que se nos hizo con la entrada anterior.

Saludos.

Aldabra dijo...

¡cuanta sensualidad y ternura se esconden en estas dos líneas!

biquiños,

lichazul dijo...

FELIZ FIN DE SEMANA!!!
rodear con los brazos el cuerpo del deseo es entrar en el juego en donde ambos jugadores ignorar el resultado verdadero...

besitos

Jan Puerta dijo...

Esto me huele a primavera...
Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Punto de vista masculino...

El Gaucho Santillán dijo...

Claramente, el momento "previo".


Ese momento es mejor que el hecho, y el recuerdo.


Un abrazo.

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

si usted lo dice, profesor..
saludos

virgi dijo...

Inspiración, eh? Me has hecho sonreír de ternura.
Otra vez besos

Delgado dijo...

Y embriagarse de las fragantes hebras ensortijadas hasta caer en el descontrol.

Neogéminis dijo...

Muy buen comienzo!...
=)

Isabel Barceló Chico dijo...

Un instante muy seductor. Besos.

María dijo...

Siempre suelo agrandar las fotografías para verlas más amplias y mejor, veo que se trata de un maniquí.

La pasión es acto en el que dan ganas de hacer lo que uno menos piensa porque sólo actúa el impulso envuelto en las sensaciones revolucionadas y aceleradas.

Un beso.

Paco Cuesta dijo...

En función de las circunstancias contenida o incontrolada

Isabel dijo...

Me hace gracia comprobar que cuando hablas de la intimidad con una mujer, siempre nombras el cabello y el cuello. Besos Isabel.

Gelu dijo...

Buenas tardes, profesor:

Creo que alguien ha localizado la tienda de la fotografía y los dueños han tenido que hacer pedidos urgentes del modelo del escaparate, que ya están confeccionando en serie.
Opino como Abejita.
Momento mágico y que se complementa -desde ‘el punto de vista femenino’- con unos brazos alrededor del cuello. Y según los casos, para que no diga Montserrat Sala, manteniendo la cabeza en su sitio, y así se convierta en algo importante y duradero.

Saludos.

P.D.: La mano izquierda –tan real- del maniquí parece llevar incorporada una perla.

LA ZARZAMORA dijo...

Y luego, que corra la sangre que bulle por las venas...

Un beso, Pedro.

Ele Bergón dijo...

Tierno, erótico y azul

Besos

Luz