jueves, 10 de mayo de 2012

Una nota sobre el feminismo en Lope y noticias de nuestras lecturas.



Una de las bases que contibuyó al éxito de la fórmula teatral que fabricó Lope de Vega a finales del siglo XVI -ya sabemos que con influencias de la comedia del arte italiana y varios dramaturgos surgidos a partir de ella en España, especialmente en Valencia, Sevilla y Madrid- consiste en presentarnos un tipo de mujer sobre la escena. Ayuda que, por herencia de la fórmula italiana de partida, los papeles femeninos puedan ser representados por actrices y no por jóvenes actores imberbes. En pocos lugares como en el teatro, los españoles -los espectadores-, tanto hombres como mujeres, pueden asistir a un encuentro amoroso entre galanes y damas. Si bien hay mucho de ritualización y coreografía, el que los personajes femeninos puedan hablar libremene de sus sentimientos y pasiones bien con criadas, amigas o amantes, debió resultar un atractivo para ir al teatro. La sociedad del momento no lo permitía: esta expresión de sentimientos estaba encorsetada por las normas sociales, sobre todo en las clases que detentaban el poder. No es tanto que no se diera el sentimiento, como que no se pudiera expresar. Por fuerza, las comedias de Lope debieron ejercer un impacto en la educación sentimental de los jóvenes de aquel siglo: de ahí una parte del celo moralizador con el que se condenaba la asistencia a los locales teatrales.

Esto no quiere decir, en absoluto, que Lope fuera feminista. Es frecuente oírlo o leerlo en las declaraciones de directores de escena o actores actuales. Aunque todo montaje exige la actualización de la obra al presente de la función -lo contrario es arqueología y esto solo nos interesa a unos pocos raros-, no deberíamos hacer decir a Lope lo que Lope no dijo. Y, si lo hacemos, debemos dejar claro que esa es nuestra lectura de la obra, no la del autor. Esta opción es válida, pero contiene el peligro de que hagamos de Lope un postmoderno. Lope no era feminista: era un dramaturgo inteligente que detectó una de las carencias de la sociedad española del momento y supo explotarla en el teatro. Mujeres que hablaban libremente de sus sentimientos, que se atrevían directamente con los hombres o incluso que se vestían como ellos: resultarían muy atractivas -físicamente y como reto- a los espectadores masculinos aunque pudieran en alta voz censurar su comportamiento; pero también a las mujeres, que vivían a través de ellas lo que no podían vivir en el día a día. Pero luego casaba a sus protagonistas y reconvertía toda la libertad en orden establecido. Sin embargo, es innegable que sembró, queriéndolo o no, una semilla que potenciaba la necesidad de poder hablar de los sentimientos más íntimos y defender la propia opción de elegir a quien se quería amar, aunque no coincidiera con la imposición de los padres o tutores...

Noticias de La viuda valenciana

Mª Ángeles Merino sigue ejerciendo su papel de confidente de la protagonista. Sabio acompañamiento y consejos, sin duda alguna...

Myriam analiza el inicio de la obra, con la clave de la puesta en antecedentes al espectador y el juego indudablemente seductor de la viuda valenciana del título.

Pancho redacta una soberbia entrada introductoria: no puedo más que remitiros a ella como herramienta básica para conocer la obra.

20 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

en tiempos en donde la mujer aún estaba bajo llave sin duda poder establecer aunque sea a través del teatro un espacio de liberación era absolutamente vital y que bueno que así haya sucedido, así como también existieron autores que crearon obras con relevancia socio-política-laboral
gusto es saberte Pedro y hacer arquelogía literaria es un modo de entender raíces y valorar los cambios

besos para ti

São dijo...

Resulta interessante que não seja feminista , mas +elo menos deu liberdade ás personagens para exprimrem os seus sentimentos...o que já não é pouco.


Bons sonhos, amigo mio.

Marina dijo...

Hola pequeñajo. Béjar tiene una gran tradición en el feminismo bien entendido...o mal, según se mire. Desde tiempos remotos, remotísimos, su fábricas han estado llenas de mujeres trabajadoras que sacaban adelante los mejores paños...tengo que mirar desde cuando y te lo cuento...o mejor, cuando tú vengas lo investigas (Un aliciente más para tu agosto).

Besitos desde los Portales de Pizarro.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,

¿Es mala definición
querer Lope feminista
Cervantes quincemayista
libertario a Calderón?

¡Si en mil estrofas sin pausa
sus personajes honestos
recitaron manifiestos
defendiendo cada causa!

Es cierto que no existían
"feminismo" ni "machismo"
negarlo sea cinismo
pues en contexto escribían.

Pero el clásico describe
la verdad y esencia pura,
así desnuda a la viuda
como sagaz detective,

y muestra tal cual lo observa,
lo desigual de su tiempo,
no solo por pasatiempo
pues el drama se preserva.

¿Y el feminismo qué quiere?
sino aclarar el enredo
de sumisión y de miedo
que infravalora mujeres.

¿Recurso comercial dice?
dar voz íntima en alcoba
a quien no tiene de boba
y sí una vida infelice.

Pues bendito el beneficio
que Lope quiso explotar
y nos permite escuchar
su tiempo sin desperdicio.

¿Qué Vega fuese un machote?
no quiera yo discutirlo
pues volaba como un mirlo
pringoso cual chapapote,

su fama no se la limpia
ni una viuda con bigote
ni soneto y estrambote
ni ser estatua en Olimpia.

¿Pero a quíen le importa él
ni lo que pensase en vida?
lo que en sus textos no anida
quedese con el tonel;
que yo el vino y la comida.


Suyo, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

Qué lujo comentar despues de nuestro SEÑOR DE LA VEGA. Aunque yo no le llegue ni a la suela de los zapatos...
A Lope de Vega, la verdad es que le tengo un poco de manía por la envidia y lo odioso que fue con mi Cervan pero reconozco que fue un gran poeta. ¿Crees que en esta versión moderna de La Viuda han alterado el texto original, modernizándolo? Besotes poéticos, M.

Ele Bergón dijo...

Querido Pedro, entre unas cosas y otras, estoy un poco agobiada y no tengo tiempo y tranquilidad para visitaros como a mi me gusta y para volver a ver esta obra que ya disfruté cuando la pusieron en TVE. Me pareció muy fresca, divertida y con un verso vibrante. Prometo volver a verla y comentarla.

Un abrazo

Luz

Myriam dijo...

Es fantástico como Lope supo explotar esa veta que dices: la carencia de la sociedad de poder hablar libremente de los sentimientos, etc. Y aún más fantástico que la Inquisición no lo quemara en la hoguera, quizás porque al final de sus obras restituía el orden social casando a sus mujeres...

Esta adaptación de la obra a nuestro tiempo me gustó mucho. Leí el texto original también y me parece que tiene un excelente trabajo de guión y la escenografía es deliciosa. La música espectacular y la interpretación de los actores, me encantó.

Besos

pancho dijo...

Lope es un autor amado por el pueblo, con alguna rara excepción todas sus obras se convertían en éxitos. Fue un privilegiado que ganó mucho dinero pero dilapidó más. Se le permitió una vida desordenada que nadie más podía ni soñar. Y fue familiar de la Inquisición y cura. Al final de sus días parece que sentó la cabeza y se dedicó a cuidar a su última esposa enferma. No me extraña que la austeridad germana y europea le sonara a cuerno quemado. Buena gana de privaciones si se podía vivir a cuerpo de rey. Las situaciones son cíclicas, se repiten con las crisis. Al final de sus obras de enredo debe triunfar el amor, como en la Viuda valenciana.

Asun dijo...

Aunque no fuera feminista lo que al final cuenta el papel tan importante que desempeñaron obras como esta en el mundo de la mujer.

Besos

Señor De la Vega dijo...

Mi querida Señora Pallarés,

Acepto su amable halago
de humilde y dulce arrebato;
¡no calzaré yo zapato
para honrarla como pago!

No quiera sustituir
a nuestro profe y maestro
pues cada cual a lo nuestro,
e igual le quiera yo oír.

Pero sirva si le baste
a mejor aclaración
de la muestra este botón
obra y texto por contraste
:

Si clica y entra en el vídeo y va al minuto 33’, se hallará en mitad del vicio de manjares y pasión, sí busca y leyese al tiempo en la obra original, verá como no se escuchan los gracejos del criado, pues la risa e ironía se encargarían de enfriar el erotismo mostrado; justo al contrario pretenden y lo ardiente buscarán, incluso versos le roban al deslenguado de Urbán, y no hay burlas, solo dos, que se reparten la trama, y así adaptado y cortado, será Viuda quien declama: ‘¡que bien bebe, quien bien ama!’.

Siendo no fácil pasar, la censura, si atrevida, fue comedia divertida, la original mucho más.
Con todo, dobles sentidos y diálogos cruzados, hacen lectura más fina, y ofrecen gustos sobrados, porque si hablamos de sexo, quédome con los criados, que en todo tienen su punto y dicen más que parece, y en ellos Lope se crece, y se ríe de blasonados.

Besos y Suyo, Z+-----

enletrasarte, Omar dijo...

considero que el arte es un buen vehículo para inferir estadios de igualdad, de última todo es fábula e imaginario
saludos

El Gaucho Santillán dijo...

No era feminista, sino un observador de la realidad.

Y un oportunista, tambien.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué bien visto, Sr. de la Vega. Lope era un maestro. También sabía que sin un buen gracioso, nada.

Neogeminis dijo...

Al menos a mí, me cuesta ponerme en la situación de aquella época. Nos suena muy raro que las mujeres no tuvieran siquiera el derecho de expresar verbalmente sus sentimientos, pero sin dudas fue así. Hemos transitado un largo camino hasta llegar a donde estamos, (que, para muchas, aún resulta ser un sitio de desigualdad y postergación)

Muy interesante el artículo.

un abrazo.

Isabel dijo...

Yo creo que Lope de Vega iba de moderno pero en el fondo era un moralista y un poco envidioso. Besos Isabel.

Abejita de la Vega dijo...

Lope sabe muy bien lo que pide el vulgo: vivir en escena lo que nunca vivirían en la realidad. Una mujer que habla de la "llama" que la está abrasando...Ohhhhhhhhh. Su criada dice que pensó si su ama tenía un fraile entre las piernas...Ohhhhhhhhh
Nada de feminismo, la viuda tendrá que bañarse vestida, todo será legal y legítimo al final.Lo paga el vulgo pero lo autoriza quien lo autoriza.

No podía ser de otra manera.
Encantada de ser la confidente de Leonarda, no sé si hacerla hablar.

Besos, Pedro, buen fin de semana.

Aldabra dijo...

no sé cómo sera la obra original pero me sorprendió que después de tanto deleite y tanto desparpajo, en un pis pás la viudita terminara casada.

biquiños,

Merche Pallarés dijo...

Gracias mi SEÑOR DE LA VEGA por su precioso soneto y por la explicación tan erudita de esta obra. He ido a su link del texto original y aparte de no ver bien las letras (ya sabe, la vejez...) no he entendido ese castellano antiguo. Siempre a sus pies, M.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señora Merche,

Las únicas versiones del texto digitalizadas de la Viuda Valenciana que he encontrado en Internet, son las de las ediciones fascímil en castellano antiguo.

Que yo sepa hay un par de ediciones impresas modernas (como mínimo), una de la editorial Aguilar 1967- 193pág. y otra, la de Teresa Ferrer editorial Castalia, 2001 - 307 páginas.
Pero no creo que sean fáciles de encontrar en bibliotecas, ni en librerías.

Si yo tuviese alguna, no dude que se la pasaría por escaner, para que disfrutase de su buena lectura y comprensión del texto.

Es curioso esta obra lopesca, porque no creo que sea muy conocida entre nosotros la plebe, y sin embargo, hay muchos trabajos, ensayos y referencias de estudiosos sobre la misma subidos a la red, que la diseccionan, la analizan y la toman como ejemplo, tanto en castellano como en otros idiomas.

Coincido con usted, que no es fácil su lectura en fascímil, sobre todo los soliloquios de los pretendientes (muy pesados), igualmente el cambio de métrica y de versificación, complica el recitar (imagino a los actores), también su hipertextualidad con referencias a los mitos clásicos, Psique, Diana, etc. enreda o la oscurece al vulgo moderno (supongo que al antiguo también).

Imagino que se dio cuenta también Lope con el tiempo y el oficio, y nada que ver a como escribirá la Dama Boba, por ejemplo, que es leer y cantar; (aunque las dos con fondo y forma femeninas (y feministas;) yo me quedo con la erótica de la Viuda y su reclamo íntimo a gozar siendo libre, frente a lo que se resalta en la Boba, que hoy supongo que desde la perspectiva de Sir Ken Robinson definiría menos platónicamente, como el elemento "The element is the point at which natural talent meets personal passion")

Por último intenté buscar la versión del Estudio 1 de 1975, donde me parece que fueron más fieles al original, para dejarle el enlace y que disfrutásemos de las gracias beodas de Urbán, pero TVE no la ha querido sumar a su archivo online, y de la colección de DVDs vendidos, tampoco nadie subió a la red una copia (y los hay frikis).

Con todo, no está mal la versión para mayor gloria de Aitana (y la Diana o luna valenciana), siempre me gustó la actriz y eso compensa a un zorro como yo.

Besos y Suyo, Z+-----

Estrella dijo...

Lope ha de casar a Leonarda por imposición social. Ha creado a un personaje que es libre, que es casi una necesidad para ella ser libre. Quizás era así como se sentía el propio Lope, pero claro, la censura del siglo XVII no le habría permitido nunca que una viuda diera rienda suelta a su búsqueda de placer sin cumplir con los requisitos. Había que pasar por caja.