martes, 8 de mayo de 2012

Guiños


Uno llega al despacho de la Facultad y se encuentra un guiño inteligente en la puerta: el mensaje de alguien que le estima y le regala una sonrisa con la que puede alegrarse el día. Al anónimo visitante que me dejó la bolsa quijotesca de patatas fritas le debo la complicidad de saber que no se arrojan de manera inútil botellas con mensajes de náufrago. Y, además, me hizo recordar todo lo que supuso la lectura colectiva que hicimos aquí tantos amigos del Quijote de Cervantes, en la que dimos noticia de tantas cosas de este tipo que forman parte de nuestra vida sin darnos cuenta. Gracias.

La foto es de Raúl Urbina, que tiene el despacho enfrente.

36 comentarios:

Alimontero dijo...

Hola Pedro, por aquí regresando querido amigo....;-)

Bello mensaje y regalo, de esos que todos debiéramos regalar, empezando por nosotros mismos....

Un gran abrazo, y los mensajes de náufragos benditos sean!

Ali

Lola dijo...

Me imagino la sonrisa impresa en tu cara para todo el dia... hay anonimos que un arte inmenso jeje. Un beso

ANABEL dijo...

A ti el día, a mí la noche. Es cuestión de alegrarse en épocas en que parece que la alegría se vende cara, ¿o no?
Besos

MariluzGH dijo...

Qué agradable recibir un gesto sencillo que nos hace sentir "parte de" algo-alguien :)

abrazos Maese Pedro

Rebecca dijo...

hola Pedro,
yo estaría contenta de recibir un gesto así todos los días. Una muestra de que piensan en tí.

un abrazo fuerte^^

Antón de Muros dijo...

Hay que disfrutar las pequeñas cosas. Gratifican y nos hacen sonreir.

Abrazo.

Antón.

mojadopapel dijo...

¡Qué bien sienta un detalle o un piropo mañanero...te alegra todo el día!

São dijo...

rrsss é, sim de se ficar com um sorriso de orelha a orelha...

Besos, querido Pedro

lichazul...elisa dijo...

ojalá algún día me salga un guiño inteligente
y te saque una sonrisa

bien por ese visitante NN que dió luz a tu día

besitos

Asun dijo...

Imagino la sonrisa que se te ha tenido que poner, porque a mí que no soy parte implicada, sólo de verlo, también se me ha dibujado una.

Así da gusto empezar el día.

¡Ya me gustaría a mí encontrarme con algún guiño de ese tipo mañana cuando llegue al trabajo!

Besos

Myriam dijo...

¡Qué sorpresa más linda!

Myriam dijo...

¡Y que recuerdos los de la lectura y el cierre!

Myriam dijo...

Besos

Bertha dijo...

jajaja,simpático este guiño y encima afortunado de que tu compañero tenga tan buena mano para la fotografía.Porque todo hay que decirlo que una imagen vale más que 1000 palabras...

Un abrazo Pedro.

Campurriana dijo...

Qué hermoso regalo.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

¡Cuántas miradas virtuales compartidas -en este tiempo- con tantos amigos!
Haremos un ‘Análisis del lenguaje publicitario’¡Que buena idea, la fotografía!
¿Estaba llena la bolsa?

Abrazos.

P.D.: Voy para el Blog de Raúl Urbina.

Montserrat Sala dijo...

has cambiado de registro, o haa comprado cámara nueva. ya he visto que la foto no es tuya, pero como últimamente nos haces estos regalos, estas imágenes, tan nítidas y brillantes, pienso eso sí que por el momento dejss aparcados los grandes y penosos temas, que nos ocupan día sí y otro también.
Descansemos pues.

Merche Pallarés dijo...

¡Simpática bolsa de patatas! Jamás las he visto por estos lares. Supongo que se venderán solo por vuestra zona. Besotes quijotescos, M.

virgi dijo...

Que los guiños sean de verdadero afecto. Disfrutálos, besos y besos

Txema dijo...

Sorpresas así merecen la pena.

saludos

Abejita de la Vega dijo...

Acertado y cariñoso detalle. No conozco esa marca de patatas fritas; yo hubiera puesto unos bizcochos Sancho Panza de Lerma.
La página web de ese fotógrafo está anclada en mis "Favoritos", una gran ayuda fue su guía.

Besos para ti, para el fotógrafo y para el de las patatas.

Hernando dijo...

Ha sido un guiño con humor. En mis tiempos de estudiante a un profesor le dejaron en la puesrta de su despacho, unos cuántos sobres de tila, pues siempre estaba malhumorado. Tú guiño ha sido mucho más simpático.

Juan Luis Garcia dijo...

Qué bien sienta una sonrisa bien de mañana!

LA ZARZAMORA dijo...

Al menos te la podían haber dejado con las patatitas... cómo son!

Besos, Pedro.

pancho dijo...

Buena gana de guiños si no hay cruce de miradas. ;)
Ya se me cruzan también los códigos.

Isabel Huete dijo...

Jopé, qué suerte! A mí ultimamente parece que los guiños me los hace un tuerto... Pero me sigo riendo.

Aldabra dijo...

pues sí que ha sido todo un detallazo, imagino la ilusión que te ha hecho.

biquiños,

Pedro Carcedo dijo...

Fui yo el que pinchó la bolsa de patatas a la puerta de tu despacho. A pesar de mi edad me encantan las travesuras....

enletrasarte, Omar dijo...

'Profe', usted es una persona muy querible
(me supongo que eran 0% grasas saturadas)
un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Muy agradable sorpresa y una marca de fritas muy cervantina, habrá que probarlas por si se me pega algo del genio. Besito.

El Gaucho Santillán dijo...

Buen gesto.


Siempre quise regalarle algo a un "filòlogo"!!


Un abrazo.

Para PC dijo...

Pinchaste el paquete con una chincheta? Eso quiere decir que has estropeado la puerta. Eso es màs que una travesura.

Luis Antonio dijo...

Detalles pequeños, pero muy gratificantes. Te los mereces, Pedro

María dijo...

Estas pequeñas cosas son las que hacen momentos gratificantes y que inyectan vida y energía.

Me alegra mucho que te hayan hecho este bonito detalle, porque mereces muchas sorpresas que te llenen de felicidad, eres un gran ejemplo, no sólo como profesor, sino como persona que demuestras ser cada día cuando leemos en la tinta que dejan tus palabras en esta "La Acequia" que es de todos, gracias.

Un beso.

Ele Bergón dijo...

¡Que regalo más bonito y entrañable!

Me imagino tu alegría y me alegro de tu alegría.

Estos regalos son los que merecen la pena.

Un abrazo

Luz

Delgado dijo...

Seguro que ha sido algún alumno chistoso.

Ya ves cómo te aprecian.

Un saludo