viernes, 20 de abril de 2012

La sensación de fracaso y noticias de nuestras lecturas.



Urtaín nos presenta una tragedia con apariencia de farsa: de ahí que a algunos les desoriente; de ahí que a otros les parezca, como busca el montaje, más brutal y efectiva la sensación. Juega con las emociones del espectador de forma magnífica: suma personajes populares, referencias históricas, canciones de moda y lo mezcla todo en una coctelera. Contiene un tiempo dramático que se va adensando y así lo que parece ligero termina con una consistencia brutal, marcada por la violencia reflejada en las acciones -y su contraste con los momentos musicales- y en el rostro del boxeador. Todo ello va en contra del protagonista, que acaba por no comprender nada de su propia historia, incapaz de expresarla puesto que le falta el poder de la argumentación necesaria, perdido en una sociedad que no entiende y que le utiliza. De ahí que la tragedia deje una fuerte y amarga sensación en el que ve la obra. De pronto, el espectador, que parecía ajeno a todo, que acudía para estar fuera de las doce cuerdas, se halla dentro de ellas: o bien se siente como Urtaín, golpeado en su propia historia; o bien se siente parte de la sociedad que golpea al boxeador. En todo caso, no ajeno. Es una excelente propuesta técnica del montaje, agudizada con la cuenta inversa de los asaltos paralela a la introspección de Urtaín. De todo ello, la sensación de fracaso: fracaso del héroe -que recoge un tópico literario de gran raigambre, el del juguete roto-, pero también de toda una sociedad, que se ha hecho superficial y escoge gladiadores para hacer de ellos víctimas de su crueldad.
Noticias de Urtaín

Mª Ángeles Merino constata lo duro que es el mensaje de la obra en su visión global del montaje en una excelente entrada que habla desde dentro de Urtaín pero también desde dentro de quien comtempla la violencia que sobre él se ejerce.

Pancho contextualiza, en su balance de la obra, la sociedad y el personaje y el uso de los recursos técnicos para ello: la clave de comprensión de este montaje. No os perdáis su utilísimo glosario.

La entrada final de Myriam sobre la violencia en Urtaín es tan rotunda que resume, por sí misma, el mensaje de la obra. Imprescindible.

Paco Cuesta, en su nueva entrada, culmina el acierto con el que se ha acercado a Urtaín desde el aspecto humano. La frase que elige entre las pronunciadas por el personaje lo resume. Qué clarividencia la de Paco.

Nueva lectura

Para dar una pausa, que varios de vosotros me habéis pedido, hasta la próxima semana no informaré de la nueva lectura. El jueves también publicaré las aportaciones que hagáis de las entradas pasadas, incluida Urtaín, a lo largo de la semana.



12 comentarios:

E R dijo...

¿Se experimenta el ser en la violencia de cada golpe que se expresa en el montaje? Claramente el golpe, en la absurdidad del montaje impacta tanto en el personaje, como en el espectador. El dolor nos hace sentir que estamos vivos, por eso la atención, el gozo, el placer y la angustia. La existencia es absurda porque es impensable o pensable por medio de las contradicciones que vivimos y la obra nos deja descubrir no sin algo de esfuerzo, ni sin algo de ingenuidad.
De paso, o volviendo (intentado dejar ideas nuevamente)… es un gusto como siempre darme una vuelta por acá y encontrarme con las puertas abiertas y palabras en el recibidor que nos transportan.
No es gratuito, ni incauto el camino que presentas con tus lecturas… celebro que marques el camino para conocer, para conocerte.
Un abrazo fuerte.
HologramaBlanco

Myriam dijo...

Conjugar todos los elementos tan dispares de revista de época, farsa, melodrama, tragedia, etc, en la coctelera de los productores del montaje, requiere de mucho talento, indudablemente.

Lo repito: la obra es magnífica en contenido y forma. De ahí la profundidad de mi análisis.

Gracias por haberla traído al Club de Lectura, jamás la hubiera visto creo, sino y muy difícilmente hubiera conocido la historia trágica de éste boxeador. Besos

Abrazos a todos los compañeros y saludos a visitantes.

pancho dijo...

“Urtain nos presenta una tragedia […], coge gladiadores para hacer de ellos víctimas de su crueldad”. POE

¡Bueno, bueno! se pueden decir más o menos cosas sobre la obra, pero dudo que mejor. Demuestras que es falso la banalización que le achacan a la pantallización actual de la cultura. Efectivamente, Urtain es un bucle, la narración de un fracaso y tragedia que comienza con su propio zambullido al vacío atestado de las calles de Madrid y termina en la soledad hiriente de otro muerto abandonado por los suyos en la taberna del pueblo - irónicamente el lugar de socialización por excelencia-, como quedan todos los muertos de los cementerios. Abriendo al mismo tiempo las puertas del lamento colectivo del espectador atrapado en la bruma cruel de lo narrado.

Paco Cuesta dijo...

La obra, a la que hasta ahora no me he referido elabora un cocktail que deja un sabor final a amargura y ternura.

Merche Pallarés dijo...

Muy bueno tu último análisis sobre esta magnífica puesta en escena por los actores de Animalario. Urtain, como muchos, fue una víctima de su época. Al régimen le interesaba tener un "héroe" vasco porque la ETA ya estaba haciendo de las suyas pero erró en la estrategia y en el personaje. Besotes euskaldunes, M.

lichazul...elisa dijo...

Tú y Myriam hacen una dupla de excelencia cuando explican los textos
Felicitaciones a los dos!!

Nuestros ojitos lectores se abren y comprenden

besos

São dijo...

Estas pessoas que , de repente e sem preparação alguma , se encontram no centro das atenções preocupam-me no sentido em que devem viver sob uma pressão tremenda.

Lamentavelmente, muitas vezes acabam mal...e completamente olvidados.

Bom fim de semana, meu bom amigo.

Ele Bergón dijo...

Querido Pedro, hoy anda por aquí el Sanchico y saca de mi la parte adolescente y protestona

Superprofe, te has olvidado que la Ele esta semana también ha hecho sus deberes. Ya sabes que es muy importante para ella tu opinión.


Un abrazo

Luz

Abejita de la Vega dijo...

Así es, Pedro. La violencia que últimamente se está ejerciendo sobre los enseñantes públicos: que si somos vagos, que si tomamos café a todas horas...ya está, treinta alumnos por barba y que espabilen. No es la violencia que sufrió Urtain; pero es violencia. Todos estamos dentro del ring, nos das la clave final.

Una pista sobre la próxima lectura...

Sanchico asoma por ahí arriba, mira lo que te dice.

Besos

cessione del quinto dijo...

El gènero de la tragedia no es uno de mis preferidos ya que he leido diversas y al final me he quedado con una fea sensaciòn.Daniela

Pedro Ojeda Escudero dijo...

SANCHICO: ¡Qué error el mío! Gracias por advertírmelo. Dejo aquí constancia y lo corrijo en la entrada del próximo jueves. Menos mal que has estado al quite. Y gracias por dar señales de vida, no vayas a creer que solo nos interesas cuando leemos el Quijote...

Kety dijo...

Una marioneta más.