sábado, 3 de marzo de 2012

El sacrificio de María Antonieta y el heroísmo de Bradomín, noticias de las Sonatas y Don Quijote en carnaval


Su tía, la Marquesa de Tor, le pide a Bradomín: "si no eres capaz de respetar su sacrificio, no intentes hacerlo más cruel". Se refiere a que María Antonieta, la amante del Marqués, ha decidido renunciar a su amor y dedicarse por entero a cuidar a su marido enfermo. Como sabemos, todo se ha enredado: el marido es amigo de Bradomín y ha enfermado gravemente mientras ambos acompañaban al rey en una correría sentimental. Conoce muy bien la Marquesa de Tor a Bradomín y por eso teme que no se pare ante nada. En efecto, Bradomín es incapaz de comprender un sacrificio de este tipo porque solo puede pensar en sí mismo. La escena final, en la que se muestra tan cruel con María Antonieta, lo delata. Ya hemos visto en estas Sonatas comportamientos similares de Bradomín. Sin embargo, aquí hay algo nuevo. Él habla de desengaño y acusa a María Antonieta de ser como el resto de las mujeres, pero sus palabras ahora provienen de un miedo real en el que ya ha insistido en otros momentos en esta novelita final: se siente viejo, además ha perdido un brazo. Bradomín, aunque no lo reconozca, se siente débil y tiene, por primera vez, miedo a que el futuro ya no le depare nuevas conquistas amorosas. Pero hasta en el gesto final convierte este temor en rasgo estético: "Si la guerra no me había dado ocasión para mostrarme heroico, me la daba el amor al despedirse de mí, acaso para siempre". Valle vuelve a trasformar la realidad sin escondérnosla, desde la perspectiva del personaje, que trasforma el mundo. Cosa del lector será dejarse seducir o no.
Noticias de las Sonatas

Gelu continúa con su selección de pasajes de las Sonatas. Para el inicio de su antología de la Sonata de invierno selecciona un párrafo clave para explicar la ideología de Bradomín.

Mª Ángeles Merino centra su comentario en el personaje de María Antonieta. No os perdáis cómo establece un inteligente paralelismo con Concha. Están presentes también el resto de amantes de este invernal Bradomín. Más que recomendable su trabajo.

Luz del Olmo resumen de forma magistral la trama de Sonata de invierno... y la ilustra con música.

Pancho desarrolla un excelente comentario a partir del esteticismo medievalizante de todo el ambiente... y del apasionado cortejo de Bradomín, claro.

Gelu, diciendo que no deja caer algunas de las claves de comprensión de Sonata de invierno en su comentario.

Paco Cuesta realiza una valoración final de la lectura de las Sonatas que no os podéis perder.

Noticias de las lecturas anteriores. Don Quijote en carnaval


Manolo, fotógrafo excepcional, buen amigo, bloguero y fiel colaborador en todos los empeños de La Acequia y, en especial, de los cervantinos, me remitió hace unos días una excepcional serie de fotografías tomadas en el Carnaval de Navalmoral de la Mata. Se trataba de una carroza -y su séquito- relacionada temáticamente con el Quijote. Elegí esta, aunque bien podría haber publicado cualquiera de las otras, por su calidad. Gracias, querido Manolo. Seguimos conservando vivo el recuerdo de los muchos meses en los que disfrutamos todos de la lectura del Quijote.

14 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

hasta donde llega el yo-yo en este màrques, es una patética caricatura que lamentablemente hasta el día de hoy algunos humanos visten con esa absurda idea de superioridad y prepotencia hedonista y egoísmo crónico

la foto me parece genial
felicitaciones a su autor, predomina el azul, color demàs favorito mío jajajaja

Besos y feliz fin de semana Pedro

Lola dijo...

El egoismo humano llega a unos extremos a veces inimaginables..... YO MI ME CONMIGO.... y eso es lo que hay. Bradomin es un ejemplo de ello en toda la entrega. Besos Pedro

elena clásica dijo...

Una vez más Valle deconstruye, pues el católico y egocéntrico Marques que se asemeja sin embargo a una figura demoniaca, llevado por su propio egoísmo no consigue sus objetivos seductores. ¿Habrá de conformarse con un beso de María Antonieta y de la hermana Maximina? Mal que le pese...
¿Se siente realmente derrotado? Más que nunca se anuncia su marca demoniaca.

Besazos.

SAUVIGNONA dijo...

aparecio el quijote!!


te dejo saludos y espeo que estes bien...


un abrazo enorme para vos pedro..

SAU

Antonio Aguilera dijo...

Bastante gracioso el Quijote de Manolo.. un fotógrafo excepcional ciertamente.

Pues sí, los que paseamos juntos durante más de dos años por las tierras de la Mancha, Sierra Morena, Aragón y Barcelona, siguiendo los pasos y capítulos de d Quijote, hemos quedado unidos espiritualmente de por vida. Esa experiencia no podremos olvidarla jamás.

Los católicos predican y presumen de su comunión con Cristo, y nosotros lo hacemos con don Quijote; ¿es que acaso tiene algo que envidiarle don Quijote a Jesucristo. De todas formas son dos grandes personajes, y Cristo sería más si se quitara de encima el lastre y desprestigio del 90% de la Iglesia Católica.

Feliz Domingo querido Pedro (yo ya empecé haciando la plancha y dándole a la escoba jajaja ¡estas Mildreds...!)

Abejita de la Vega dijo...

"Hay tálamos fríos como los sepulcros, y maridos que duermen como las estatuas yacentes de granito"(Sonata de Otoño). Es la opción de María Antonia, sacrificio inútil que el egocéntrico Bradomín no puede comprender.

La amputación que sufre Bradomín tal vez sea una parodia de la amputación real que sufrió Valle Inclán, que debió ser terrible. ¡Sin una queja y acordándose de la manquedad de Cervantes! Convierte en héroe a su sinvergüenza favorito...

Excelente remate lo de la tía Tor poniéndole en su sitio, ya era hora de que alguien le cantara las cuarenta. Seguramente Valle Inclán tuvo una tía que hablaba claro...

Siento haber presentado una entrada remendada, me hice un lío entre las dos damas de honor, entre la duquesa y la condesa, entre la viuda y la casada con el del ictus...Gracias a Myriam lo pude remendar y ahí queda el hilo color verde para comprobarlo.

Gracias por tus comentarios.Iremos con la pobrecilla Maximina, que bien merece una entrada. Aunque habrá que hablar de su señora madre...síii la de Uclés, que no Antonieta.

Me ha hecho sonreír esa foto de Manolo, ese Quijote tan lánguido pero encantador. Esa es otra, a ver si le hago un hueco al Quijote. Reconozco que Valle Inclán me cuesta mucho más que Cervantes, Mendoza, Bécquer o Esquivias.

Besos

pancho dijo...

Los dos pequeños capítulos finales de la Sonata de Invierno son un tratado de cómo dar fin a un relato que ya no tendrá continuación. Sabe que son los últimos suspiros de una historia pero no mata al protagonista como Cervantes hizo con Don Quijote, que lo puso de regreso en casa para morir en paz consigo mismo. Nunca le gustó El Quijote a este otro manco tan raro, pero por eso mismo, genial.

Aparece su tía, la Marquesa de Tor, para cerrar el círculo de este caballero católico, feúcho y sentimental. Y aparece Valle para poner el punto final con otra frase que vale por todo un libro: “Si la guerra no me había dado ocasión para mostrarme heroico, me la daba el amor al despedirse de mí, acaso para siempre". Tan rotunda como: ¡Lloré como un dios antiguo al extinguirse su culto!

Si no hubiera sido por Don Quijote de la Acequia, yo no habría escrito una línea en mi vida. Para mí es suficiente. Fueron casi tres años de aprendizaje que nos metieron el veneno de la literatura de fuste en el cuerpo. Ya no sabría qué hacer sin leer y resumir o escribir impresiones sobre lo leído.

Otros tres son los elegidos que miran con arrobo la figura del Caballero de los Espejos de azul, cabalgando su honor por las calles de Navalmoral en la foto de Manolo.

Cómo se nota que los domingos por la mañana hay más tiempo y ganas de escribir.

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosa la foto de Manolo de mi Quijo querido! No. Como la lectura que hicimos de nuestro hidalgo y escudero maravillosos no ha habido otra igual. Por lo menos para mi: Bueno, la trilogía Esquiviana sí que me gustó; Becquer no me llenó del todo; Mendoza no llegué a leerlo; las dos primeras Sonatas Valle Inclanéscas también me gustaron pero las últimas dos se me están haciendo muy cuesta arriba. Pero me enteraré de qué van leyendóos a vosotros, mis queridos colegas. Besotes domingueros, M.

Myriam dijo...

Muy divertida la foto que Manolo hizo del Quijote.

¡Qué buenos recuerdos guardo de esa lectura, como del encuentro del grupo en Burgos!

Llegamos al final de esta Sonata que confirma los rasgos crueles y egoístas del personaje central.

LUZ es de la opinión de que la niña Maximina es la hija del Marqués, pero yo no estoy tan segura. Bradomín la asocia a esa hija que no conocía, porque "feucha" le viene a mente y puede que también por la edad, pero eso no significa que realmente fuera su hija. Dada la enorme cantidad de conventos en España, sería una posibilidad en un millón, lo que de serlo, restaría verosimilitud al relato. Creo que Valle-Inclán quiso hacernos jugar a nosotros, los lectores, con la posibilidad, nada más.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

MYRIAM: sobre esta hija-no hija trataré en alguna de las próximas entradas de las Sonatas, en las que cerraré esta lectura y os propondré las siguientes.
Besos.

Luis Antonio dijo...

Afortunadamente también hay noticias gratas...como las que tienes a bien compartir con tus amigos y lectores. Gracias

Paco Cuesta dijo...

Valle resulta tanto o más seductor que Bradomín. Y nos dejamos conquistar.

Aldabra dijo...

muy chula la foto y un bonito recuerdo para nuestro quijote.

biquiños,

Estrella dijo...

Claro que me dejo conquistar.

Cuando se nos llevan el suelo de los pies ¿qué otra cosa nos queda si no la estética? Hay que morir cantando cuando se es primadonna, y eso hace Valle con su Bradomín.

Es todo un artista Valle. Enamora. Y seduce, claro.