miércoles, 28 de marzo de 2012

Cruce de miradas. I Seminario interdisciplinar de cine y teatro


En el marco del convenio entre la Universidad de Burgos y la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León, que coordino para mi Universidad, hemos celebrado hoy el I Seminario Interdisciplinar de Cine y Teatro. Cruce de miradas. Ha sido un día intenso, lleno de esas cosas que a me atrajeron a la hora de decidirme a ser profesor de Universidad hace ya tanto tiempo. Confieso que cada vez me decepcionan más los grandes congresos y jornadas en los que prácticamente nadie presta atención a nadie y casi siempre son una forma de pagarse favores mutuos, medrar en el ámbito profesional invitando a unos y dejando de invitar a otros, crear un clientelismo que ha causado un gran mal a la Universidad española o, para otros, tan solo la excusa para viajar y hacer turismo. No son todos así, por supuesto, pero son tantos casos los que me encuentro en las últimos tiempos que abruman. Quien me conoce sabe que cuando viajo a un congreso me implico en los debates y participo activamente en las sesiones académicas, muchas veces ante la extrañeza de quien modera, que tiene que ajustarse a un tiempo tan estrictamente marcado por la organización que impide cualquier debate y mira mal a quien lo suscita porque retrasa la siguiente intervención o la hora de la comida. Es decir, lo contrario a lo que debe significar la ciencia.

Por eso, cada vez soy más partidario de seminarios de pequeño formato, en los que cabe reflexionar y dar tiempo al intercambio sosegado de ideas. No importa la fotografía de la inauguración del acto que justifique el gasto y anime a los patrocinadores: importa hacer avanzar el conocimiento. Y eso es imposible sin el debate.

Hoy he aprendido mucho de mis colegas en un aspecto que pocas veces se aborda en profundidad y en el que llevo trabajando algunos años: las relaciones entre teatro y cine. En su inicio, el cine miró al teatro: casi era teatro filmado. El origen del guion es el libreto teatral. Las diferencias, a partir de que el cine descubriera su propio lenguaje, son evidentes, pero son dos artes que siempre se han mirado una a otra con interés, recelo o colaboración. Hoy, que el cine parece convertirse en un acto privado, destinado a ser visto en casa, el teatro es un espectáculo que vuelve a cobrar vigor como el único acto que permite construir la ilusión artística en un lugar público. Quizá ahí radique una de las causas del aumento de público que evidencian las estadísticas desde que el cine se ve en casa: el teatro todavía es un rito público, cada vez más necesario en un mundo dominado por las pantallas. De esto y de muchas otras cosas hemos hablado en las sesiones de la mañana y de la tarde. Y tendrá continuidad.

21 comentarios:

Alimontero dijo...

Hola querido Maestro, nada mejor que el teatro! es tan cierto lo que dices. Puedes comprar, arrendar o bajar una película de internet y cómodamente la disfrutas en casa con un traguito con o sin compañia....
Es un arte privado, como señalas.

En cambio el teatro, recién tuve la suerte de ver MAMMA MIA en Bs. Aires, qué cierto es ver el montaje, observar y disfrutar los díálogos, la realización de los actores....que de pronto uno se siente parte "siendo uno de los protagonistas"....y luego nos fuimos a comer!! ,-)

El teatro es un arte irremplazable!

Un gran abrazo lleno de alegría,

Ali ♫♪

Campurriana dijo...

Me encanta el teatro y todo lo que rodea a esa visita tan íntima, tan mágica, tan especial. Pocas veces he salido decepcionada, la verdad. Ya sólo el hecho de que los actores y actrices tengan el valor de salir a escena y actuar me parece digno de ser aplaudido.
El teatro es una forma de acercarnos también a la literatura, al arte, a la cultura social, a la historia...es un acercamiento, en definitiva, al ser humano, a uno mismo.

Felicidades, Pedro. Por vuestra dedicación a todo lo que he mencionado.

Montserrat Sala dijo...

Hola profesor, aquí estoy yo para dar mi "docta opinión"
Sé muy bien, lo que representan, estos congresos, porque tengo personas cercans a mi, que aprovechan, la ocasión para hacer turismo, cenas, bailes, y lo que se tercie. Si esta vez no ha sido así, habrá que romper una lanza a su favor. El tema desde luego era bien intersante y me alegro,de que también estés, a favor del teatro, como un espectáculo único y universal. El cine en casa: No gracias.

Un abrazo,

Isabel Huete dijo...

El tema me parece la mar de interesante. Supongo que te lo habrás pasado de lujo y me alegraría de que fuese así. ¡Al fin algo positivo! :))

Bertha dijo...

Preciosa palabra "teatro" lugar para contemplar artes escénicas me encanta todo, desde el texto, el atrezzo, el decorado, la música, los personajes, el público, todo y más...

-Pedro,enhorabuena por este proyecto y que vaya a más, ojalá hubiera más iniciativas de esta índole en todas las Universidades o Centros Culturales.Son días un poco tristes para la Cultura pero hay que alimentarla de alguna de las maneras como estos proyectos culturales para minorias

Un abrazo y mucha mierda!

Spaghetti dijo...

Si, los congresos tienen mala fama.
Parecen más un buen pretexto para salir de casa y desconectar de la rutina familiar para vivir una aventura que una actividad científica. Me alegro que aún quede alguien comprometido como tú que mantenga la bandera ajada de lo que debieran ser estos congresos.
El tema es muy interesante, pero no voy a empezar otro debate sobre el cine y el teatro porque daría para largo, para mucho más que un seminario.
Abrazos

Lola dijo...

En el teatro todo es menos previsble que en el cine, todo más cercano y casi me atrevo a decir "familiar" no puede desaperecer.. buena iniciativa por vuestra parte centrar un día en este tema. Besos

pancho dijo...

Son tiempos de mudanza. Todo lo que se creía consolidado se tambalea, principalmente porque los gustos, modas y maneras de pasar el ocio del personal cambian. Tal y como veo el asunto en los jóvenes; todo lo que no se pueda encontrar en la escasez- o abundancia, según se mire- de la pantallita de un móvil, lo va a tener crudo. Supongo que habrá expertos que estén dirigiendo los pasos por ahí.

Los tiempos del periódico de papel bajo el brazo han pasado. Eso queda para elegantes inactuales (M. Vicent) o esquivos de las pantallas.

La asistencia a este congreso nos habría venido bien para comentar Urtain, adaptación que cabe en la pantallita de un móvil.

Abejita de la Vega dijo...

Me hubiera gustado asistir y escucharte. El tema es interesante, las miradas que el cine echa al teatro y el teatro al cine son la de dos parientes que han corrido distinta suerte. El pariente rico y el pariente pobre tal vez.
Hablando de teatro, creo que ya se me ha encendido la lucecita para confeccionar una entrada en relación a la obra "Urtain", por fin. Me cuesta comentar algo sin texto, lo he buscado, no lo he pillado...Soy de los que van a un jardín y pretende que todo tenga cartelito.

Besos, Pedro.

Myriam dijo...

¡Un seminario fascinante! gracias por traerlo al blog para los que hubiéramos querido disfrutarlo en persona y no pudimos al menos nos lo imaginemos.

Ojalá los alumnos valoren suficientemente vuestro trabajo y lo asimilen. Esos Seminarios Interdisciplinarios son todo un lujo.

Por los mismos motivos que tú dejé de ir a Congresos. Demasiado pavoneo de egos o " mucho ruido y pocas nueces".

Tal cual: el Cine nació del Teatro, por lo que olvidarlo es olvidar las raíces y perderse en el camino, que es lo que sucede con mucho cine actual que es solo una "rimbombera" de efectos especiales (que para más INRI muestran violencia) y ahora, encima, por computadora.

Besos

Montserrat Sala dijo...

Buenos dias Myriam: chica menudo informe que has bordado. El fil tiré. las vainicas, y el puto de cruz, te has salido perfectos. El realce espectacular. Buena memoria o buenos libros. O todavía mejor: muchos amigos de la talla de nuestro insigne profesor Ojeda.

Me ha gustado el orden cronológico que has utilizado, y que ha hecho mucho más amena, su lectura.
Te envio un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Se me ha colado el comentario que dejaba a Miryam. Y lo peor es que no he logrado sacarlo de tu blog.
Disculpa.

lichazul...elisa dijo...

Me alegro un montón por esa actividad y ese intercambio de pensamiento Pedro, juntarse y entre pares visualizar pro y contras con contundentes argumentos ha de ser exquisito festín para el intelecto

ENHORABUENA!!!


BESOS

pluvisca dijo...

Estoy de acuerdo en tu primera exposición en que los grandes actos estn llenos de politiqueo.

En cuanto al teatro y al cine, imagino que los principios fueron traspasar el teatro a la pantalla, ahora se han distanciado tanto que son mundoas aparte...

Tu reflexión de que el cine esta en casa y el teatro sigue siendo un acto social la comparto, aunque creo que hay muchos más factores que los separan y es que la limagen cobra vida cada vez más en un mundo dominado por los audiovisuales...enfin, que es un tema para debatir...

Besos

Merche Pallarés dijo...

Siempre me ha apasionado el teatro y aunque participé en el rodaje de una pelicula sin trascendencia ¡no se puede comparar! El teatro es vivo, presente. El cine, repetitivo y lejano. Besotes teatrales y, ya de paso, cinematográficos que son más "de pelicula"..., M.

Delgado dijo...

Es curioso pensar que siendo el cine cada vez más real, se haga el teatro —por su falso realismo, por ese sentir cercano de los actores— más auténtico a los espectadores.

enletrasarte(Omar) dijo...

te cuento algo 'Profe' según una encuesta reciente, al 42% de los uruguayos no le interesa el teatro...mmhhhh
saludos

São dijo...

Meu querido amigo, os grandes congressos são, por vezes, mais feiras de vaidades do que encontros de saberes.

Estas pequenas acções são tão mais ricas...

Um abraço forte

Aldabra dijo...

Implicación y que cunda el ejemplo. Que no podemos dejarnos llevar por la riada en la que todo vale.

biquiños,

Asun dijo...

Yo disfruto muchísimo con el teatro. Para mí tiene esa cercanía con los actores, esa conexión que a veces se siente cuando estos miran directamente al público... La comunicación es mucho más directa.

Mañana será uno de esos días de disfrute, precisamente con una obra de la compañía Animalario: El montaplatos.

Besos

Paco Cuesta dijo...

El cine abruma en estos tiempos con recursos técnicos. La palabra es el recurso del teatro, puede variar en forma tono... proporcionar al espectador una sensación nueva en cada representación. Parece poco pero es una gran diferencia.
Gracias Profe.