domingo, 26 de febrero de 2012

Manchar la esperanza


Hay quien se dedica siempre a manchar el trabajo del otro: como si esperara agazapado a verlo terminar para emborronarlo. Demasiadas personas pendientes de los demás porque la envidia y el egoísmo son marcas de la especie. Por suerte, algunos no renuncian a dibujar la esperanza cada mañana, a pesar de todo.

31 comentarios:

Fer dijo...

Que el día de mañana te brinde la oportunidad de dibujar la esperanza a través de tu trabajo sin importar que intenten borronearla. Después de todo, dibujar el mapa el paisaje de la esperanza le da sentido a nuestras vidas.

Un saludo.

raquel sutlana dijo...

Cierto que he notado que aqui hay envidia, pero sabes, a veces la mancha hace que el dibujo queda más bonito, el arte es imperfecto.

María dijo...

Cada día nos manchan las esperanzas con el panorama que tenemos, pero no solo eso, sino que nos las machacan.

Me encantó la pintura, es bellísima, además, con mi color preferido ¿es tuya?

Un beso.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

y que no falten...porque estaremos perdidos...un saludo

MariluzGH dijo...

Afortunadamente existen personas que se dedican a pintarnos la esperanza cada mañana.

Me gusta esa pintura :)

dos abrazos grandes, querido Pedro

Asun dijo...

Pues he de decirte que ese emborronamiento que nos traes hoy, a pesar de todo me gusta.
Si el objetivo de quien lo ha hecho era echar a perder la obra, no lo ha conseguido.

Besos

Montserrat Sala dijo...

Los artista ya hace tiempo que ensucian su telas con toda clase de garabatos. Y es arte. no lo discuto. Y esto me hace pensar que todo nuestro entorno social economico-politico, esta también muy manchado y salpicado de muchas irregularidades, de todo tipo. ¿No serà pues, que le hemos cogido el gusto a esta moda, y la aplicamos a rajatabla en todos los órdenes?. No se si tiene sentido, lo que digo.En todo caso que hay cosas que no se comprenden, es muy obvio.
Saludos.

Isabel Huete dijo...

A quienes se dedican a manchar la vida de otros es más o menos fácil evitarlos; lo malo son los que se dedican a manchar la propia porque se odian profundamente. Esos son altamente tóxicos.

Nieves LM dijo...

Como diría mi madre: medio mundo pa darle por culo al otro medio.
Animo y a seguir luchando. Besos.

Myriam dijo...

Envidia y egoísmo: maldad pura.

Aún así, no logra empañar la belleza de la obra artística. Ese azul es magnífico y por su luz, brilla.

Besos

El Pinto dijo...

Me apunto a su final, defender la alegría frente a los agoreros y los que muestran incapaces de ser, vivir, crear, imaginar e incluso, ocpiar.
Salud

Abejita de la Vega dijo...

La envidia mancha todo lo que pilla y nos pilla desprevenidos.
¿Quién no se ha sentido como ese pintor?

Natàlia Tàrraco dijo...

En un principio creí que era la misma obra, la esperanza tiene sus límites y sus manchas que aquí aparecen metódicamente dispersas en la composición ideal sin acabar de destruirla, diría que complementándola.

LA ZARZAMORA dijo...

Siempre intento darle una pincelada al día a día de esperanza.
Besos, Pedro.

José Núñez de Cela dijo...

Tejer, destejer y volver a tejer, cvual Penélope.
A esperanza manchada, esperanza renovada, ... a no desfallecer.

Joselu dijo...

Una de las paradojas más sorprendentes y extrañas que he observado en mi experiencia es que hay personas que denuncian la envidia con enorme vehemencia y como signo distintivo personal, pero que en el decurso de la vida se muestran como de los sujetos más aquejados de este mal. El origen de la envidia está en la comparación. Yo comparo mi vida, mis aptitudes, mis circunstancias con las de otro y establezco un juicio negativo hacia lo mío. Ello me lleva a odiar al otro, a necesitar depreciar el valor de lo que hace. Es un problema más complejo de lo que parece. No es casual que el mito de Caín y Abel, en la base de nuestra cultura, tenga como eje la envidia. Por lo que he dicho, desconfío de aquellos que condenan la envidia, como aquellos que condenan el sexo. Ambas son actitudes profundamente humanas.

São dijo...

A inveja é algo de tenebroso, realmente.

E está tão fincada na Ibéria...

Tenhamos esperança e ergamo-la cada manhã!

Que tenhas uma semana excelente, meu bom amigo.

Aldabra dijo...

envidia, cuasante de muchos males.

biquiños,

enletrasarte(Omar) dijo...

hoy la libertad se pinta de color solidaridad, con tinta de honestidad, con tierra de colores esperanzas
todo otro intento cromático es deleznable
saludos

pancho dijo...

La vida es corta y vivirla alegre es lo que importa. En el más allá ya tendrás todo el tiempo del mundo para ocuparte del quehacer de los demás. Defensa de la alegría, como decía Benedetti y cantaba Serrat.

Antón de Muros dijo...

Envidia y egoísmo: males de este tiempo.

Abrazo.

Antón.

elisa...lichazul dijo...

eso es lo que importa, no renunciar a la Esperanza
qué importa si el otro se cuece en su envidia, allá él, lo importante es que el corazón no se contamine de esas malas vibras


BESOS ENERGÉTICOS PEDRO

Merche Pallarés dijo...

Me ha gustado la foto. Es ¿de un cuadro? Ahora, poco verde veo... Solo un poquito en ese islote a la derecha. Supongo que es el trocito de esperanza al cual nos tendremos que aferrar... Besotes no-sé-qué-decir-pero-no-obstante-esperanzados, M.

jg riobò dijo...

En realidad yo me paso la vida manchando.

Delgado dijo...

"Demasiadas personas pendientes de los demás..." eso es leitmotiv del 50% de la parrilla televisiva de este país.

MIMOSA dijo...

De ahí la importancia de saber vestir bien una sonrisa y llenarla de luz cada mañana.

Besos Pedro.

Jan Puerta dijo...

Hay que seguir... a pesar de ellos.
Un abrazo

Isabel dijo...

Pues a seguir asi y ¡que hablen! Besos Isabel.

Gabiprog dijo...

Conozco autenticos profesionales en ese arte... Me refiero al de manchar acciones ajenas...

virgi dijo...

¡Qué pena, era muy bonito!
La envidia es cosa mala mala remala.
Besos

Paco Cuesta dijo...

Desgracia ajena, consuelo de imbéciles.