viernes, 25 de noviembre de 2011

Una rosa en noviembre


Es curiosa la resistencia de las últimas rosas florecidas que permanecen, en decadencia hermosa, firmes ante el frío del otoño en una esquina del jardín. Mi padre trabajó un jardín en un pedregal y lo llenó de rosales. A veces recuerdo cómo arañaban sus espinas cuando ayudaba con las tijeras de podar. No sé cómo, algunos inviernos aparecía una de estas rosas que había escapado a la cuidadosa vigilancia: me parecieron siempre las más hermosas. Llegué a sospechar que brotaban así, decadentes y hermosas, a contratiempo. Quizá tengan el secreto de los malos tiempos.

36 comentarios:

Myriam dijo...

Quizás...

virgi dijo...

Y de la sorpresas en las esquinas: pétalos y colores entre el frío.
Besos, Pedro

São dijo...

Comovente a tua entrada e lindissima a rosa.

Abrazo fuerte, Pedro mio.

elisa...lichazul dijo...

las rosas siempre brotan apesar de todo lo adverso que les pueda suceder

y en este noviembre 25 día de la No violencia de Género, es un testimonio absoluto la flor y las palabras que le coronan

BESOS PEDRO

Delgado dijo...

Quizás anuncie un cambio...

mojadopapel dijo...

El secreto de los malos tiempos encierra las experiencias más enriquecedoras.

María dijo...

Como está haciendo tan bueno algunas rosas se confunden de estación.

Un beso.

MariluzGH dijo...

Son luchadoras :)

un abrazo

Cristóbal García dijo...

Lo tienen...

Genial.

Un saludo.

Spaghetti dijo...

Lo más poético de la rosa, es la sangre de tus dedos cuando la rozan.

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosa foto! Esa rosa está a punto de abrirse y veremos qué nos depara... Me ha encantado tu entrada tan Bradominesca. Besotes sin espinas, M.

Anna Jorba Ricart dijo...

Son rosas inteligentes que al mal tiempo le ponen buena cara. Nos iría mejor a nosotros tambien.
Un abrazo.

Mar dijo...

O quizás nos quieran decir que existen los milagros...Me encantó esta entrada tuya. A mi me da que pensar y no sé, me llena de dulce esperaza...

Besos desde la roca que me cobija

Mar (...la vendedora de humo)

Myriam dijo...

Contratiempo y marea, crecen, florecen, están y se brindan porque en esencia son amor. Por eso sorprenden.

Un beso

Myriam dijo...

Aunque suene cursi

Myriam dijo...

...cursi lo que digo.

La Zarzamora dijo...

Me gustan también esas rosas a contratiempo por su decadencia y su testarudez.

Besos, Pedro.

Abejita de la Vega dijo...

¡Cómo resisten las rosas!

Este otoño, fui observando un rosal del Paseo de la Isla, más allá o más acá del monumento a Cervantes, a la altura del hospital de San Juan de Dios.

En mis entradas en torno a la "Sonata de Otoño", colocaba las fotos de una de sus rosas en distintos estados de marchitez; acabo de inventar una palabra.

No estoy segura, pero creo que siempre era la misma flor.

La última, la que coincide con la muerte de Concha, casi no parece una rosa, tan ajada está. Pero conservan un punto de belleza, siempre.

Me has dado la idea, las pondré juntas, en una entrada. Será la rosa Concha.

Decadentes y hermosas, dices. Sí...

Tu rosa es bellísima.

Besos

pancho dijo...

Son los "esquinos" (tampoco viene en el DRAE) rebeldes que nos hacen la vida más agradable. Como las esdrújulas tercas del español que se deshacen en los ojos o en la boca.

Natàlia Tàrraco dijo...

Se resiste la belleza a abandonarnos, delicada sorpresa, superviviente y voluntariosa, buena lección.

moderato_Dos_josef dijo...

Pedro, ya viste como resistía la rosa del Principito en el asteriode. Así que ya deberías saber de su resistencia. Y cuidado con esas espinas, Creo que el Principito también las temía...

abrazos.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

A resistencia cria-se muitas vezes devido à pouca protecção, por isso a sobrevivencia... nunca deixando de mostrar a sua beleza.

A rosa da tua foto é linda e as tuas palavras harmoniosas.

Um abraço Pedro
oa.s

Isabel dijo...

Seguro que no olvidas nunca ese jardín ni su jardinero. Besos Isabel.

Euphorbia dijo...

Esas rosas son unas heroínas.
Ahora sí que está llegando el frío.
Un beso.

Asun dijo...

Se resisten a sucumbir al paso del tiempo. Resisten haciendo acopio de toda su energía interna y la van dosificando.
Ese tiene que ser el secreto para seguir perdurando.

Un beso, Pedro.

José Antonio del Pozo dijo...

cierto, la rosa de Rilke, de Juan Ramón, la rosa crece hasta en los desiertos, y en Portugal los claveles, los clavelitos.
saludos blogueros

Isabel Huete dijo...

Una rosa, quizá cualquier flor, nunca puede ser síntoma o signo de malos tiempos. La belleza, aunque sea momentánea o efímera, siempre es una gran noticia.

Neogeminis dijo...

Toda una metáfora de la vida...
Un abrazo.

Estrella dijo...

Me acabas de despertar uno de los recuerdos más mágicos de mi infancia: el de la primera vez que olí una rosa.

Txema dijo...

También me quedan algunas en mis macetas y otras están aún por florecer.

Posiblemente se hielen antes, pero merece la pena cuidarlas, protegerlas, así que entiendo a tu padre, pese a los arañazos.

Saludos

emily1 dijo...

Me encanta la rebeldía de tu rosa!

Lola dijo...

Si somos capaces de florecer en mitad de la adversidad, creceremos internamente de una forma que ni la mayor de las crisis podrá con nosotros. Besos

Ele Bergón dijo...

Es curioso, pero todos los años en el jardín de mi casa nacen e incluso hasta en el invierno, unas rosas rojas y este año no se han dignado aparecer. No sé cual será la causa, sin embargo en el rosal de la entrada aparecen unas muy similares a la que muestras y es que este otoño, como bien dices, es decacente y hermoso.

Besos

Luz

Aldabra dijo...

¿sabes aquello de... y en el más árido desierto creció una flor?

biquiños,

MIMOSA dijo...

Quizás...tan sólo el secreto ante la adversidad, la cualidad innata en la perseverancia y el don infinito de belleza y humildad.

Paco Cuesta dijo...

Posiblemente broten por necesidad.