domingo, 20 de noviembre de 2011

La luz del vecino


Te intriga la luz del vecino a estas horas de la madrugada. Hasta que te das cuenta de que tú también estás despierto y con la luz encendida esperando, sin más, a que amanezca. Y aun faltan unas horas.

35 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

en esas horas, todo se hace eterno
demasiado silencio para esperar

buena semana Pedro
besitos

María dijo...

Pero qué laaaaaaargos se hacen los minutos cuando se está despierto esperando a que amanezca.

Un beso.

Manolo dijo...

No faltan horas. Faltarán años.

silvi dijo...

Cuando pasa así...la noche se hace interminable.Que tengas una linda semana.Besos.

MariluzGH dijo...

A veces, descubrir otra luz encendida a deshora nos recuerda que no estamos tan solos.

un abrazo Maese Pedro y buena semana

ps
llegó el cambio ¿qué veremos, amigo?

Jan Puerta dijo...

Yo siempre que veo luz, pienso en llamar para tomar un café o lo que se tercie. Aunque en esta ocasión, creo que hay que arremangarse las mangas y empezar a trabajar.
Las dificultades son tantas que quizás solo con el esfuerzo no haya suficiente. Y claro, el rezar ya hemos visto que no es solución.
Un abrazo

Isabel Huete dijo...

A mí me gustaría poder ver todos los amaneceres que me quedan por vivir: ver cómo la luz va creciendo mientras las estrellas se difuminan hasta desaparecer, respirar el aire limpio y sentir la frescura de la madrugada, escuchar el despertar de los pájaros con sus trinos... Para mí no hay, quizá, momento más hermoso en todo el día. Y si el vecino, o la vecina, está despierto, le puedo invitar a que lo disfrute conmigo.

Abejita de la Vega dijo...

El vecino piensa lo mismo...

Asun dijo...

Si es que... vemos mucho más fácil lo de fuera que lo nuestro.

Besos

Spaghetti dijo...

Quizás al vecino le intrigue tu luz

Merche Pallarés dijo...

Mis vecinos deben de ver mis luces encendidas todos los días porque soy muy madrugadora (a veces demasiado...) Es la hora que más me gusta para visitar los diferentes blogs. El silencio de la noche me inspira y es un privilegio ver la aurora. Ese cielo rojizo volviéndose gris acero hasta que se va abriendo poco a poco y ya no necesito tener la luz encendida. Un placer. Besotes matutinos, M.

virgi dijo...

Y que amanezca, sea con el color que sea. Que salga el sol y nos alumbre.
Besos, Pedro.

JESUS y ENCARNA dijo...

Bon dia Maese Pedro, que bonito es el amanecer y que incierto es el tiempo que nos espera...Con todo, estamos vivos.
Saludos cordiales.
Jesus

XuanRata dijo...

Esa ventana y ese alfeizar reducidos a la esquina, desvelados en la noche tratando de desvelar lo recóndito, o solo esperando en compañía, con toda la pared por delante.

Estremecedora, Pedro.

Goathemala dijo...

Unas horas que interpretan el tiempo vivido.

Un abrazo.

Myriam dijo...

La luz del vecino y el vecino te acompañan; se acompañan mutuamente y se dan fuerza.

Así es más benigno marchar hacia cualquier destino por duro que éste sea.

Un abrazo

Myriam dijo...

Y amanecer: Siempre amanece. Siempre.

La Zarzamora dijo...

Anoche sólo vi una oscuridad y una vuelta al ostracismo desde mi ventana.
Quiero creer que nos queda ese resquicio de luz y que aún quedan luces encendidas...
Besos, Pedro.

Paco Cuesta dijo...

Nos preguntamos: ¡Que hará? sin preguntarnos que hacemos. Muy cierto.

impersonem dijo...

¿Son los desvelos del alma o del cuerpo?

Supongo que no es difícil, en estos tiempos, que varios desvelados coincidan en el tiempo dando la luz (caja para las eléctricas) con el fin de ver cuánto tiempo les falta (o les sobra) de desvelo hasta que deban poner en marcha sus pasos por los terrenos de la incertidumbre...

Un abrazo.

Juan Navarro dijo...

No hay luz, sino la que uno lleva. Las demás son luces imaginarias.

SAUVIGNONA dijo...

justamente anoche me paso eso esperar a que amanezca solo que no habia ninguna luz del vecino....

besines pedro que tengas lindo dia...

sau

enletrasarte(Omar) dijo...

eso no es bueno, mi querido profe, ni siquiera imaginar que el vecino insomnia por la misma razón que nosotros.
saludos

Aldabra dijo...

Es verdad, tendemos a ver "la paja en el ojo ajeno" y no vemos la paja del nuestro.

biquiños,

me encanta la foto.

José Antonio del Pozo dijo...

y qué ilusión te acomete entonces, en la alta madrugada, en tocar su puerta y pasar, intercambiar confidencias,músicas,¿tampoco tú puedes dormir, qué faena, eh, mimitos acaso, aunque no piense igual exactamente, con el vecino, bueno, mejor con la vecina.
saludos

moderato_Dos_josef dijo...

A eso se le llama insomnio; es una terrible enfermedad que acosa por temporadas...

Saludos.

Euphorbia dijo...

Seguro que digo una tontería pero esa foto me ha recordado la luz de los cuadros de Wermer.
Yo soy excesivamente madrugadora, aunque llevo unos días que el despertador biológico me está fallando, por eso llego más tarde a los blogs.
Besos

Montserrat Sala dijo...

Si veo la luz del vecino en la madrugada, pienso que ya no estoy sola con insomnio. Y ya sabes: mal de muchos, consuelo de totos.
que disfurtes de una buena semana de color azul. Un beso

El Gaucho Santillán dijo...

Me trajo a la mente a Herman Hesse, cuando hacìa que Harry Haller estuviera caminando en su cuarto toda la noche, cosa que intrigaba a su vecino.

Un abrazo.

São dijo...

Pois é, meu querido amigo, insónia é um drama que conheço demasiado bem...

Um solidário beijo.

Ele Bergón dijo...

Esperemos que pronto amanezca y no sea muy larga la espera, ni la del vecino ni la nuestra.

Besos

Luz

Gabiprog dijo...

El insomnio es un placer solitario que despierta mucha curiosidad...



:-)

Mar dijo...

... bueno al menos es un insomnio acompañado.

Besos desde la roca que me cobija.

Mar (... la vendedora de humo)

MIMOSA dijo...

Me intriga mucho más el porqué la mía queda prendida cada madrugada, esperando que la oscuridad de la noche de respuestas a toda pregunta hecha en la más absoluta claridad.
Sin embargo, observar el amanecer es digno de cualquier noche en vela.
Besos Pedro.

Campurriana dijo...

Pedro, ¡cómo me gusta leerte!