lunes, 5 de septiembre de 2011

Recortes en educación


Quizá alguien pudiera convencerme de que son necesarios los recortes en los presupuestos de las materias de sanidad y educación que acometen algunos gobiernos autonómicos en España: no en vano, acaban de celebrarse elecciones y tienen legitimidad para ello. Como conozco desde dentro algunas de las cosas que pasan en la educación española, sé que se ha pecado en los años de abundancia por derroche, improvisación y mala planificación. Pero también sé que este pecado no ha sido mayor que los cometidos en otros ámbitos, sino todo lo contrario: en educación nunca se alcanzaron las cifras y los porcentajes de inversión de otros países a los que tanto quería parecerse España y con los que pretendía competir. Es más, cualquier inversión económica en educación nunca debe ser entendida como algo doloroso. Por otra parte, si en algún momento se hubiera realizado algún movimiento injustificado en esta materia, sería siempre responsabilidad del político encargado de gestionar la educación, jamás de los profesionales de la docencia.

Desde hace décadas, a los profesores españoles, en especial a los que imparten docencia en niveles no universitarios, se les ha cambiado continuamente la legislación (en España salimos a una nueva ley por legislatura puesto que nunca se llegan a acuerdos de estabilidad entre los grandes partidos), los planes de estudio y los enfoques metodológicos sin que se les haya dado ni el sosiego para prepararse ante las novedades ni la justa recompensa por el esfuerzo personal que debían llevar a cabo para hacerlo. Como funcionarios públicos y esgrimiendo la consigna demagógica de que tenían asegurada la estabilidad en el puesto de trabajo y el falso argumento de las muchas semanas de vacaciones, a los profesores españoles se les ha congelado el sueldo varias veces desde hace un cuarto de siglo, se les ha bajado en una reciente ocasión y las subidas, cuando las había, nunca igualaban el aumento en el nivel de vida español. En las épocas de bonanza, hubo un tiempo en el que cualquier profesional, incluidos los que apenas tenían cualificación, ganaban más que los profesores que daban clase a sus hijos.

Quizá alguien podría convencerme de la necesidad de los recortes en educación si me presentara un plan verdadero de reorganización de este sector que lo hiciera mejor. Pero ese plan no existe: simplemente, varias administraciones autonómicas han metido las tijeras de podar en el sector de la educación pública española. Los datos, además, demuestran que el ahorro así obtenido es mínimo.

Pero de lo que ningún político podrá convencerme jamás es de la necesidad de humillar al profesor al que desde hace años se le cambian las normas de juego sin darle la preparación previa, se le reduce su nivel de vida con un sueldo que jamás alcanzará la dignidad que merece su tarea, se le burocratiza su función con tareas administrativas que no deberían corresponderle. Ningún político podrá jamás convencerme de la necesidad de hacer declaraciones públicas vejatorias contra la función docente como las realizadas recientemente, más aun si son intencionadamente falaces y pretenden ponerle en contra de una opinión pública asustada ante las consecuencias de la crisis y que, en las épocas malas, siente una visceral fobia contra cualquier funcionario.

Porque puestos a ser demagógicos, quizá convendría recordar que una cantidad económica mayor de los presupuestos podría ahorrarse suprimiendo de raíz los privilegios de los políticos, sus muchas prebendas, prohibiendo por ley la subida de sus salarios por encima de la de cualquiera de los funcionarios, reclamándoles de sus fortunas personales las cantidades que se pierden tras cada decisión errónea que toman en el ejercicio de su función, con la desaparición de tantos organismos públicos -fundaciones, agencias, institutos- en los que prácticamente no se hace nada más que procurar fotos para las elecciones y cuyas funciones podrían ser asumidas sin más por la administración pública, más desde que, con la crisis, apenas tienen presupuesto para pagar los gastos básicos de funcionamiento y personal.

Quizá alguien podría convencerme de que la educación debe ajustar sus presupuestos a tiempos de crisis como los que tenemos, al igual que otros sectores. En el fondo, estamos en España, país en el que el hambre del maestro de escuela fue tan proverbial que llegó a convertirse en refrán popular.

De la crisis no se saldrá recortando gastos en educación o sanidad. Si hay algún dispendio o alguna irregularidad, contrólense. En un país como España, el presupuesto de las administraciones públicas en estas cuestiones no debería reducirse, sino aumentarse, adaptando su inversión a las necesidades actuales. De la crisis solo saldremos con más educación, nunca con menos. Y, por supuesto, nunca menospreciando a quienes ejercen la docencia a diario por un sueldo inferior al que les corresponde.

34 comentarios:

Julita Fernández (Profesora) dijo...

¡Qué gran artículo, Pedro! Como todos los que tú escribes.
Me quedo con todas las ideas que has analizado, pero sobre todo... "suprimiendo de raíz todos los privilegios y prebendas de los políticos" y "de la crisis solo saldremos con más educación, nunca con menos".
Gracias, Pedro, por estos minutos de reflexión.
Un abrazo

Lola dijo...

Ante todo destacar que siempre se rompe por la parte más debil y esa siempre va a ser lo que tenga que ver con temas sociales y ante todo en la educación y la sanidad........ el tiempo lo dirá todo y no será muy tarde. Un beso

MIMOSA dijo...

Ni se por donde empezar a responderte....Quizás hablando desde mi experiencia.
No sólo es de estos tiempos que no se valore la profesión, jamás creo que lo hayan hecho, he visto a mi madre pagarse de su bolsillo ni se sabe cuantos cursos de reciclaje, cursos para poder estar a la altura de las circunstancias; por ejemplo: el día que se decidió realizar integración en las aulas ( que no me parece mal, pero tampoco prepararon a los docentes para ello). Si un alumno es ciego, lo lógico es que pueda atender sus clases en braille, pues nadie estaba en todo el centro preparado para ello, las supuestas clases de apoyo, jamás existieron,¿a dondé fue ese dinero destinado para tales fines?, jamás llegó respuesta de la administración...así que mi madre se fue a la fundación ONCE y aprendió Braille.....y así con otros casos, los cuales no voy a enumerar. Reconozco también que existe un profesorado que ESTA porque es un enamorado de su profesión (LO SE)y otros que aún no he averiguado el porqué decidieron ser "MAESTROS". Lo más absurdo de todo, es que desde la propia administración todo se mueve por el compadreo,he visto como se manejaban los hilos para dar los puestos en un simple colegio de primaria, la lucha que yo vi incesante en casa, las batallas ante los recursos presentados en inspección denunciando los casos, los cuales jamás llegaron a ningún lado, los apercibimientos que se le dieron a una profesional por querer enseñar saliéndose de los cánones establecidos en esto que se llama "legislación" y el deterioro al que te van arrastrando hasta aburrirte, creo que fue lo que hizo que desistiera de querer seguir los pasos de mi madre.
Ahora hablan de ahorro, cuando del pastel lamieron hasta las migajas, cuando el reparto de funciones uno no sabe donde perdió el hilo desde que salió de la administración central hasta llegar a la autonómica. España es un país basado en la demagogia, un país que siempre le ha restado a los puntos fundamentales de avance de una población, lo más esencial, su educación. Es absolutamente deplorable, se llame LOGSE, LOSE, o como quiera llamarse......seguimos estancados en lo mismo, en el mismo tipo de enseñanza, aún no conozco a nadie que sepa hablar inglés por lo que aprendió en el colegio, en el instituto o en la universidad, pues se sigue dando el concepto retrógrado de comenzar por la gramática y la escritura, sin haber hecho un previo en audición y habla. En todos los países europeos, desde niños, hablan mínimo el inglés y su idioma materno, aquí han querido imitar, pero ha sido una imitación de las malas. Quien puede se seguirá pagando colegios privados y quien quiere, se motivará por otros lados para tener un mínimo deseable de cultura. Para mi, es un tema de lo más indignante.
Lo de sanidad lo dejamos para otro día, pues el hecho de ir a hacerte una cura la semana pasada a un centro de salud y que te pregunten si trajiste el Betadine,.....eso clama el cielo (verídico como la vida misma).
En este país se ha perdido absolutamente la vergüenza.

Besos acalorados!

elisa...lichazul dijo...

si eso ocurre en un país en donde la cultura es tan rica y tan basta, que nos queda a nosotros que estamos en vías de desarrollo, y tenemos menos años de existencia, acá la educación es un "negocio" bastante rentable que defienden unos pocos, pero que no abren al resto de los paisanos

es una pena Pedro que se haga , cuando podrían hacer recortes en armamento y defensa

besos

José María Souza Costa dijo...

Agradavel, e sábia a sua postagem
felicidad

elisa...lichazul dijo...

erratas basta ...vasta

Myriam dijo...

Nunca he entendido como la dirección de un pais (España, Argentina, etc, etc) atenta contra el propio pais y si mismos, recortando en los 2 sectores que jamás debiera recortar: Sanidad y Educación cuando tan bien lo expresas:de la crisis se sale Con más educación, nunca con menos y por supuesto sanos.

Tijeretazos se debieran dar en sueldos y jubilaciones de privilegio, prebendas, armamento bélico, viáticos absurdos etc, etc

Me parece tambien muy justo eso que dices de que los políticos paguen por decisiones mal tomadas (Y devuelvan lo robado o desviado ilicitamente de los fondos públicos) o recorten los exesivos gastos en excentricidades varias.

¡Es indignante!. Y muy preocupante.

Un beso

Campurriana dijo...

Gracias por tu punto de vista, Pedro. Hay que gestionar mejor el funcionamiento de las Administraciones e invertir donde verdaderamente se tiene que invertir...Con lo ahorrado ya tendríamos un buen montoncito.

Si fuese tan fácil, ¿verdad?

Jan Puerta dijo...

A veces, detrás de una aparente demagogia, se esconde una realidad tan dolorosa como absurda, tan vil como inhumana.
Y ellos, siempre siguen sonriendo en la fotografía de rigor.
Lamentable.
Un abrazo

Euphorbia dijo...

Toda la razón. Recortan en lo básico, como si antes andáramos sobrados.
Veo que te dió por los autorretratos... bien.

Juan Luis Garcia dijo...

Pues Educación es justamente lo que hace falta, y mucha.

Saludos.

Abejita de la Vega dijo...

Análisis de oro pero,sobre todo,gracias por:

"Ningún político podrá jamás convencerme de la necesidad de hacer declaraciones públicas vejatorias contra la función docente como las realizadas recientemente, más aun si son intencionadamente falaces y pretenden ponerle en contra de una opinión pública asustada ante las consecuencias de la crisis y que, en las épocas malas, siente una visceral fobia contra cualquier funcionario."

No perdamos la esperanza, con minúscula.

Besos, Pedro

BlueShell dijo...

Muito bem: mas havias de ver o que se está passando aqui em Portugal, nas escolas....Santa Madre!!!!
Só me apetece chorar!!!

Antònia Pons Valldosera dijo...

Amén.Ojalá los responsables políticos leyeran este post, lo entendieran, lo enmarcaran y lo colgaran en sus flamantes despachos. Gracias.

Kety dijo...

Una gran lección.

Un abrazo

Gabiprog dijo...

Te he leido dos veces... Y no sé que añadir más.
Y lo peor de todo es que enlazo mentalmente con una de otras entradas, aquella en la que indicabas que el nivel pesimo de nuestros políticos no dejaba de ser un resultado, una imagen de la sociedad que los sostiene...

pancho dijo...

Los recortes nos saldrán caros a la larga. Siempre resultará más barato invertir en educación que en cárceles. Como alguien decía: "Educa a tus hijos y no tendrás que castigar a los hombres".

Bien dicho. Habrá que defenderse, porque defenderse es ser, ante los que están empeñados en echarnos a la opinión encima con mentiras.

Aldabra dijo...

No se puede decir ni más alto, ni más claro. Totalmente de acuerdo contigo, pero punto por punto. Es una vergüenza. Me duele ver cuando se menosprecia a los profesores, cuando tienen tanta responsabilidad entre sus manos : nuestros hijos, nada más y nada menos.

Y me gusta mucho la anotación que haces a que en tiempos de bonanza, cualquiera, sin ningún tipo de cualifiación se vanagloriaba de cuanto ganaba en la construcción o en otros sectores, mientras nosotros [funcionarios de todo tipo] seguíamos arrastrando los congelamientos y recortes.

¡Ay, como está el patio!

biquiños,

Antonio Aguilera dijo...

"Es un mal de nuestro tiempo que los locos conduzacan a los ciegos" (El Rey Lear, Shakespeare)
Creo que sobra decir quiens son los locos (los avaros políticos y ricos finacieros), y los ciegos: La ciudadanía.

São dijo...

Meu querido amigo, este teu texto adequa-se perfeitamente à realidade portuguesa.

Aqui escolheram o funcionalismo público como bode expiatório da situação aflita do país, com especial destaque para quem exerce a docência.

Estou cada vez mais convencida de que é por saberem a importância da educação no desenvolvimento humano e as capacidades críticas de uma pessoa instruída que os Governos atacam desta maneira tudo quanto lhe está ligado.

Um fraterno abraço.

Juan Navarro dijo...

Firmo lo que dices. Y sólo añado algún otro argumento:
Lo que escribías en la última entrada y lo que escribes en esta puede resumirse: fin de ciclo. El sistema ha decidido llevar a las últimas consecuencias la raíz de sí mismo: todo es mercancía, todo es producto en venta y todo tiene un precio. Decidieron privatizar la sanidad y están en ello y ahora han decidido privatizar la enseñanza. No la educación, la enseñanza. La educación hace tiempo que fue abandonada a su suerte, cuando se abandonaron o se redujeron a la mínima expresión las materias "inútiles", como el latín, la lengua, la literatura, la filosofía,... Bolonia ha apostado por preparar empleados, es decir, por fabricar productos que al sistema interese adquirir. Ya no se trata, si es que se trató alguna vez, de desarrollar personas, sino de prepararlas para que quepan en el sistema productivo. No interesa que pienses, sino que encajes como encaja una pieza.
¿Costes de la privatización? Importa un comino. Aunque haya que mentir (lo de las horas, por ejemplo) o difamar (todos son unos vagos). Privatizarán a toda costa. La enseñanza pública se quedará con "residuos". Al tiempo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Pedro, soy del grémio, estoy en esas vacas flacas, llevas razón de santo.
Las tres marías siempre reciben recortes cuando deberían ser potenciadas. Educación, cultura, sanidad.
Menudo país nos queda en manos de Estultícia por educación, corrupción (nada de cultura) y saqueo(sanidad bajo mínimos).

!Dioses! al gestionador que nos gestione ¿quién lo gestionará?
Besito enfadado a princípios de curso. Ánimos.

Luis Antonio dijo...

Una cosa es la gestión eficaz de los recursos, que no se hace, y otra bien diferente, los recortes indiscriminados...

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro querido...
la verdad que a lo que se tendria que apostar mas a es a la educacion y sibre todo a la sanidad....lamentablemenet a ustedes recien les esta afectando esta medida
a nosotros hace bastante que les dej de importar la educacion en el pais... esta educacion se esta conviertiendo en pura ignorancia y decadencia a los jovenes del futuro..

es terrorifico cuando tocan la educacion...ni hablar de los docentes,

ahora te cuento que lei tu post "septiembre" y sono medio triston pero me gusto...eso de los granitos de arena en la valija...me sono muy tierno... y aqui ya esta llegando la primavera.... y yo estoy descansando del frio que me tenia podrida!

besinesd querido amigo.... me gustaria mandarte unas fotos de uno lapachos divinos donde podria mandartelos? no tendo facebok ni twiter ....


:D sauvignona

Paco Cuesta dijo...

Si los recortes en retribución son lamentables, no lo es menos la pérdida de autoridad y la imposición al profesor de determinados criterios de valoración para que los alumnos no "escapen" de las facultades.

El Gaucho Santillán dijo...

Claramente, la educaciòn debe ser libre y gratuita.

Hasta la universidad misma.

Un abrazo.

Asun dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con todas y cada una de tus palabras.
Se están cargando la educación.

Ayer se supo que aquí en Navarra no van a cubrir antes del día 16 sustituciones y apoyos que estaban previstos desde finales de junio, y no por falta de personal.
Muchas de estas son en Educación Infantil, en aulas de 3 años, con toda la importancia que tiene el periodo de adaptación de esos niños que se inician por primera vez en el mundo de la escuela y la importancia de tener una persona —siempre la misma— como referente. Parece ser que a nuestro Consejero de Educación le da todo igual.

Hoy el claustro estábamos que echábamos humo. Y espera a ver cuando los padres tengan conocimiento de la situación.
No podemos tolerar que se nos rían a la cara.

Un beso

silvi dijo...

Es lamentable que la educación,no se tome como inversión.(Base de Futuro).
Besos.

amelche dijo...

A mí tampoco me vale el: "Es que los que estaban antes se han llevado el dinero y por eso ahora no podemos pagar." Si se lo han llevado, que lo devuelvan. Si lo han gestionado mal, que lo devuelvan también. Y, si se han gastado todo su patrimonio personal y no lo pueden devolver, pues que hagan servicios a la comunidad gratis el número de horas suficientes para cubrir todo ese dineral perdido. (Algunos, estarían años limpiando calles, por ejemplo, para pagar todo lo que han gestionado mal.) Así verías tú como la responsabilidad política empezaba a entrar en este país.

En cuanto a lo demás, me quedo sobre todo con la última frase. Lo que no puede ser es que, los mismos políticos que se rasgaban las vestiduras hasta hace unos meses diciendo que había que hacer leyes para devolver la autoridad al profesorado y que esto no podía ser, ahora nos hundan en la miseria tratándonos de vagos y maleantes y quitándonos ya el poco prestigio y autoridad que nos quedaba.

mojadopapel dijo...

Soy hija de profesor y conozco bien las penurias de ser 8 en la familia....¡qué certeza triste... todo lo que dices!.
La crisis no solo es económica...es de valores, y la desorientación es tal, que necesitamos una renovación integrál...como aspecto positivo de todo ello creo que en esta situación crítica que padecemos la renovación viene a traves del esfuerzo imaginativo y el impulso creativo que hagamos para subsistir y salir de este estatismo que nos anula.

Merche Pallarés dijo...

Por los excelentes comentarios que me preceden, leo que la situación de la educación está fatal por todo el mundo. Una tragedia. Los poderes fácticos solo quieren que seamos robots para así manipularnos mejor. Lo que dice JUAN NAVARRO: no quieren que pensemos. ¡Cuán cierto! Besotes pedagógicos, M.

La Zarzamora dijo...

Por aquí los recortes ya van siendo los mismos. Los efectivos son pletóricos... Y hace años que la figura del profesorado es esperpéntica. Las reformas se suceden sin poder digerirlas y sin ningún tipo de formación.
Suscribo todas tus palabras.
Y además cada vez hay menos jóvenes dispuestos a lanzarse a la oposición, y no puedo incitarlos a hacerlo...

Besos, Pedro.

Delgado dijo...

De la crisis solo saldremos con más educación, nunca con menos. Y, por supuesto, nunca menospreciando a quienes ejercen la docencia a diario por un sueldo inferior al que les corresponde.

Menos educación = a mayor estulticia = mayor manipulación política. Pero esto es Spain.

Somos y seremos así.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,

¿Qué podría yo decir, sino ratificar sus palabras?

Mucho más en La Acequia, donde se acerca más equipo docente por comentario cuadrado que en cualquier otra bitácora que yo conozca.

¡Qué decir! si hoy me comentaba la jefa de estudios del colegio, que lo siente pero que me olvide de las clases de apoyo a necesidades tipo A porque no tendrán el personal que necesitan y los que están en plantilla no darán a basto con el tipo B; pero que aún así intentarán tener en cuenta cada caso, como buenamente puedan si pueden.

O mejor sí, se puede decir.
Porque seré honesto, a mí me parece que el colectivo docente, es un colectivo laboral pasivo, lugar de anidamiento y adormidera de conciencias, quizás en la ficción reactivas, luchadoras y reivindicativas, pero en los hechos, tan solo pizarra negra sobre la que se escribe.

Una reunión sindical de profesores debe ser lo más parecido a un lugar a ninguna parte, donde la complacencia anida y la sumisión al sistema es mayoría y somete a la minoría reaccionaria, con un -ésto hay o lo tomas o lo dejas-.

Todo el potencial de mentes educadas y conscientes se dispersa en la noche de los sueños, imaginando pasados o futuros, pero sin soltar el presente continuo.

Si una profesora o profesor, no defiende los valores educativos de sus educandos para que la enseñanza sea de calidad, libre, gratuita y universal o deja de luchar para que todos los alumnos y enseñantes tengan igualdad de oportunidades educativas en un mundo mercantilmente insolidario, o no se oponen con fuerza al mercadeo de la cultura en general, pues es esa la fuente de donde bebe necesariamente la enseñanza... y por lo anterior no se enfrentan primero con la palabra a los políticos a los poderes fácticos, pero también con el ejemplo, con la movilización activa, con acciones y presiones...

¿Qué se enseñó entonces a nuestros hijos, qué se estará enseñando a nuestras hijas? no me lo digan, porque estas últimas décadas de supuesta burbuja tanto de dineros, ladrillos como de mileuristas y excluidos, son el mal ejemplo; y algo de culpa tendrán los que enseñaron a los que mandaron y seguirán mandando y a los mandados que son justamente la población (en teoría) más formada de la historia de España y a la vez, sociedad que en su mayoría asumirá lo que le venga (con minoritarias excepciones) con la mueca de un suspenso merecido, en conocimiento del medio, en sociales, en historia, en filosofía, en cálculo, en ética, en lenguas, etc.

¿Qué han estado enseñando Ustedes todas éstas décadas en los colegios, en los institutos, en las universidades, también con su ejemplo? ¿oportunismo y conformismo? porque en esas últimas materias llevamos en los pasados cursos varias matrículas.

El respeto, mis queridas Señoras Maestras y mis queridos Maestros, se gana, no por el cargo, sino con el ejemplo.
¡Tomen la calle, las plazas, los pupitres, los institutos, las aulas, las universidades! ¡Pongan de cara a la pared a los políticos y a los financieros especuladores con orejas de burro y capirote! ¡Paralicen el país por semanas o meses dejen a los alumnos y padres en sus casas!
¡Expliquen y pidan alto y claro la enseñanza necesaria en un país como el nuestro y los mínimos irrenunciables para profesores, alumnos y padres!

Entonces, yo no me preocuparé si mi hija pierde el trimestre, muy al contrario, le diré, -no vas al cole porque tus profes están dando una lección de clase, de la que aprenderemos todos-.

Demuestren que la revolución social debe empezar por quien más sabe y además por quien tiene la licencia de enseñarnos.

Suyo, Z+-----