viernes, 23 de septiembre de 2011

Daños colaterales

Uno de los principios de la economía de libre mercado, según los liberales ortodoxos (ya se sabe, esos que son liberales y tienen la fórmula mágica para definir quién lo es y quién no lo es), es que tiende a regularse sola y al final encuentra siempre el equilibrio, por lo que no necesita la intervención del Estado nunca. Claro, por el camino quedan inevitables víctimas necesarias para encontrar ese nuevo equilibrio. Como pasa con las epidemias. O con las guerras.

21 comentarios:

amelche dijo...

Pero como las víctimas somos nosotros y ellos se siguen llenando igual los bolsillos, les da igual.

Juan Navarro dijo...

No estoy de acuerdo. El error es aceptar su terminología. No son daños colaterales, son daños estructurales, es decir, necesarios para el mantenimiento del sistema. Siguiendo con tu ejemplo: si la epidemia se produce (y es el caso de las enfermedades epidémicas africanas, por ejemplo) porque la sanidad (y las vacunas, en particular) son un negocio y no se ponen al alcance de la población gratis o a un precio razonable, no hay daños colaterales, sino necesariamente derivados de una política sanitaria. Es como cuando se lanza una bomba y mata a civiles. ¿Daños colaterales? Bastaba con no lanzar la bomba. Algún día algún tribunal de justicia deberá juzgar a los responsables de los daños "colaterales" porque son resultado de la actividad criminal de una parte de la sociedad.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,

Por una vez ejerceré de profeSol, si lo permite; los liberales son aquellos que no tienen 'principios' asumen el momentum social como "solo presente y futuro" sin principio ni pasado.

Y sin principio ni pasado, establecer sistemas liberales "sociales, económicos y políticos" significa un genocidio a los herederos de la nada a los más débiles, y una esclavitud estadística para los más míseros que se convertirá en deuda heredada y así en pirámide, hasta llegar a la cúspide donde los que tuvieron ventaja de salida, predominan sin ceder espacio.

Somos diferentes sí, pero nuestras diferencias de calidad de vida, educación y patrimonio, tienen un principio en el pasado por la manifiesta falta de libertad, de robos y de abusos (guerras, matanzas, crímenes...); porque sin negar potenciales humanos distintos, objetivos y satisfacciones diversas, la persona es en esencia igual, pero su presente y circunstancias distinto; así cualquier sistema debe profundizar en el re-equilibrio de las desigualdades hasta compensarlas y no dar el pistoletazo de salida a la carrera liberal, cuando hay corredores que todavía no han llegado al estadio.

Si pudiésemos hacer borrón y cuenta nueva en el mundo, en un nuevo principio y a partir de ahí, 7 mil millones de personas tuviésemos iguales índices de riqueza, bienestar y derechos, entonces incluso un sistema liberal ortodoxo debería ser regulado por un estado distribuidor, para evitar abusos y corregir excesos.

Sin ese principio utópico al que me refiero y que los liberales obvian, el liberalismo, es en el mejor de los casos un fascismo latente en la conciencia.

Suyo, Z+------

Antonio Aguilera dijo...

Para evitar los daños colaterales (o estructurales, como dice Juan Navarro)haría falta derrocar al poder establecido. Las leyes las hacen ellos:los poderes económicos y sus compinches Neocom. Ellos tienen también el poder militar ¿cómo podremos luchar contra todo esto?

Creo que ellos, ya nunca más (o en bastante tiempo) dejarán que el Pueblo tome las riendas. Antaño mandaban por la fuerza bruta y ahora mandan por la misma fuerza (no olvidemos que los "antidisturbios" se cuentan por miles) más el chantaje económico por la deuda pública, que es pagada por toda la población, con impuestos y recortes.

No me da reparo decir que la propiedad privada es un robo ( o desciende de él, como bien ha señalado el Sr, de la Vega), y por lo tanto debemos eliminar los bienes fruto de las herencias; las cuales deberían de engrosar el patrimonio económico nacional (y el que se invertiría en educación, sanidad y otros servicios a la comunidad; siempre dejando un fondo para paliar posibles catastrofes)

No estoy diciendo que se elimine la propiedad privada, sino que se le ponga un límite una vez que ya la persona tiene lo suficiente para vivir dignamente. Cada uno obtendría el fruto de su trabajo, pero no habría lugar para la ambición, la codicia y el "ansia viva" por la riqueza.

Creo que lo que digo nos es ninguna locura, sólo (sin tilde ahora?)es poner coto al robo por especulación o con pistola en mano. Ello supondría la desaparición de las hambrunas, de muchas enfermedades por falta de dinero para tratamientos y, en general, de todas las injusticias.

Por ello repito que la propiedad privada es un robo. Salvo en la cantidad que sea necesaria para que la persona viva con dignidad, bien alimentada, saludable, vestida, alojada, estudiada y educada notablemente.

Si no hubiese individuos asquerosamente ricos, tampoco habría pobres. Porque ¿a cuántas personas hay que condenar a la pobreza más ignominiosa para producir un rico???

silvi dijo...

Liberales o no liberales.el equilibrio lo encuentra con el hambre del pueblo.Lindo sábado.Besos.

Euphorbia dijo...

Pues esta vez parece que no lo arreglan ni habiendo víctimas a porrillo.

Abejita de la Vega dijo...

A mí siempre me dieron pánico esos que dicen que el mercado lo arregla todo. Me lo daban ya en épocas de vacas gordas.


Besos, buen fin de semana

Ele Bergón dijo...

No entiendo nada de economía y cada vez menos, pero lo que si entiendo es que mientras unos se enriquecen otros se empobrecen . ¿Por qué no hay un reparto más igualitario? A los poderosos y ricos no les interesa, así que los pobres debemos cambiar todo esto

Un abrazo

Luz

Hermano de Abejita de la Vega dijo...

Los daños colaterales siempre están lejos de los despachos, elegantes edificios con nombres acabados en S.A.; que no nos engañemos no significa sociedad anónima sino sin alma y lo único que queda es el anonimato del que condena al dolor y al silencio especulando con alimentos básicos en un mercado llamados de “Futuros” con el futuro más negro de millones de almas blancas.
No nos engañemos la economía no se autorregula, mientras no se autorregule la codicia de los habitantes de las torres de cristal, contemplando desde sus azoteas las hormigas laborando y apagando la pantalla cuando en ellas aparecen sus conciencias, en forma de colaterales.

elisa...lichazul dijo...

seremos peces moribundos en un océano cada vez más repartido en sectores VIP, esos ocupantes nunca tienen problemas

besos y buen fin de semana

Asun dijo...

El problema es que las víctimas siempre son las mismas.

elena clásica dijo...

Los mismos liberales ortodoxos le quitan la importancia al bamboleo de los platillos hasta que se encuentran en equilibrio. Habría que recordarles que los que están subidos en un platillo, (el que no baja nunca) deberían cambiar de posición una vez por crisis, aunque como la crisis se da solo en el otro, se han aprendido que su única obligación es difundir mentiras en los medios de comunicación.
Si no cambiamos de campo una vez por jugada, el partido no vale. Y este partido es el de la vida.

"Que grite la flor y que se calle el cardo" como gritaba Lole con la guitarra de Manuel. Basta de daños colaterales.

Un abrazo.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenas tardes.
Cuantos buenos analisis hay por aqui y de momento, esta claro que el pasado ya fue forjado hacia lo que estamos viviendo en este presente, a pesar de algunas buenas ideas de justicia social, el futuro todavia lo tienen crudo los miles y millones de pobres del mundo, entre ellos un servidor.
Somos como la infanteria de marina, carne de cañon, es pos de conquistar una playa minada de especuladores, millonarios, barreras construidas con gran egoismo, etc.. Creo que soy un tonto de remate por creer que lucho por un ideal, si gano, las medallas se las pondran aquellos que estan esperando que traspase las lineas y supere al enemigo.
Pero tendre que darme cuenta de que estos mismos, tambien estan necesitados.
Somos la Generacion de los Titeres, ¿Cuantas generaciones habran de pasar, hasta que salgan pies y cabezas con corazon y humanidad?...Quizas mas adelante. Estoy tan aburrido de todo ello que una de mis acciones sera no votar a nadie, pues considero que me he cansado de ser tele-dirigido, hasta tal punto que tan solo me place castigarles con las armas que no producen muertos sangrantes, el voto NULO.
Se que con estas sinceridades, me tacharan de loco o vaya Vd. a saber, me da igual, es lo que hay y lo que han conseguido.
Saludos cordiales
Jesus

Merche Pallarés dijo...

Querido JESÚS, no, justamente, la solución no es votar nulo. ES QUE HAY QUE VOTAR Y ADEMÁS PARA UN CANDIDATO. Porque NO tenemos escapatoria, los dos grandes partidos son los que nos van a gobernar o desgobernar. Ahora, hay que saber a quién preferimos: ¿Rubalcaba? ¿Rajoy? ¿Quién es el líder más creible, más capáz, más inteligente de los dos? Y, claro, de los partidos que representan pero, a veces, (estoy harta de repetirlo) solo UN HOMBRE puede cambiar el rumbo de las cosas. Yo votaré a Rubalcaba, claro que sí, y... A ver qué pasa. Peor no nos puede ir. Pero hay que votar sobre todo para que las "encuestas" tan manipuladas, tan mediáticas, no salgan con la suya (subliminálmente nos hacen creer que ya el PP va a arrasar, entonces mucha gente como tú, querido JESÚS, tira la toalla y no vota o vota en blanco. Crasísimo error). Hay que votar sobre todo en estas elecciones donde los ciudadanos nos jugamos mucho. Besotes anti-neocons, M.

María dijo...

Estamos tan decepcionados de la política, de su gestión, que ya no confiamos en ninguno.

Un beso.

JESUS y ENCARNA dijo...

Bon dia, con tu permiso Pedro, doy las gracias y y encuentro razonable el comentario de Merche, tambien creo en la imagen del Sr. Rubalcaba, pero mis dudas no van dirigidas a una filosofia politica que se basa en lo social y obrero, mas bien es hacia lo que rodea al sistema y dentro del sistema.
Os pido disculpas por haber manifestado mis sentimientos al respecto, cosa que desde hace tiempo hago, pero reconozco que no era el lugar, pues no pretendo convencer a nadie, ni quiero tirar la piedra y esconder la mano.
Lo dicho...Dicho esta y es mi convencimiento.
En resumen lo que quisiera, como ciudadano y contribuyente, es que se pusieran las pilas de verdad.
Gracias.
Jesus
P.D. En el cafe D´Arts, al lado del Meson de Burgos, Barcelona, hemos montado una exposicion de pinturas y camisetas musicales, os invito a los que podais y querais, a pasaros por alli.

pancho dijo...

La intervención de los estados es más necesaria que nunca para intentar corregir desigualdades y dar cobertura a los más desfavorecidos e indefensos del sistema: discapacitados, pensionistas, marginados, presos o enfermos, porque extrapolando lo que está pasando en Grecia con una propuesta de austeridad extrema, rayando en una economía de guerra: rebajas de sueldo del 30% y despido de 150.000 funcionarios en un país de diez millones de habitantes nos podemos imaginar lo nuestro que es lo que más nos preocupa.

La tiniebla financiera que nos malgobierna es tenebrosa. ¿Dónde han ido a parar los millones que antes se prestaban tan generosamente a empresarios para que crearan puestos de trabajo y medios de subsistencia? Yo no he visto hogueras en las que se prenda con billetes. La "conllevación" (en término orteguiano) capital - trabajo que sustenta el sistema se ha viciado. Y en lugar de tratar de ennoblecer lo que parecía que funcionaba más o menos razonablemente lo que se intenta hacer es desvíar inversiones (por segunda vez en tres años)para que las tinieblas vuelvan a coger las riendas.

MIMOSA dijo...

¿Y hasta cuando se supone que se debe esperar que se deshaga el nudo? Nos deben de ver la cara con la piel tan curtida que aguantamos todo cuanto nos echen y nos digan, y a la contra, seguimos esperando que se obre el milagro divino que todo lo resuelva.
Besos.

Myriam dijo...

Ahora justamente es cuando con mayor razón los dañados colateralmente tienen que hacer uso de la inteligencia lateral y de toda la creatividad que puedan para campear la crisis.

Myriam dijo...

ANTONIO: todo lo que tu quieras, pero ¿nop sería mejor que los políticos y companía dejaran de robar lo que no heredaron pero si sacaron de las arcas del Estado y lo devolvieran?

Fijate solo con eso "cuanta economía se regularía"...........

Antonio Aguilera dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Myriam. Muchos no tienen bastante con las fortunas que heredan que además roban sistemáticamente.
Aporto una reseña al libro de Raj Patel "Cuando nada vale nada":

“El sueño de la «eficacia de los mercados» se ha convertido en una pesadilla. Desde que el mundo fue secuestrado por los fundamentalistas del neoliberalismo, hemos vivido sojuzgados por la idea de que la codicia es buena y el altruismo, una necedad. Hemos confundido el valor de las cosas por su precio, hemos aceptado que la maximización de los beneficios es la regla de oro en la vida. Todo lo cual nos ha conducido a un desastre económico, ecológico y humano de dimensiones terribles y alcance global.”