viernes, 3 de junio de 2011

De pepinos, epidemias e incompetencias sospechosas.


Durante unos días, los pepinos de origen español han estado bajo sospecha. Las autoridades alemanas, sin pruebas científicas ni de ningún otro tipo que lo avalara, los acusaron de causar una enfermedad que ha provocado ya 17 muertos y decenas de enfermos. Las consecuencias más directas fueron la caida en las exportaciones españolas de todo tipo de fruta y verdura y, lo que es más grave, el retraso a la hora de tomar medidas eficaces que identificaran la causa verdadera de la enfermedad y lograran frenar su expansión. Una vez que las pruebas científicas declaran al pepino español no culpable, los mismos responsables europeos que dejaron hacer cuando se señalaba a esta verdura con el dedo, se escandalizan ahora cuando Rusia cierra las fronteras a las verduras y frutas con origen en la Unión Europea.

Debajo de las declaraciones de estos días pasados de algunas autoridades alemanas laten muchos intereses: aparte de la precipitación con la que se toman muchas decisiones y se hacen manifestaciones sensacionalistas e irresponsables a la prensa (que, a su vez, las convierte en titulares aun más sensacionalistas e irresponsables), ciertamente algunos son económicos, políticos (parecer que se hace), etc. Uno de los más denunciables es echar al de fuera la culpa propia.

No es una actitud nueva, lo despreciable es que se sigan oyendo, con total impunidad, declaraciones de este tipo que tienen un matiz xenófobo que revela un desprecio hacia el que se considera inferior o, simplemente, extraño y al que no se considera capaz, por lo tanto (al no ser como nosotros), de respetar las normas de juego. En los últimos tiempos, con el acicate de la crisis, han aumentado considerablemente las declaraciones de este tipo entre los responsables políticos, porque saben que dan votos: véase el auge de la ultraderecha o la derecha más cerrada en las elecciones de los diferentes países europeos en el último año. Incluso en España alimentar los instintos más primarios de las comunidades atemorizadas ha dado resultado electoral y algunos políticos han conseguido alcaldías en la última convocatoria electoral buscando conscientemente estos votos contaminados.

En la Edad Media, el brote de cualquier epidemia provocada por las pésimas condiciones sanitarias hacía que la gente, instigada por quien podía hacerlo, reaccionara contra aquellos que eran señalados como culpables. La idea más simple, construida con habilidad y difundida adecuadamente, cala en poco tiempo entre la gente aunque se demuestre que es falsa. Desenraizarla luego es imposible y todavía hoy nos sorprendemos con la repetición de ciertas falsedades construidas hace siglos. Por eso es tan fácil alimentar las reacciones colectivas más violentas. En el verano de 1834, ante la mera sospecha de que unos frailes hubieran envenenado el agua de las fuentes, se asaltaron  los conventos y fueron asesinados decenas de religiosos. Hasta hace pocos años, cualquier brote epidémico era suficiente para culpar a alguien que llevaba poco tiempo en el pueblo, por la misma razón por la que se ha ejecutado a tantos inocentes acusándolos de desapariciones de niños o asesinatos de mujeres violadas: porque no era de nosotros, por mucho que las estadísticas sean muy claras y señalen en primer lugar a miembros de la familia y de los círculos más próximos de las víctimas. Todavía hoy, cuando sucede algún extraño suceso en una localidad, los que animosamente declaran delante de una cámara de televisión insisten en que la culpa debe haberla tenido alguien de fuera.

Por suerte, ya no estamos en la Edad Media.

27 comentarios:

La Zarzamora dijo...

A mí no me impidieron seguir comiendo pepinos... Después de la gripe aviar me importa un pepino lo que se cuece en estos virus.
Besos, Pedro.

Juan Navarro dijo...

Te corrijo, aunque sé que es una licencia literaria: por suerte, no, porque hubo quienes se empeñaron en superarla.
Europa se llena de nuevo de fantasmas, de dioses que nos amenazan. Por razones mezquinas, Europa se desmembra. Me gustaría pensar que se ha iniciado el nuevo renacimiento.

pancho dijo...

Si hubiera sido al revés, ya estarían bombardeando las ciudades españolas. Sólo les interesamos como consumidores de sus productos.

Ahora dicen que van a lanzar una campaña a favor de los productos agrícolas españoles, pero con el dinero de todos, claro.

No estaremos en la Edad Media pero las consecuencias han sido las mismas para el sector.

Spaghetti dijo...

Estoy contigo en el enunciado sobre echar la culpa al que "no es de los nuestros"...Pero creo que en el caso de los pepinos españoles en Alemania hay además siniestros intereses de mercado. Ese mercado anónimo pero perfectamente teledirigido para conseguir beneficios por encima de todo.
Parece que los pepinos españoles han causado más bajas que los que lanzó la OTAN contra los árabes.

Manolo dijo...

¿Seguro que no estamos en la Edad Media?

virgi dijo...

A veces parece que sí.

Besitos

Asun dijo...

A pesar de no estar en le Edad Media nos seguimos comportando como si estuviéramos, porque hay muchas formas de atacar.

Besos

São dijo...

Eu posso estar a ser injusta, mas acho que a Alemanha se está tornando muito prepotente e estas situações só me fazem recordar ter sido ela a causadora das duas terríveis guerras que devastaram a Europa no século passado!

Um bom final de semana, amigo mio.

Silvi (reikijai) dijo...

Disiento en algo con este informe...Estamos viviendo en la era de la tecnología,pero los humanos estamos regresando(a pasos agigantados)a la edad de piedra.El pobre pepino no podía ser culpable. Lindo fin de semana.Besos.

Merche Pallarés dijo...

¡Pobres pepinos! Lo que yo creo es que están queriendo inventarse alguna epidemia que liquide a media humanidad (somos muchos en el mundo) y todavía no han encontrado la adecuada. Recuerda la gripe aviar, la gripe A que, afortunadamente, quedaron en agua de borrajas. Veremos lo que pasa con ésta... O todo es más enrevesado como dices y hay intereses comerciales involucrados. Yo apuesto más por la epidemia. Besotes antivirales, M.

Euphorbia dijo...

En realidad todos somos culpables de estas mutaciones, otra manera de cargarnos el planeta.

Vamos a la búsqueda del chivo expiatorio para cada uno de los males que nos acechan, muchos provocados por nosotros mismos. Porque por mucho que se avance, las entrañas las seguiremos teniendo en el paleolítico.

Hernando dijo...

Primero y no solamente con la crisis del pepino, también con las respuestas dadas contra la crisis económica, veo una Europa más rota que nunca, países ricos (no hace falta hacer una lista) que se lanzan como buitres a engullirse a países más pobres, ya llevan tres,me parece que sus estómagos no están satisfechos y necesitan alguno más de postre.
Segundo, siempre he oído, que éstos países (los avanzados) eran países serios, organizados, cuidaban todo hasta el último detalle, que no acusaban antes de estar bien seguros quiénes eran los responsables, no ocurrían catástrofes tipo, (en un concierto que no hubiera muertes por avalancha humana), siempre vendían las entradas justas, en fín gente seria, organizada y socialmente democrática y justa, los demás éramos países bananeros.
Supongo que habrá leyes justas en el derecho internacional para que se castigue duramente a los países que difaman, para los países que levantan falsos testimonios, para que su mierda se quede en dónde se ha producido, y no se la echen al vecino.

Lola dijo...

A veces pienso que a Europa no les interesa que España siga creciendo, siempre existe una mano negra que nos haga un poquito de daño a la economía....Pero los Españoles tenemos un par de narices para superar eso y lo que nos venga, la historia lo corrobora. Besos

Kety dijo...

Pepinos. Panga. Carne picada.
¿Hay más? ¡Qué horror! No será, intereses, intereses, intereses

elisa...lichazul dijo...

ya lo dije en otro blog que tocaba el mismo tema, para mí esto es cosa de los laboratorios, primero las vacas, después los pollos, los cerdos y ahora los pepinos, mañana ...


besos Pedro y buen fin de semana
los pepinos con tomates son exquisitos así crudos

Luis Antonio dijo...

La cuestión es buscar un "cabeza de turco, español judío o lo que sea"...antes que admitir responsabilidades propias...

J. G. dijo...

que te crees tú que no lo estamos, la canción de Serrat del sur sigue vigente

Abejita de la Vega dijo...

Esos pepinos esconden mucho.

Isabel Romana dijo...

En el tema de los productos alimenticios hay muchíiiiisimos abusos actualmente. Ya veréis como la crisis financiera se pasa a la crisis alimentaria. Ya hay quien ha comnprado el cacao de los próximos 25 años, así que, después de dejarnos limpios los bolsillos aún nos rebañarán más poniendo los productos alimenticios por las nubes... Un abrazo, querido amigo.

Myriam dijo...

Y con lo que me gustan los pepinos...

Myriam dijo...

No sé porque- o quizás demasiado - lo que relatas de echar la culpa a los de afuera, a los de adentro pero distintos u a los otros, es un tema que me resulta muy familiar.

Cómo duele la injusticia y causa impotencia que lo culpen infamemente a uno porque si.

Lo que hizo Alemania es absolutamente vergonzoso, execrable y produce un daño moral para España y unas pérdidas económicas cuantiosas para los agricultores.

AL igual que una persona puede demandar a los que enjurian su buen nombre y reputación, un país podría hacerlo y pedir las indemnizaciones correspondientes.

Myriam dijo...

Besos y abrazos a ti y saludos a todos los paseantes.

Antonio Aguilera dijo...

La fora de sanidad alemana que dio la voz de alarma contra los pepinos españoles debería de atarse una gran piedra al cuello y arrojarse al mar profundo (no vaya que haga pie)

Siempre nos enseñaron a medir nuestras palabras y a no emitir juicios precipitados. Se ve que éste no fue el caso. La víctima fue España: ¿formamos parte del grupo PIGS? el desecho de Europa.

Un motivo más para estar Indignados.

Pedro, sabes que no puedo seguir el ritmo de la Acequia. El poco tiempo libre de que dispongo ahora es para Demcracia Real Ya. Tus entradas al rspecto son tremendamente iluminadoras. Hoy, por fin, Javier Marías se va posicionando. Ya lo hizo Muñoz Molina; pero no encuentro a Savater por ningún sitio ¡Y mira que fue "colega" mío!! Aunque tú en una ocasión ya me advertiste que no era oro todo lo que reluce. Con la aceptación del Planeta ya me llevé la primera desilusión. ¡Pero es que tiene tantos libros buenos!! y Borges..., y luego fíjate.

Feliz Domingo

Shandy dijo...

Ay, miedo dame el resurgir de la ultraderecha en Europa, de esos gurús con recetas fáciles y "mano dura"en momentos tan difíciles como los que estamos atravesando, las crisis económicas son un buen caldo de cultivo para engendrar monstruos mesiánicos, y es tan fácil buscar culpables entre "los que no son de la tribu". Y con el pepino nos han dado un pepinazo: hay países de 1ª, 2ª, 3ª... lo mismo que ciudadanos de 1ª, 2ª, 3ª... El sistema no perdona y pone culaesquiera zancadillas al vecino con tal de obtener beneficio económico: que asco!
Me voy a la concentración: Indignada!

Un abrazo

jg riobò dijo...

Mucho peor que en la Edad Media.

Aldabra dijo...

a estas alturas: lunes, me alegra saber que la pelota está (según las últimas noticias aún no confirmadas del todo) en el tejado alemán y que han sido ellos y sólo ellos los que se lo han guisado y se lo han comido...

el orgullo les impedirá pedir perdón porque seguimos siendo los parientes pobres de la UE.

biquiños,

Ele Bergón dijo...

¡Cuanta razon tienes! Sin ir mas lejos en Pardilla, que nunca pasa nada, nos han robado una escalera de hierro de un corral. Si cuento el suceso entre los vecinos, me dicen que eso es "coas de los gitanos". Alli no vive ningun gitano, pero ellos tienen la culpa de todo.

El racismo y la xenofobia estan a la orden del dia.

Un abrazo

Luz