sábado, 21 de mayo de 2011

El desprecio al ágora de la clase política. Más sobre el Movimiento del 15 de mayo


Harán mal los partidos políticos en despreciar o ignorar las movilizaciones de estos días en España conocidas ya como el Movimiento del 15 de mayo. Por supuesto que el sistema democrático español se organiza en sistemas de representación y estos, en un estado moderno, solo pueden darse a través de partidos políticos o agrupaciones de electores (en algunos países comienzan a gestarse interesantes movimientos de este tipo, pequeñas agrupaciones sin ideario político que hacen presente en las instituciones la voz de los ciudadanos de a pie). Pero hay algo palpable en la sociedad española: el desprestigio generalizado de los partidos y de los políticos, en especial de los llamados políticos profesionales, es decir, aquellas personas que han desarrollado toda su vida adulta en cargos de representatividad política sin haber trabajado fuera de las instituciones, moviéndose siempre en intrigas palaciegas, afinidades con medios de comunicación y aprendiendo gestos que les permitan posicionarse en las listas electorales a costa, muchas veces, de tragarse los escrúpulos y la honradez con la que entraron en la carrera política. De hecho, desde hace tiempo, en las encuestas más serias siempre figuran los políticos como uno de los tres grandes problemas para la sociedad española.

Demasiadas voces, entre estos políticos que no han sido otra cosa más que políticos desde hace veinte años y entre los comunicadores y contertulios de los medios de comunicación han rechazado con burlas e ironías fáciles a los participantes en las concentraciones. Es curiosa la coincidencia en las descalificaciones en políticos y periodistas de diferentes posiciones ideológicas, desde la extrema derecha a la extrema izquierda: califican a los que se movilizan como insustanciales, critican que no tengan programa definido, dudan de la espontaneidad del movimiento o la idoneidad de las fechas elegidas para manifestarse.

Considero que piden al movimiento algo que el movimiento no es ni puede ser. El programa verdadero del Movimiento del 15 de mayo es la insatisfacción con el rumbo de la actual situación política española. De las asambleas que se dan en sus plazas pueden salir propuestas articuladas más o menos originales, pero esa no es su principal función: estas personas se han echado a la calle para hacer ver a los políticos que están hartos y para comprobar que hay otros que piensan lo mismo y con los que pueden hablar, porque el diálogo pacífico es una de las características de los hechos a los que asistimos estos días. Y si los partidos políticos no tomaran nota de esto, el desprestigio del sistema político español se agudizaría, con todas las consecuencias futuras.

Además de exigírseles algo que los manifestantes no pueden hacer -presentar un programa político a la manera tradicional de los partidos políticos cuya organización interna es tan ferreamente jerarquizada y organizada en luchas internas de familias a la manera de las estructuras decimonónicas-, se les pide que, para tener legitimidad deben continuar su presencia en las concentraciones más allá de las elecciones de mañana domingo. Si no lo hacen así se les acusa de estar manipulados y tener un interés oculto de favorecer a unas u otras opciones políticas en una teoría conspirativa que ve manos negras en la organización de los actos.

Considero que este tipo de análisis es errado y está superado por la realidad de los acontecimientos. Las acampadas en las plazas públicas deberán terminar antes o después: los estudiantes están en período de exámenes, aquellos que tengan trabajo deben procurar no perderlo, los que no lo tienen deben buscarlo, otros deben acudir a su vida cotidiana, todos necesitarán descanso y volver a la normalidad. Pero ya no estamos en épocas en las que cuando la gente desaparece de la calle todo se ha concluido. Por una parte, la capacidad de debate y de organización de personas que nunca se han visto en estas circunstancias es digna de todo elogio. Y esto permanecerá en la memoria colectiva durante mucho tiempo. Se han visto reforzados por la atención que les han dedicado los medios de comunicación nacionales e internacionales. Han visto cómo en decenas de ciudades de todo el mundo sus movilizaciones han sido imitadas y se comienza a hablar, por los analistas políticos más importantes, de la "Revolución española". Nada de esto pasará sin tener un efecto sociológico de gran interés.

Por otra parte, la movilización se ha gestado en Internet, en especial en las redes sociales. Nada de lo que se ha dicho estos días en las plazas de España puede sorprender a los que nos movemos en estas herramientas, puesto que el descontento era evidente y se manifestaba desde hace meses con estos términos. Cuando las concentraciones se levanten, los participantes y muchos más seguirán elaborando sus ideas, sus propuestas y su sentir en Internet.

Dentro de menos de un año, en España habrá elecciones generales. Si los partidos políticos no hacen caso y corrigen sus muchos errores cometidos, veremos cómo vuelven a tomarse las plazas, pero para entonces la decepción será mayor.

22 comentarios:

virgi dijo...

Estas acciones son la punta del iceberg, vendrán otras y otras. Hay desengaño, cansancio y una sensación infinita de que nos roban continuamente sin que podamos defendernos.
Más besos

Myriam dijo...

Soplan aires de renoación y cambio. La ola M-15 crece y seguirá creciendo: que los políticos se den por aludidos y actúen en consecuencia por y para el bien de todos. Podrían muy bien comenzar por limpiar sus casas.

Besos

amelche dijo...

Creo que tienes toda la razón: los partidos políticos y los periodistas no se han enterado absolutamente de nada. Y, como no empiecen ya a hacer autocrítica y a darse cuenta de todo lo que han hecho mal ellos mismos, sin echarle las culpas al contrario (y, encima, creérselo, creerse que ellos son unos santos inocentes y la culpa es de otros, como Esperanza Aguirre diciendo el otro día que no entendía por qué no se manifestaban en la Moncloa, que era donde estaban los causantes del desaguisado y lo más grave es que es verdad que no lo entiende, porque está en los mundos de Yupi), como no abran los ojos y reflexionen ellos, se van a llevar una sorpresa morrocotuda. Porque esto, ni se lo esperaban (están demasiado instalados en su soberbia y en sus poltronas para no haberlo visto venir), ni lo entienden, ni parece que, por el momento, su inteligencia les dé para entenderlo. Por eso decía yo el viernes que hay que hacérselo comprender en el único lenguaje que entienden: el de los votos. Ahí sí les puede doler y se pueden dar por enterados cuando elecciones que creían ganadas, las pierdan. O, al menos, obtengan muchos menos votos de los esperados. Ahí es donde tenemos que dar la batalla ahora.

Nome Andrés dijo...

Hoy he vuelto porque necesitaba leer el análisis de Pedro. En este barco vamos todos y desde hace tiempo el rumbo es fatídico. Todo lo que está sucediendo en las plazas de España es absolutamente necesario..., desde la reflexión positiva y ponderada como la tuya. Y no como la de aquellos que no son capaces de hacer otra lectura que la de la división y el enfrentamiento entre las dos españas, como si quisieran hundir el barco ya, para sacar beneficio inmedito: que dejen al pueblo construir su futuro en paz.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

¡Estoy feliz de la respuesta ciudadana! Cosa que vengo abogando desde que abrí mi blog, hace cuatro años. Veremos lo que pasa mañana, pero esta movilización no puede quedar estancada. Somos la MAYORÍA y tenemos el poder en nuestras manos. No lo olvidemos. Besotes entusiasmados, M.

MariluzGH dijo...

Una vez abierto el tarro de las esencias será difícil que el 'aroma' reivindicativo se difumine; tal vez en otro tiempo ocurriría, pero ahora las redes sociales y su poder de convocatoria rompen definitivamente el espacio y el tiempo... la inmediatez de la respuesta abre aún más la brecha de esperanza que estos jóvenes han abierto en toda la sociedad española y los políticos no pueden hacer oídos sordos a este clamor.

Raras veces quienes abren las puertas son los que encabezan las marchas, se quedan aguantándola para que no se cierra y los seguidores puedan salir sin trabas. Así entiendo el movimiento iniciado, a nosotros, a todos nos toca caminar para llevar a cabo la misión propuesta: una democracira real, ya

dos abrazos, Maese Pedro

São dijo...

EEspero sinceramente que este descontentamento tenha correspondência nas urnas e que, consequentemente, não se substitua Zapatero por Rajoy...

Bom domingo, querido amigo.

Spaghetti dijo...

No veo nada malo "a priori" en que alguien quiera dedicar su vida a la política de forma responsable y vivir de ello. También entiendo que la vida politica es un trabajo duro e inestable siempre expuesto a la crítica, a los insultos, injurias y últimamente muy poco respetado debido al mal ejemplo de unos cuantos. Pero en estos momentos revolucionarios la muchedumbre exige cabezas. No voy ha hacer de Pimpinela Escarlata porque entiendo que la desgracia de las gentes tiene responsables aunque estos sean tan invisibles e intangibles como los mercados, el sistema financiero o una crisis global a la que nuestra información no llega pero de la que formamos parte.
Dentro de unas horas se abren los colegios electorales de los que saldrán las cabezas que enviaremos a la guillotina, podemos estar contentos el festín revolucionario está servido.

Hernando dijo...

Espero que ésta jornada de reflexión, les sirva a los alcornoques de los políticos de este país, que tienen que ponerse a trabajar ya! cambiar muchas cosas, para que haya una democracia real ya. Algo se mueve entre este pueblo, que parecía amordazado pero las muchas circunstancias le han despertado.Que se aprendan de memoria la lección que han recibido gratis.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Los que se sienten señalados por estas protestas, sean políticos, empresarios beneficiados por ellos, medios de comunicación abducidos, harán lo imposible por denigrar a los acampados. Pero la gente está de acuerdo con los jóvenes que protestan. Los visitantes de todo tipo y edad se multiplican en las plazas. Y admiran su valor, su iniciativa, su lucidez.

La Zarzamora dijo...

Sin duda alguna dejarán huella.Y no van a pararse aquí.
Besos, Pedro.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Pedro, buen analisis de esta realidad, la reflexion esta clara, pienso que hay que hacer poco caso de lo que los mas media teledirigidos dicen, ellos estan apoltronados, muy pocos periodistas hacen uso de una realidad palpable.
Peronalmente y en nuestra casa lo vemos como un movimiento que aporta mas conocimiento y mas cultura popular y menos etertainement, los tiempos que corren son mas serios de lo que les parece a la masa que idolatra a estos idolos de barro que a boca llena- "Pueden prometer y Promenten- sin ningun tipo de valor social mas que el propio y egoista bienestar.
Creo que a pesar de los acontecimientos de estos dias y el intento de desprestigio, el personal ha iniciado una andadura que nos hara mas conscientes.
Fuerte abrazo.
Jesus

Txema dijo...

La pestilencia ya resulta insoportable. El Movimiento 15-M trata de regenerar la vida. Pero creo que va mucho más allá de los propios partidos.

Seguro, pase lo que pase hoy, que algunas cosas van a cambiar.

Saludos

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Coincido con que al movimiento 15 M , no se le puede pedir que aporte soluciones y propuetas concretas quienes lo piden piensan en clave de partido político y esto no lo es. Nadie puede saber en que deparará todo este movimiento y tampoco pasa nada, si hoy mismo no tenemos las respuestas, simplemente se trata de ir pensando colectivamente que queremos y como lo queremos . El caudal de replanteos colectivos que se escuchan en las asambleas es tan amplio que requiere de un proceso que solo el tiempo puede tamizar . Lo que queda claro es , que sin pensar en lo que nos pasa a todos , no podemos seguir Un beso

enletrasarte dijo...

Critican lo que no comprenden, es que históricamente, frente a una crisis 'la regla' era, ¡cambia el psoe por el pp! o viceversa...como el movimiento se dirige a otra alternativa...lo cuestionan, se les escapa, se independiza...
Mi solidaridad

Isabel. dijo...

Lo más triste y cabreante de todo, es contemplar y escuchar a los políticos de los grandes partidos echarse la culpa de unos a otros y viendo en estas manifestaciones intereses ocultos del otro partido. Sus prepotencias, vanidades, egoismos y desprecios por los ciudadanos de a pie, creyéndonos más incultos que lo que en realidad somos, no les deja ver que hay gente que estamos de verdad hartos de los políticos y sus políticas de trampas y falsedades, llenas de intereses ya no tan ocultos. Un saludo Pedro. Isabel.

Gabiprog dijo...

La memoria es frágil, conviene tomar buena nota de quién habla y de cómo lo hace ante un movimiento social que escapa del habitual manipuleo en que se mueve este país.
Lo cierto es que me duele ver más el servilismo de un periodista que la trasnochada posición de cualquier politicucho.

Ele Bergón dijo...

La clase politica, no hace caso, van a lo suyo y el pueblo tiene su aguante.Estos problemas vienen de lejos. Los grupos y el descontento estaban ahi, pero no se nos ha hecho caso. Esperemos que ahora sean inteligentes y se den cuenta que "nosotros somos mas" aunque ellos tenga mas poder.

Un abrazo

Luz

Natàlia Tàrraco dijo...

Pedro...tengo esperanzas.

Asun dijo...

Lo que hace falta son políticos con escrúpulos y honrados, fieles a sus principios y que no se dejen comprar por los intereses, que se bajen de su pedestal y se pongan a la altura del pueblo.
Lo que tenemos ahora son una panda de sordos que no se quieren enterar.

Besos

Neogeminis dijo...

Ojalá logre articularse un verdadero cambio sin exclusiones -salvo la de los corruptos, claro.
Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

En un tiempo la tecnocracia copó los puestos de reponsabilidad, quizás no era lo mejor, hoy las familias políticas están copadas por "trepas" cuyo único mérito es -en general- haberse apuntado al partido muy jóvenes