viernes, 18 de marzo de 2011

Tránsitos: El viaje


Llega un momento en el que hay un impulso: ¡Fuera! Fuera de todo, fuera incluso de uno mismo. ¡Fuera! A echarse en proa hacia adelante. No como huida, sino como una fuerza que viene desde muy adentro, que te reclama desde las tripas y que te obliga a llenar una bolsa con lo imprescindible y ser solo horizonte. En el andén, al fin, todos somos circunstancia y tránsito. El de cada uno, además, que apenas deja hueco.


Tránsitos es un nuevo proyecto de videoinvestigación artística
sobre la vida en relación con el  espacio y el tiempo.
   puedes ver los videos con mejor calidad.

26 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

¡Viajeros al tren!
¡Viajeras también!

elisa...lichazul dijo...

todos vamos en ello Pedro, un viaje sin retorno

besos y buen fin de semana

María dijo...

Un nuevo proyecto, el que ahora comienzas con el de tránsitos, te felicito, Pedro, por enriquecernos con estos posts y a la vez nos hacen reflexionar.

Tienes razón, al fin, todos somos circunstancia y tránsito, porque la vida es un recorrido y que en cada estación vamos bajando y diciendo adiós.

Un beso.

Luis Antonio dijo...

Hay que viajar, hay que distanciarse de la cotidianidad para...volver a desearla.

MIMOSA dijo...

Atender a los impulsos, ¿nos hace ser más conscientes de nosotros mismos, o nos ayuda a encontrar ese horizonte lejano? Bulle el palpitar en las entrañas, gritando con fuerza en el propio tránsito: ¡Ve, no esperes más!
¿Cuándo es el momento de atender a la señal?
Besos Pedro y un dulce fin de semana.

Pilar dijo...

tiempos de nómada, así está mi espíritu, ganas de salir de aquí,
recuerdo la canción de Bunbury, "Sácame de aquí"...
Viaje al interior y otras veces al exterior...
Salir, irse, marchar...
Te comprendo, Pedro

La Zarzamora dijo...

Conozco ese sentimiento y no es de los que más me gusten.
Besos, Pedro.

Spaghetti dijo...

¿Hasta donde llegan esos "caminos de hierro del norte"? ... como estaba escrito en la piedra de la vieja estación... ¿no son acaso una espiral? ¿un círculo irregular?. Quizás no vayan tan afuera. Puede ser que después de mucho recorrer, nos encontremos de nuevo en el punto de partida. Aún reconociendo la terapia del viaje, nos damos cuenta que la felicidad no es cuestión de kilómetros y que aún no se ha inventado un tren que nos saque fuera de nosotros mismos.

MariluzGH dijo...

La continua constante de nuestra vida y para los creyentes en una vida más allá, la certeza de que toda nuestra etapa terrenal es un tránsito.

Abrazo y buen fin de semana :)

silvi dijo...

Subimos y bajamos,unos antes otros después ...La vida es un viaje en tren.Lindo fin de semana.Besos.

virgi dijo...

Un viaje en tren, qué gozada!
Aunque nunca lleguemos a nada nuevo, viajamosc con nosotros mismos, siempre
Besitos

Euphorbia dijo...

Ay, los trenes...
Unos los perdimos, de otros nos qusiéramos bajar y de algunos tenemos miedo de caernos y no poder volvernos a subir.
Un poco complicado.
Un beso de buenos días

Fernando López Fernández dijo...

No paras Pedro. El tren siempre tiene algo de melancolico, pero también de esperanza.

Unsaludo

El Gaucho Santillán dijo...

Me encanta viajar solo. E inventarme historias sobre la gente que comparte el viaje.

Y no es el destino en lo que pienso, sino en el viaje.

Un abrazo.

Manolo dijo...

Si el impulso es para cambiar, para acopiar conocimientos, será positivo el viaje. Si es un mero desplazamiento y se sigue con lo mismo en otro lugar, no habremos conseguido nada.
Un abrazo, Pedro.

María dijo...

Amigo, Pedro, te deseo un feliz día del padre, que disfrutes de este soleado día de San José.

Un beso.

Lola dijo...

Incluso sin equipaje, sin mirar atrás, sin una lagrima que nos haga divagar, sin lastre que nos impidan dar pasos adelante...... Besos

Antonio Aguilera dijo...

La vida es un viaje con parada en varias estaciones, donde se suceden vivencias únicas y personales.

silvi dijo...

Hola Pedro,pase a dejarte un fuerte abrazo...en este día del PADRE.Besos.

Merche Pallarés dijo...

Yo he roto con tantas cosas. He emprendido tantos viajes que ya no me sorprende nada. Solo sé que la vida es un viaje apasionante donde hay que ir rompiendo cadenas para lograr ser LIBRE, de espíritu, por lo menos. Besotes con mochila, M.

Asun dijo...

al fin y al cabo la vida es una sucesión de viajes, cuando uno acaba otros empiezan.
No nos queda sino guiarnos por ese impulso para emprender un nuevo viaje.

Un beso

Myriam dijo...

Me gusta mucho esta imagen de "echarse en proa hacia adelante".
Besos

impersonem dijo...

Avanzamos por convicción, nos estancamos por frustración... nuestros espacios internos a veces se encuentran mal en los espacios externos en los que tenemos que estar... a veces cambiamos de escenarios buscando la armonía, a veces nos aislamos interiormente buscando explicaciones... la vida tiene el ritmo de nuestro corazón, que a veces se pierde (arritmias provocadas por emociones fuertes de distinta índole), y vamos y venimos a ese ritmo... que no es otro que el que nos marcan nuestras convicciones o circunstancias, porque tal como tú dices: "todos somos circunstancia y tránsito", y no sólo en el andén de una estación sino en la vida en general...
Un abrazo.

XuanRata dijo...

Aunque también el tren puede convertirse en hogar, y lo difícil, bajarse de él.

jg riobò dijo...

¿Regional Expres?
Con la edad me hago muy sedentario.

Aldabra dijo...

y ese impulso ¡que bueno es para avanzar y emprender asuntos nuevos!
es necesario como el agua.
biquiños,