lunes, 28 de marzo de 2011

Inauguraciones, con mirada de gato.

 
Aquel alcalde en precampaña electoral, tras inaugurar una obra no finalizada aun, se dio cuenta de que le sobraban unos minutos antes de acudir a otro acto de propaganda. Como al día siguiente no podría hacerlo porque la normativa electoral no se lo permitiría, declaró inaugurada la margen izquierda del río. Se giró y declaró inaugurada la margen derecha. Satisfecho, pensó que ya era hora de que alguien hiciera algo así porque tener un río sin inaugurar en el centro de su ciudad no le parecía responsable.

- ¿Y el gato?

- Se limitó a mirarlo, perplejo.

40 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

La fiebre de las inauguraciones mueve a la risa. Se inauguran tuberías, trozos de acera, hospitales sin rematar, aeropuertos sin licencia... Esta comedia es más hilarante que las de cualquier sátira política. ¿No se dan cuenta estos señores inauguradores que nos estamos riendo de ellos, que entre el séquito no hay más que aduladores que les aplauden porque les ofrecen buenos sueldos?

Asun dijo...

Jajajajajaja, muy bueno, y muy fina la ironía.
Contento con que no le dio por inaugurar el gato.

Un beso.

Natàlia Tàrraco dijo...

Inteligencia gatuna ante cretinez humana, lo sé de cerca aunque hoy no lo tenga cerca, pasa río por Andorra y yo tenía un gato y hay elecciones el 2 de abril.

Gara dijo...

Y de aquí al 22 de mayo muchas inaguraciones vamos a tener.

Abrazos

Abejita de la Vega dijo...

Me cuentan que se hacen obras de noche para poderlas inaugurar. Están locos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Hoy tenía pensado escribir sobre este tema..pero como estoy an cabreado no lo voy a hacer. Te cuento: hoy por culpa de la inauguración de un parque de educación vial...se me desmayo un chaval (caída y brecha en la cabeza) y medio día en el hospital...todo porque los chicos y chicas estuvieron al sol (28º) esperando a los "putos" - perdón - políticos que llegaron tarde....para hacerse la foto en dicho evento....

Myriam dijo...

¡Vaya... un Sisifo oportunista y responsable!

¡Ya tiene el gato anécdota para contar a los nietos!

MIMOSA dijo...

Je,je,je, una sutil ironía!
Besos

Nieves LM dijo...

jajajajaja perplejos estamos todos!! besos.

silvi dijo...

Que calidad para decir las cosas¡!! Lindo gatito.Besos.

María dijo...

Muy bueno, Pedro.

Un beso.

Lola dijo...

No era para menos, pobre gato. Un beso

rubo dijo...

Muchos gatos ejercerían de grandes políticos... viendo lo que hay.
Salu2.

Spaghetti dijo...

Se gira hacia la derecha, después de hacerlo a la izquierda, pero se olvidó de darse la vuelta e inaugurar la legión de aduladores y compungidos palmeros con caras de hace 100 años que tiene a sus espaldas.

MariluzGH dijo...

Vergonzosas las imágenes de los noticieros de hoy, rivalizando en inauguraciones...

Magnífica tu írónica visión, Maese Pedro :)

abrazos

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

¡Qué tranquilito está ese gato de ojos diferentes!. Por aquí están en celo (zel), y las peleas por el marcaje del territorio y por las hembras, son casi como las de los mismos políticos.

Tuvieron suerte al no coincidir en "las agendas", los eventos gatunos e inaugurales.

Saludos.

XuanRata dijo...

Hay un cuento de Gianni Rodari en el que unos gatos acuden en tropel con intenciones poco claras a la inauguración oficial de una obra contruida en el lugar por el que solían campar a sus anchas. Yo creo que ese gato, perplejo, está tomando buena nota. Tienen una memoria fantástica.

Hernando dijo...

Son tan patéticos, que ni se dan cuenta que la población se ríe de sus inauguraciones, la inauguración ya no vende, no se obtienen más votos. Antes solo se inauguraban pantanos, ahora se inauguran grandes edificios que contengan, cultura, música, obra social, piensan que éstos contenidos ablandan el alma humana para obtener mas votos. Pero no estamos en crisis?

Merche Pallarés dijo...

¡Qué bonito gato! Me he reido (¡al fin!) con una entrada tuya... Tienes mucha razón, querido Pedro, los politicastros son patéticos, excepto Rubalcaba, of course. Besotes inaugurales, M.

Antonio Aguilera dijo...

JAJAJA)))) Están locos estos políticos.
Tu descripción no podía ser más ingeniosa..., ni más real.

Pilar dijo...

A veces me siento igual que un gato, no sé si panza arriba o no, y otras se me queda "cara de vaca mirando al tren"...Lo malo de tanta inauguración precipitada, es que son capaces de secar hasta los ríos con tal de plantar un parque o lo que sea...Y, lo peor, es que el personal se queda tan contento...Será que las inauguraciones también provocan anestesia...

La Zarzamora dijo...

:)
Y con tanta margen izquierda/derecha, se le olvidó inaugurar el puente ;-)
Besos, Pedro.

José Núñez de Cela dijo...

Llegará el día en que se inauguren a sí mismos.

jg riobò dijo...

Yo no estoy perplejo.
Cada día más fuera del juego político.

Myriam dijo...

¿Y si nombramos alcalde al gato?

Neogeminis dijo...

Muy gráfico... y casi nada exagerado, jejeje
saludos.

El Gaucho Santillán dijo...

Que bueno.

El gato no protestò, porque le prometieron alguna prebenda, seguro.

Un abrazo.

Ana María dijo...

¡Qué bueno!. Ha quedado claramente reflejado el concepto SARCASMO.
Un abrazo.

São dijo...

Como eu compreendo o bichano, meu amigo!

Por inerência de funções já andei atrás de Cavaco Silva a inaugurar edifícios inaugurados...

Besos, Pedro mio.

Aldabra dijo...

Ayer en las noticias inauguraron (no recuerdo exactamente lo que era pero creo que se trataba de un edificio, ¿un hospital?) los políticos en Asturias, lo mismo, cuatro veces. Cuatro veces, Pedro. ¿No es absurdo? ¿Cómo se quedaría tu gato si se lo contaras? Biquiños,

J. G. dijo...

genial, y el gato precioso

virgi dijo...

Genial, pero genial.
Por aquí es igual: de mañana, de tarde y de noche. A todas horas tienen que inaugurar algo. Y sin pizca de vergüenza.
Los gatos, serenos, ya nos conocen.
Besitos

Euphorbia dijo...

Me encantan los gatos, éste es precioso.
Aquí en mi barrio les encanta dejar las obras a medias durante meses y meses y acabar deprisa y corriendo unos días antes de inaugurar, luego se les caen las baldosas y no deben ententer el porqué.
Besos

Euphorbia dijo...

Me encantan los gatos, éste es precioso.
Aquí en mi barrio les encanta dejar las obras a medias durante meses y meses y acabar deprisa y corriendo unos días antes de inaugurar, luego se les caen las baldosas y no deben ententer el porqué.
Besos

Isabel. dijo...

¡Cómo me gusta éste gato! Y también tu comentario con buen humor. Besos Isabel.

pancho dijo...

Conozco un tramo de autovía que asfaltaron con diez bajo cero porque el ministro no podía cambiar su agenda. Ése día había que inaugurar aunque fueran los baches que habría apenas unos meses después, como los hay. ¡Qué país!

Hay alguno que le duele la mano de tanto cortar cintas. Son felices.

elisa...lichazul dijo...

adoro a los gatos, me derriten son una bellezas

y las inauguraciones son buenos los Shows , acá el 1º de abril se reinagura una plaza histórica en mi comuna , la principal , y habrá de todo:))

besos Pedro

Ele Bergón dijo...

De aqui hasta el 20 o 22 de mayo, no recuerdo bien la fecha, la mayoria de los ciudadanos seremos gatos perplejos.

Un abrazo

Luz

Gabiprog dijo...

Tal vez los gatos gusten de la vida nocturna porque por esas horas no suele haber mucha inaguración...

impersonem dijo...

Es que los ritos de los "humanos racionales" causan estupefacción en los animales... nunca he entendido lo de las inauguraciones, supongo, y es mucho suponer, además de arriesgado, que algún día la gente silbará en esos actos y los criticará.

Abrazos.