miércoles, 12 de enero de 2011

Haití



Por desgracia, la suma de las víctimas pesa menos que nuestra hipocresía.

28 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Es imposible creer que todavía están en esa situación de miseria, que las palabras se han quedado en el aire y la gente sigue sin techo, sin alimentos, sin medicinas

silvi dijo...

...Nunca mejor resumido.Besos.

Fernando López Fernández dijo...

Asi es Pedro. Y parece que no tenemos cura

J. G. dijo...

campañas de ayuda mediáticas antes de caer en el olvido, y nosotros siguiendo ese juego

rubo dijo...

Haití es el grano molesto que nos recuerda que nuestra riqueza se asienta sobre pilares de mierda, sangre y lágrimas.
Saludos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Somos partícipes de la feria que montan ante un suceso así... y luego caemos en el ostracismo... somos así de insensibles o nos han vacunado para luchar contra la sensibilidad...no lo entiendo...un abrazo

La Zarzamora dijo...

Sí Pedro, tienes toda la razón nuestra hipocresía en este sentido no tiene nombre, ni vergüenza tampoco.
Besos.

São dijo...

Haiti é mais uma prova da lástima que a humanidade é, desgraçadamente!

Besos, meu querido Pedro

María dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Pedro.

Un beso.

Asun dijo...

Todo se quedó en buenas palabras. Palabras huecas.

Besos

Lola dijo...

Solo ha llegado el 5% de lo que se prometió, que triste y que real es. ¿a nadie se le ocurre hacer realidad la reconstrucción? ¿tan poco importan los haitianos? mmmmm me da verguenza ajena la cruda realidad que nos rodea. Un beso

Marina dijo...

Los dolores, como los fríos, cercanos duelen, lejanos se van calentando y desapareciendo.

Besos


P.D. Hoy, ¡ Por fin ! conseguí mi ejemplar de Oscar Esquivias. Empiezo, aún a sabiendas que no me dará tiempo...me tomaré el mío propio.

MariluzGH dijo...

Sí, amigo... un par de buenos programas para recaudar fondos y ¿dónde está ese dinero?

abrazo

Monika dijo...

Es verdad Pedro, hipocresía y olvido. En lo último me incluyo.
Hay tanto dolor en muchos países que la impotencia no da a basto. Tampoco se habla del Congo y los ultrajes sangrientos, por Dios como se hace para elevar la voz?
Parafraseando a Belén Artuñedo quien recién conozco gracias a vos: "De este lado la celda es confortable,..."
Un abrazo ((:))

Merche Pallarés dijo...

Y ¿dónde ha ido a parar todo el dinero que se recaudó? Como siempre, al bolsillo de unos cuantos... Tremenda desgracia les ha caido a los haitianos. Besotes ¿hipócritas? No. Generosos, M.

Hernando dijo...

Creo que se ha dado un caso muy parecidos a otros orquestado, perfectamente por el gran país hipócrita del mundo (EEUU) lo siento soy de la generación que todo lo que huele a yankee ya de entrada lo rechazo. Tienen un numeroso ejército en este país, para quedarse toda la infraestructura económica, serán sus empresas de construcción quienes construyan el país, y no hay que olvidar que hay un vacío de poder, en Haití, no hay un poder que gobierne el país, lo gobernarán los americanos y ellos seran los salvadores, el pago de los haitianos será el saqueo de los americanos de las riquezas naturales del país.
La ONU está debilitada, la vieja Europa con sus problemas económicos y la hiena al acecho de su presa, ya la tiene casi madura para devorarla.
Qué Dios nos pille confesados y con un certificado de confesión. (Esquivias)

pancho dijo...

Sellamos nuestro mundo para que no penetre el hedor de la miseria y el desamparo de un país tan desestructurado.

Puertas y ventanas clausuradas como en los episodios de peste. A los apestados se les alimentaba por un boquete en los tejados, como ahora que le tiran la comida desde los helicópteros.

Narci dijo...

Un gran cáncer el del olvido y el de la hipocresía, y peor aún el de la avaricia, el de aquellos que se enriquecen robando a los más pobres lo que los no ricos nos quitamos de la boca con nuestra mejor intención.

Saludos

Abejita de la Vega dijo...

Ay, esos salvadores...

Natàlia Tàrraco dijo...

Las víctimas en Haití donde sea, no pesan, se olvidan y se encubren con "regalitos" mezquinos. Ni se enteran las víctimas de los sórdidos trapicheos de las consciencias y los gobiernos.

Pocomancha dijo...

Venga canciones de los artistas españoles, vengan movilizaciones, venga de todo, y al final están peor que estaban. ¿Quién pondrá remedio?

El Gaucho Santillán dijo...

Es que Haiti, no vende.

No se recaudan votos, de los haitianos.

No da rèdito polìtico.

Una verguenza.

Un abrazo.

virgi dijo...

Ni aunque la sangre manche paredes cercanas.
No tenemos remedio.

Nieves LM dijo...

me dan ganas de llorar, en serio.

MIMOSA dijo...

Como avestruces enterrando la cabeza, a la espera que pase el vendaval, típico de nuestra especie "humana".
Besos Pedro.

oliva dijo...

En general, me atrevo a escribir que vivo y por tanto, yo también forma parte de este grupo, entre la apatía, el desinterés y la total despreocupación de todo lo que está fuera de mi alcance. Creo que esta es la creencia de la inmensa mayoría de personas: y yo ¿qué podría hacer? y de repente las malas conciencias se diluyen, dejas la culpabilidad a un lado y cierras los ojos para no ver...

así vivimos...

Aldabra dijo...

cada vez que veo las noticias se me hace incomprensible que todavía sigan en esas condiciones y que la ayuda siga sin llegar.

¿qué hace la EEUU, ONU, UNICEF... todas esos que se esconden detrás de unas siglas tan interesantes?

biquiños,

Paco Cuesta dijo...

Dicen que en la distancia -no sólo fisica- está el olvido.