domingo, 23 de enero de 2011

Asco


Una menor ha sido asesinada en España esta semana. Tenía 13 años. Los informativos de las emisoras de radio y televisión aun dedican a su caso minutos interminables en los que, con un despliegue de medios que se echa de menos para otras noticias, vulneran la intimidad de la familia, facilitan detalles morbosos sobre el caso, entrevistan a vecinos, familiares y amigos que dicen cosas que a nadie debería importar y que a nadie importarán dentro de unos días y dan imágenes de los últimos lugares en los que estuvo:  la puerta de la casa familiar, una panadería, un bar, el descampado en el que se halla la caseta en la que apareció el cadáver. En cuanto la policía lo permita, veremos a un corresponsal informando, de pie, desde el mismo lugar en el que halló la muerte, mostrando a la cámara el rastro de sangre. Harán una cobertura informativa similar cuando se detenga a los primeros sospechosos. Saldrá un vecino en zapatillas de estar en casa diciendo que nunca sospechó nada o que lo sospechó todo, una vecina con el mandil de cocinar diciendo que la culpa la tiene la madre o que qué pena con lo buena que era la abuela. Ambos preguntarán al periodista que cuándo salen y en qué cadena.

En España, desde el caso de los crímenes de Alcácer (1993), los sucesos de este tipo han entrado en los informativos y ocupan más tiempo que la información política, económica y, por supuesto, que la cultural. El enfoque casi siempre es el mismo: morboso e innecesario. Aquellos crímenes dieron lugar a una reflexión sobre la maldad humana y la sociedad del espectáculo en Plenilunio (1997), la novela de Antonio Muñoz Molina.

Además, en la televisión española proliferan los programas en los que se amplía la noticia con más detalles escabrosos y debates extravagantes y vociferantes que nada aportan y, como en los próximos días no habrá noticias nuevas se las inventarán a partir de rumores porque seguro que un vecino vio a la niña en compañía de alguien a una hora en la que la niña se encontraba en otro sitio. Por desgracia, tienen una gran audiencia. Suele ocurrir, además, que acuden a ellos familiares directos de las víctimas y de los criminales, en busca de su cuarto de hora de fama y el dinero que cobran por participar en ellos, como carroñeros. Volveremos al viejo debate de la pena de muerte o el aumento de la condena por estos crímenes. Nadie hará una reflexión sensata y volveremos a olvidarnos hasta el siguiente caso, en el que se aumentará el morbo, se darán más imágenes innecesarias y puede que hasta se proclame la culpabilidad de algún inocente, como ha sucedido tantas veces, creando otra víctima.

Cuando en un informativo no se sabe distinguir entre la información y el morbo y se llenan los minutos con noticias de sucesos desde este enfoque, una sociedad entera queda retratada.

Asco. Me da asco todo esto.

38 comentarios:

Asun dijo...

A mi también me da asco este tipo de cobertura mediática y morbo que buscan todas las televisiones dando tanto detalle escabroso.

A veces me pregunto: ¿Es que no son capaces de ponerse en el lugar de las víctimas e intentar sentir lo que estarán sintiendo? Parece ser que no.

Ésto sí que debería estar regulado por ley ya que por lo que se ve la ética profesional y personal brilla por su ausencia.

Manolo dijo...

Tienes razón Pedro. Pero sí hay quienes reflexionan sobre todo ello, empezando por ti. Un día de estos ya escribías sobre los medios y te decía que están nada más que por la cuenta de resultados, la información y menos la formación, les importa poco o nada. El morbo da más beneficios.
Un abrazo

elisa...lichazul dijo...

el morbo vende y vende muy bien, cero escrúpulos los periodistas, ellos alimentan un sistema que dejó de tener atisbos empáticos, y sólo interesa el baile de dinero que produzca

un beso Pedro, acá ocurre lo mismo
no importa ya la latitud, "el negocio de la prensa" es un negocio redondo

Buen inicio de semana Profe y en treguas llevo años jajaja pa'variar

Luchida dijo...

Asqueroso es, desde luego. La solución: apagar la televisión.

Julita Fernández (Profesora) dijo...

Mal que los medios actúen así, pero si yo fuera el padre o la madre, sólo compartiría mis sentimientos en privado.
¿Será incultura? No lo entiendo.
A mí también me da asco.

María dijo...

¿En qué nos estamos convirtiendo? ¡es increíble!

Que tengan los periodistas que hacer de la información unas noticias escabrosas y llenas de morbo, porque es lo que se vende, la verdad es que da asco, como tú bien dices.

Un beso.

MIMOSA dijo...

Es la palabra idónea que se merecen estos llamados "medios de información", cada día más lejos de la veracidad y más cerca del circo mediático que pulula por todas las cadenas televisivas de nuestro entorno.
Un abrazo Pedro y feliz semana.

São dijo...

Asco, muito asco. Efectivamnete a comunicação social está de rastos, desgraçadamenet. Vive de violência e coisas feias, sujas.

Que seja amena a tua semana, Pedro mio.

MariluzGH dijo...

Totalmente de acuerdo, es vergonzoso

un abrazo triste, amigo

silvi dijo...

Por respeto al Ser Humano,se debería poner coto,a la venta y consumo de sufrimiento,lagrimas,sangre y dolor.Pero lamentablemente las miserias dan rating.Besos.

Parce dijo...

Cuanta razón tienes en todo lo que dices

Merche Pallarés dijo...

Casi nunca veo los telediarios. En la tele solo veo "Saber y Ganar" "Amar en tiempos revueltos" "Cuéntame" y "Españoles por el mundo" y algun que otro programa interesante de la 2. De lo demás ni me entero. Besotes mejor así, M.

virgi dijo...

Veo poco la tele, pero me enfada muchísimo este tipo de historias, que ya ocupan más de la mitad de los telediarios. El resto de los programas, pues más de lo mismo. O similar.

Un abrazo

Juan Luis G. dijo...

En efecto, estas cosas han desprestigiado el periodismo y los medios de comunicación de este país. Los informativos supuestamente serios y rigurosos se ponen a la altura de los programas más infames y morbosos.

Un saludo.

Antonio Aguilera dijo...

Comparto completamente tu reflexión.
A mí también me produce un asco horrible este circo mediático.

José Núñez de Cela dijo...

El morbo vende y mientras haya quien lo compre nos lo meterán hasta en la sopa. Creo que siempre ha sido así, aunque el grado de desprecio por la intimidad, propia y ajena, es hoy en día MAYUSCULO, se han sobrepasado todas las "líneas rojas" y no se ve el límite.

Asco sí, y lástima y rabia , ....

Euphorbia dijo...

Totalmente de acuerdo.
Encima ahora ya nadie se escandaliza, cuando lo de Alcáser parecía que se había llegado a un límite y por lo que se ve nada más lejos de la realidad.

No hay nada como el Canal Cocina, que como mucho se les pegan las lentejas...

Un abrazo
Gemma

Narci dijo...

Somos expertos en convertir en un circo el dolor ajeno, y lo peor del caso, es que lo hacemos alardeando de ser más respetuosos que nadie.

Realmente repugnante.

Saludos

iRedes.es dijo...

El Primer Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales, iRedes, va a reunir a diferentes profesionales para debatir sobre redes sociales, los días 24 y 25 de febrero. El programa ya puede consultarse

Pasto dijo...

Me parece acertado el enfoque que das al tema.
Mientras que las "televisiones" ocupan hasta la saciedad sus programaciones con asuntos de esta calaña y con el último estornudo de Mouriño, evitan tratar otros temas. El manejo es brutal... de dar asco, como bien dices.
Saludos.

Tesa dijo...

Desgraciadamente, el retrato de nuestra sociedad es harto conocido desde hace algún tiempo, y no solamente por el modo de informar.
El contenido de la información, incluso tratado éticamente, ya nos pinta en nuestras carencias.

Juan Navarro dijo...

Hemos caído en la prostitución más abyecta. No se informa sino que se vende "información". Los medios son instrumento y canal de un sistema de comercio donde ni siquiera interesa el producto sino el precio que se puede obtener por él. El cierre de CNN+ al principio de año es un síntoma y la proclamación de la princesa del pueblo es la pus de la infección generalizada.

Natàlia Tàrraco dijo...

Amigo, es lo que hay, los médios están al servicio del terrorismo político, o sea, para esa finalidad, voceros del morbo del día a día el cual funciona para ese fin, a poder ser muy explícito, sin manías, sin trabas. Mientras se devoran esas imagenes dramáticas, porque implican a las personas que sufren, (las cuales, a veces, se dejan seducir por el "aparecer" en imagen), resulta que no pensamos en lo DEMÁS. El "Caso" decimonónico hoy está en las redes en la TV en Face en los periódicos en móvil. La carnaza funciona, poco importa, es más, nada importa, mesurar, meditar, matizar, contener, todo lo contario, directos al linchamiento de los "presuntos" (utilizan la palabra porque queda mal decir culpables, jaja, antes de juicio)ya lo que da es la inmediata imagen del drama, que lo es, pero, transformada en audiencias suculentas.

No nos culpemos, antes, uf, hace cincuenta años o menos, no contaban con ello, que de contar... menudos.
Ni peores ni mejores, más "informados" a sangre caliente.

El famosos opio del pueblo ahora son la TV basura + prensa + médios informáticos. Habrá quien decida caer en la tampa o no, aunque la mayoría, pues caen y les gusta más que pensar en el vencimiento de la hipoteca o en el paro que es muuuy duro. Besitooos escépticos, cínicos, tristes, sin llegar al sarcarmo, espero.

Abejita de la Vega dijo...

No sé qué decir. Sólo lo que tú dces: asco.
Abrazos

rubo dijo...

ASCO, esa es la palabra. El reflejo de una sociedad enferma donde parece que todo vale.
Salu2.

ebge dijo...

una sociedad entera queda retratada.
Bueno, por lo que veo aquí, creo que no toda, afortunadamente.

Gabiprog dijo...

Pan y circo.

Gabiprog dijo...

Tenía un borrador escrito sobre dos muertes violentas ocurridas en diciembre... Una con eco en las noticias, la otra no. Tal vez retome el tema, aunque estas cosas pueden dar asco, sí, asco.

amelche dijo...

Es asqueroso, sí.

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Muy bien expresado por Pedro y por los comentaristas, que no se dejan llevar por estos "tratamientos" de la "información" -y no tengo más comillas-

Alba dijo...

El morbo ha ensuciado la moral de todos,y justificar el morbo con necesidad de informar es algo de moda...

Un verdadero asco,como dices...

Aldabra dijo...

Sí, Pedro, es repulsivo. Repulsivo el hecho del asesinato en sí mismo y repulsivo lo demás.

¡que barbarie!

biquiños,

Paco Cuesta dijo...

Problema 1: Los medios de comunicación.
Problema 2: Los oyentes, lectores y espectadores.

Merche Pallarés dijo...

He leido todos los comentarios. Todos os sentís repugnados. ¿Pero qué hacemos para cambiar esta comedura de coco? NADA. Y, ¿sabeis lo que os digo? La MAFIA es la que está ganando terreno en nuestras vidas. La MAFIA se está adueñando del mundo. La MAFIA está detrás del PP. Si ganan, queridos, estamos perdidos. Solo os digo eso. Besotes, M.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Cuánta razón tienes! pero sobre todo, y lamentándolo profundamente, es al final del artículo donde reside la mayor vergüenza:

"Cuando en un informativo no se sabe distinguir entre la información y el morbo y se llenan los minutos con noticias de sucesos desde este enfoque, una sociedad entera queda retratada".

Marian

pancho dijo...

La unica solución a esto es la inversión en educación que haga subir el nivel cultural de los futuros habitantes de este país. Los cambios sólo se perciben a largo plazo. Nuestra generacion ha perdido la batalla. ¿Qué vamos a esperar de una sociedad en la que el primer periódico es el Marca y los máximos niveles de audiencia de las tv son los partidos de fútbol y esos programas de cuatro horas de las tardes en los que lo único que hacen es despellejarse unos a otros?
De eso al morbo que rodea todo lo relacionado con la niña de Badajoz hay un trecho muy pequeño. Te refieres a esto, ¿ no?

Myriam dijo...

Vómito- vomito.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Lo malo es que cuando un programa o una emisora se sale de lo morboso, sus índices de audiencia bajan y los directivos se ponen nerviosos porque baja la publicidad.