miércoles, 29 de diciembre de 2010

Arlequín cambia


Llega un momento en el que a Arlequín le cambian las normas de juego: no tanto por algo que haya hecho él en la relación con sus amos o con los otros sirvientes como por necesidad de toda la sociedad en su conjunto, sobre todo de los que han hecho fortuna con el comercio y empujan para llegar al poder reservado antes a unos pocos. Y Arlequín se hace revolucionario: no dejará de ser un peón en el combate, pero tiene su cuarto de hora de protagonismo al frente de los grupos que asaltan la Bastilla y aplauden las ejecuciones de quienes antes le mandaban. Incluso le eligen diputado y deja el traje de rombos colgado en el fondo de su armario. Pero nadie le quitará la huella que han dejado en su piel aquellos rombos remendados. Arlequín no dejará de ser un sirviente. Hasta que su propia revolución no parta de reconocerse como tal y señalar a sus nuevos amos, menos reconocibles porque puede sentarse a veces junto a ellos en el café o en el teatro y se le muestran como iguales, nunca será más que una persona entre dos mundos.

22 comentarios:

Lola dijo...

Asi debe ser como tenemos que actuar, si algo no nos gusta, un basta ya a tiempo y luchando con los medios que tengamos a nuestro alcance; que no son pocos si tenemos ganas de alzar la voz. Besos

Myriam dijo...

Arlequín cambia, pero nunca debe olvidar quien es, ni sus raices, ni hacia dónde va.

(Sucede con frecuencia, lamentablemnte, que muchos se convierten en "piojos resucitados" y son peores que la enfermadad.)

MariluzGH dijo...

Es lo que vemos cotidianamente en los programas, mal llamados, del corazón. Aquellos que inicialmente fueron "perseguidos" en busca de carnaza, se han convertido en feroces depredadores, carroñeros de su misma existencia. Pero por mucho que salgan en portadas de 'semanales serios', por mucho que hayan ascendido a categoría 'seudo-aristocrática'... los rombos siguen grabados en su piel.

Abrazos, amigo

Asun dijo...

Más de un arlequín reconvertido, al dejar su traje sufre una transformación interior que le hace adoptar el mismo papel que sus amos.

María dijo...

Arlequín por mucho que proteste, por mucho que intente cambiar las normas, no dejará de ser una peonza en un mundo manejado por quién tiene poder.

Un beso.

pancho dijo...

La ambición le perdió. Pocos son los que saben devolver el poder a sus orígenes para que otros se organicen a su antojo.

Silvi (reikijai) dijo...

Tiene claro,de donde viene y hacia donde va.No lo saco de su centro. Cuanto dice ese puño cerrado.Besos.

MIMOSA dijo...

Cambia Arlequín de traje, de escenario, pero arrastra con él lo adquirido y sigue siendo títere y divertimento en otros mundos.
Un abrazo

Pamela dijo...

Dificil eso de repartirse en dos mundos, pobre Arlequín

elisa...lichazul dijo...

cambia todo cambia♫♫♫
y en ello nadie es la excepción

pero somos entes adaptativos, moldeables y hasta algo masoquistas jajaja

Besos Pedro
y Feliz 2011!!

Merche Pallarés dijo...

A los "amos" les ha salido muy bien la jugada, por ahora ya se han cargado CNN+ y como, en su tiempo, no les salió bien cargarse a "El País" ahora, si ganan las próximas elecciones, rematarán la faena y nosotros, los arlequines, nos comeremos los rombos. Besotes decepcionadísimos, M.

Abejita de la Vega dijo...

Olé por Myriam que, desde Israel, da e el clavo con la castellanísima expresión: piojos resucitados. Nunca dejarán de ser piojos y pican dos veces.

Besos

Martine dijo...

Me sumo a lo que dice Abejita: Myriam ha dado en el clavo..;)
Besos... para tí,Pedro, para tod@s

jg riobò dijo...

Excelente la imagen.
Tengo miedo aun.

São dijo...

Arlequim , desgraçadamente, parece que está destinado só a mudar de senhores. Faça o que fizer.

Ainda existe esperança?...

Que 2011 seja melhor , meu amigo querido.

Juan Luis G. dijo...

Todo arlequín tiene su momento, hasta que pasa y todo vuelve a ser igual.

Feliz entrada de año. Un abrazo fuerte.

La Zarzamora dijo...

Y Arlequín entonces derramará una lágrima y verá pasar el tiempo sentado en ese hemisferio de rombos que gira sin cese y en lo que todo sigue siendo igual, puro teatro.
Besos, Pedro.

Aldabra dijo...

Arlequín se hace más grande y se revuelve entre esos dos mundos tan contradictorios pero es que todos somos así. Él lo sabe mejor que nadie. No en vano su traje es a rombos blancos y negros. Él simboliza el contraste. La risa y la tristeza. La pureza y la maldad.
Arlequín busca su sitio y hace su revolución, que a muchos les parecerá vana pero que el siente como suya y de nadie más.
Biquiños.

pancho dijo...

Me gustaría conocer esos doce que dicen ser mejores que la Acequia. ¿Dónde se mira eso?

Ele Bergón dijo...

Pedro FELIZ AÑO que comienza.

Un abrazo

Luz

virgi dijo...

La revolución tiene que empezar por uno mismo, seas Arlequín o Colombina.
Un fuerte abrazo

Paco Cuesta dijo...

Necesita formación y apoyo de los suyos para demostrar que tras el traje, en su interior, es, al menos, igual a todos.