martes, 30 de noviembre de 2010

Bambi te kiero


Bambi te kiero o la verdadera historia de un ciervo de cola blanca que se perdió en un laberinto al mirar por la ventanilla del vagón hacia la ciudad que dejaba atrás. Por desgracia, Bambi se convirtió en lobo. No hay historia que termine bien.

34 comentarios:

J. G. dijo...

¿¿por qué se pondrán para verse desde los caminos? En este caso raíles.

Conozco mensajes similares en carreteras en pilares de puentes por ejemplo.

Luis Antonio dijo...

Las historias acaban mal porque los finales felices son aburridos y provocan envidias...

Asun dijo...

Hay demasiados lobos con piel de cordero, o de ciervo.

BIPOLAR dijo...

cursi a la par que discreto

¡Quién fuera BAMBI!

São dijo...

Desgraçadamente poucas histórias têm final feliz e as que TR~em é por pouco tempo...

Te abraço, Pedro mio.

El Gaucho Santillán dijo...

En realidad, el mensaje es un poco contradictorio.

Debiera haber sido:

"VANVI, TE KIERO"!

Lo cual supondrìa una historia de amor desprejuiciada y exòtica, con condimentos que sobrepasan la mera dimensiòn de la ortografìa o la gramàtica, pero plena de sentimiento primigenio, crudo y sin aditamentos, para mostrar el amor, (Sì señores! EL AMOR) lanzado enjundiosamente en pos de salvar el destino de dos vidas signadas por no haber aprobado algùn examen falaz e insensible..........


(Bueno. Està bien. Està bien. Ya me voy.)

Myriam dijo...

Depende de quien la escriba

María dijo...

Me gusta ampliar la imagen para verla aún mucho más grande.

Mira que me gusta poco ver letras escritas así como "kiero", y ahora la juventud escriben así con sus emails o a través de los móviles, no me gusta nada ese nuevo vocabulario.

El final de las historias de amor no siempre acaban bien, es la vida.

Un beso.

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Estupenda fotografía, y el texto de la entrada, en la que cada comentarista se ha fijado especialmente en la amorosa pintada del rectángulo, con todo el tinglado de trabajo y dinero, seguramente a crédito con intereses, que hay detrás de los puentes elevados y las barreras laterales y demás.
Esperemos que BAMBI-VIVAN-o EL LOBO, puedan leer el mensaje, aunque con ese recuadro en negro y rectangular más bien parezca una triste despedida sin retorno.
Para ayudar un poco, y que no se pierda ningún sentimiento, pongo un enlace, que de una forma u otra llegará, allá donde se encuentre el destinatario:

TE QUIERO

Saludos. Gelu

Montserrat Sala dijo...

ES verdad maestro: no hay historia de ammor que termine bien. A los hechos me remito.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Me ha recordado a una de mis hijas cuyo mote es Bambi... Besotes lobunos, M.

Txema dijo...

No siempre, a veces el final es más o menos aceptable. Depende de quien los escriba (como dice Miriam) o cómo se interprete.

saludos

XuanRata dijo...

Para entrar en una estación a veces se incluyen estos interminables pasadizos que ralentizan el paso, cintras transportadoras que le preparan a uno para el desplazamiento. A veces la arquitectura acierta sin querer.

La foto abre espacios que no estaban. Estupenda.

Lola dijo...

Cuando cojemos un camino incierto corremos el peligro de convertirnos en algo que no pensabamos jamás....... Lo que encontramos en ese sendero nos va asalvajando para defendernos de un peligro que creemos inminente...Un besito Pedro

ANABEL dijo...

A mi no me parece mal que se convirtiese en lobo, que quieres que te diga, lo mismo resulta que eso no es un mal final, es una cuestión de prensa y los lobos siempre la tuvieron mala.
Besos

La Zarzamora dijo...

Le puso nombre a una calle desierta.

Besos, Pedro.

nerea dijo...

Alguna historia termina bien y esa puede ser la que termine bien... al menos ya sabemos que alguien quiere a alguien.

Besicos Pedro!

Goathemala dijo...

¡Qué imaginación Pedro!

Un abrazo.

Aldabra dijo...

Bambi te kiero o la verdadera historia de un ciervo de cola blanca que se perdió en un laberinto al mirar por la ventanilla del vagón hacia la ciudad que dejaba atrás.

Has hecho una frase enormemente larga y fantástica. A mí me gustan las frases largas (a pesar de que las hago casi siempre muy cortas, me resulta más facil) porque sé que son muy difíciles, aprecio su valor añadido.

En cada persona hay un lobo escondido, Pedro, en cada uno de nosotros, no se libra nadie.

biquiños,

jg riobò dijo...

Buscando el aire entre el laberinto.

Neogeminis dijo...

Cualquier excusa resulta ser un buen disparador para tus historias! :D
Saludos!

José Núñez de Cela dijo...

Yo también quería a Bambi. Ahora, como Bambi, sólo huyo del fuego

elisa...lichazul dijo...

la ciudad todo lo contamina...y lo maravilla
estamos en paradojas existiendo

besos profe
gracias por sus huellas
buena semana Pedro

Natàlia Tàrraco dijo...

Nunca me cayó bien el melindroso BAMBI, pero vete a saber para este del te kiero igual era (?). Diversos somos, y una declaración de amor nunca sobra aunque fracase luego ¿cómo lo sabes?
En el muelle de Ischia estaba pintado de tres metros por diez: CLARA, COMO TI AMO, DA VEROOOO.
Snifff snifff, el amorrrr.

Natàlia Tàrraco dijo...

Añado, Pedro, gracias por tu consuelo, es un bálsamo propício.
Besito cariñoso.

Isabel dijo...

No se puede ir de Bambi ho en día, desgraciadamente hay que ir más bien de lobo, para que no te coman. Saludos. Isabel.

Martine dijo...

Todo depende del "Bambi" Sí es ese : ^^ , va a ser que no! ;)
Besos, Pedro.

Fuentecillas dijo...

Hola Pedro.
Acabo de recibir unas fotos de Miguel Vivanco , ( emocionada y todo estoy ) de bambis de verdad.
Ni a posta niño.
Están en mi blog más guapos...................;
Fuen

Sandra García dijo...

Un lugar demasiado escondido para que lo haya escrito un niño.

pancho dijo...

Bambi de hierro quebró su cintura de tanto cimbrearse para quererse, como un camino perdido al intentar alejarse.

Jan Puerta dijo...

Dicen que el amor se esconde en una mirada tierna y te despierta volviéndote a la realidad en las fauces de un lobo. No precisamente en las que acariciaba el malogrado Félix Rodríguez de la Fuente.
Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Ellaberinto quedó atras, no es mal fin.

virgi dijo...

No tenía otra alternativa.Hay que escoger la de la supervivencia.
Besos besos

MariluzGH dijo...

Mis amigos ciber, los primeros de aquellos años 96-97, me llaman loba pero yo no soy consciente de haber sido nunca Bambi. Y no todas las historias terminan mal, seguro.

abrazo y buen finde largo con toda la trupe "quijotesca" por tus lares. Que lo disfruteis