domingo, 3 de octubre de 2010

Nos devorarán nuestros propios monstruos

33 comentarios:

mojadopapel dijo...

No existe cosa peor que dejarse comer por prejuicios y miedos.

elisa...lichazul dijo...

si que sí, y otras ellos terminan siendo los devorados

besos profe
tenga una excelente semana

Cornelivs dijo...

Al menos...mientras vivan quienes los han creado.

No nosotros.

Un abrazo.

La Zarzamora dijo...

Y además de verdad.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Ésos: los propios, los interiores son los dignos de ser temidos; he aquí Escila y Caribdis, no habitan en ningún mar, sólo en el mar del yo, en nuestra mente, cuando Ulises lo supo puso firme rumbo a Itaca hasta volver a casa.

Besazos.

Asun dijo...

A mi me tienen ya medio devorada. Ahora me toca a mi actuar.

Besos

javiersanz dijo...

Son los más peligrosos, los que nosotros creamos y escapan de nuestras manos.

São dijo...

Sí, os monstros criados pelos nossos medos, pelos nossos preconceitos e pelos poderosos que alimentamos nos devorarão ...se não lutarmos contra eles!

Uma feliz semana, querido Pedro.

Jesús Garrido dijo...

Algunos como tu ejemplo son plaga.

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Pues no hay que dejarse comer.
No hay más que ver a Sancho, cómo se negó con el asunto de los latigazos.
Y hoy, influída por el estupendo trabajo de los comentarios de Antonio Aguilera y sus enlaces, con el proyecto de Terry Gillian, pongo una canción:

http://www.youtube.com/watch?v=HFSAffL-nHU

Saludos. Gelu

Lola dijo...

¿Luchamos juntos contra ellos? Acabo de ver Troya y creo que se me da bien luchar jejejeje.... yo no quiero que me coman. Un beso y buenas noches

MariluzGH dijo...

Tengo que superar esa etapa. Acabaré por tragérmelos yo a ellos.
Aunque no prometo nada...

abrazo grande, amigo

José Antonio (Joanimiko) dijo...

Los miedos, la inseguridades, las dudas..., ¿por qué nos complicamos tanto la vida?.
Pero la solución esta ahí fuera...

carmensabes dijo...

Me ha recordado a Dámaso Alonso cuando clamaba e imploraba buscando una respuesta en el poema monstruos, te dejo la última estrofa.

"Oh Dios,
no me atormentes más,
dime qué significan
estos monstruos que me rodean
y este espanto íntimo que hacie tí gime en la
noche" .


Abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Este és un signo inequívoco, de que puede se así, Y serà seguramente, si las cosas no se cambian a tiempo.
Saludos desde Barcelona.

Isabel dijo...

Pero son nuestros, hay que aprender a controlarlos. Es más difícil los de fuera, que no sabes como van a atacar. Te deseo un buen lunes otoñal. Besos.

Abejita de la Vega dijo...

Ése que está dentro de nosotros mismos y que , aunque le conozcamos de toda la vida, nos cuesta reconocerlo.

Paco Cuesta dijo...

Cría cuervos y..... tendrás muchos.

ANABEL dijo...

Si te das cuenta son los únicos que pueden devorarnos
Besos

jg riobò dijo...

Yo cuido de mis monstruos. Los que no controlo son los de fuera.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

y nuestros fantasmas ...

Selma dijo...

Inocente de mí, donde se ven dientes, ví corazones, algunos maltrechos.. Pero la mirada amenazadora del sujeto me ha devuelto a la realidad..

Un beso, Pedro.

pancho dijo...

El final ya lo sabemos, de modo que gastemos la vida antes de perderla toda.

María dijo...

Son los peores, nuestros enemigos, los que nosotros creamos en nuestra mente, y a esos mismos, debemos vencer.

Un beso.

Luis Antonio dijo...

Yo procuro tenerloa a dieta para que no engorden en demasía...porque entonces aún son más "pesados"...

Marian Raméntol Serratosa dijo...

No es la imagen en sí misma si no la capacidad de captarla, lo que me impresiona...

Besos
Marian

Ele Bergón dijo...

Por eso hay que conocerlos muy bien para poder hacerles frente

Un abrazo

Luz

XuanRata dijo...

La devoración es mutua ¡qué seremos nosotros para ellos!

MIMOSA dijo...

Por nuestra mano fueron creados por ella han de ser derrotados.
Besos mi querido maestro.
Buena semana, Un fuerte abrazo

BIPOLAR dijo...

El pan de los psicólogos y psiquiatras.

Muy Peridis.

Marina dijo...

NO, mientras seamos capaces de sacarlos fuera y pintarlos de rojo y negro.
Un abrazo.

Aldabra dijo...

realmente ¿qué mensaje habrá querido dejar el pintarrajeador?
biquiños,

Judit Esteban dijo...

¡Muy buena imagen, Pedro!, ¿Te puedo preguntar dónde la has captado?. Y sí, al igual que a Dexter, algún día nuestros propios monstruos terminarán devorándonos. Es cuestión de tiempo.